In­ver­sio­nes: ¿ol­fa­to o es­tra­te­gia?

Es más pro­ba­ble ma­xi­mi­zar el re­torno aco­tan­do los ries­gos con un plan cla­ro.

Pulso - - Trader -

LAS CON­DI­CIO­NES ac­tua­les de mer­ca­do, con in­cer­ti­dum­bre eco­nó­mi­ca, es­ca­sez de ins­tru­men­tos de in­ver­sión atrac­ti­vos, ba­jas ta­sas de in­te­rés, ca­sos de es­ta­fas pi­ra­mida­les re­cien­tes y al­gu­nas res­tric­cio­nes re­gu­la­to­rias, ha­cen que el es­ce­na­rio de in­ver­sio­nes, tan­to pa­ra los ins­ti­tu­cio­na­les co­mo pa­ra aque­llas per­so­nas con ca­pa­ci­dad de aho­rro e in­ver­sión, sea un te­ma com­ple­jo a la ho­ra de es­co­ger don­de po­ner nues­tros re­cur­sos o apos­tar nues­tras fi­chas.

Lo an­te­rior, uni­do a que no siem­pre las per­so­nas e in­clu­so las ins­ti­tu­cio­nes tie­nen de­fi­ni­do y cla­ro cuál es su per­fil co­mo in­ver­sio­nis­ta, nos lle­va a no es­co­ger ne­ce­sa­ria­men­te la es­tra­te­gia co­rrec­ta y a ge­ne­rar ex­pec­ta­ti­vas de re­torno po­co rea­lis­tas.

Pa­ra de­fi­nir un per­fil es ne­ce­sa­rio te­ner pre­sen­te las si­guien­tes va­ria­bles: Ries­go ajus­ta­do a re­torno. Es­to sig­ni­fi­ca pre­gun­tar­se qué ries­go es­toy dis­pues­to a asu­mir, ¿qué con­se­cuen­cias tie­ne mi de­ci­sión?, ¿qué pro­ba­bi­li­da­des hay de pér­di­da o ga­nan­cia? y ¿qué ren­ta­bi­li­dad es­toy dis­pues­to a to­mar pa­ra asu­mir ese ries­go?.

Pla­zo: es ne­ce­sa­rio sa­ber si mi in­ver­sión apun­ta a un plan de lar­go, me­diano o cor­to pla­zo o una com­bi­na­ción de to­das. En es­te pun­to hay que te­ner cla­ri­dad el re­torno fi­nal es­pe­ra­do en el tiem­po, más allá de las evo­lu­cio­nes pun­tua­les den­tro del pe­río­do. Di­ver­si­fi­ca­ción o “no to­dos los hue­vos en la mis­ma ca­nas­ta”. Es im- por­tan­te sa­ber cuál es el mix de ins­tru­men­tos en los cua­les pue­do in­ver­tir y qué por­cen­ta­je se des­ti­na­rá a ca­da uno. Con es­to se pue­de mi­ti­gar ries­go y en­fren­tar de me­jor for­ma los ci­clos de ba­ja.

Li­qui­dez: es im­por­tan­te te­ner cla­ras las ne­ce­si­da­des de ca­ja fu­tu­ra, por lo que los in­ver­sio­nis­tas de­ben con­si­de­rar qué tan lí­qui­dos o no pue­den ser sus ac­ti­vos o si ne­ce­si­ta que to­dos o nin­guno lo sean.

De es­ta for­ma se pue­de cons­truir una ade­cua­da es- tra­te­gia o car­te­ra de in­ver­sio­nes (port­fo­lio), sien­do vá­li­do tan­to pa­ra gran­des y pe­que­ños in­ver­sio­nis­tas. Es­to quie­re de­cir por ejem­plo, cuan­to des­ti­na­ré a ac­cio­nes, bo­nos, ren­ta fi­ja, ren­ta in­mo­bi­lia­ria.

Por lo tan­to, es más pro­ba­ble ma­xi­mi­zar el re­torno aco­tan­do los ries­gos con una es­tra­te­gia cla­ra, y no de­jar nues­tras in­ver­sio­nes a la in­tui­ción u ol­fa­to.

El au­tor es head of real es­ta­te in­vest­ment de Chi­le­na Con­so­li­da­da-Zu­rich Chi­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.