Opo­si­ción ve­ne­zo­la­na di­ce que diá­lo­go no po­ne fin a las movilizaciones

La ban­ca­da de opo­si­ción anun­ció que de no ob­te­ner re­sul­ta­dos con el Go­bierno, la Igle­sia se re­ti­ra­rá del diá­lo­go y la Me­sa de Uni­da De­mo­crá­ti­ca re­to­ma­rá su agen­da.

Pulso - - Economia & Dinero -

Par­la­men­to ve­ne­zo­lano sus­pen­dió la mar­cha de hoy. —El go­ber­na­dor del es­ta­do Mi­ran­da, Hen­ri­que Ca­pri­les, ase­gu­ró que si las con­ver­sa­cio­nes en­tre el Eje­cu­ti­vo y la opo­si­ción de Ve­ne­zue­la no trae re­sul­ta­dos en los pró­xi­mos días, la Igle­sia se re­ti­ra­rá del diá­lo­go y la Me­sa de Uni­dad De­mo­crá­ti­ca (MUD) re­to­ma­rá su agen­da y las movilizaciones.

La opo­si­ción “no tie­ne na­da que ne­go­ciar con el Go­bierno”, sos­tu­vo Ca­pri­les, al tiem­po que el par­la­men­to de ese país de­ci­dió sus­pen­der el pro­ce­so de jui­cio po­lí­ti­co con­tra Ni­co­lás Ma­du­ro lue­go de que las au­to­ri­da­des ve­ne­zo­la­nas li­be­ra­ran a cin­co ac­ti­vis­tas.

Ade­más, Ca­pri­les se­ña­ló que la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción ve­ne­zo­la­na se es­ta­ría ju­gan­do “la úl­ti­ma car­ta”, fren­te a una mi­ra­da in­ter­na­cio­nal de apo­yo al diá­lo­go en ese país, y la par­ti­ci­pa­ción del Va­ti­cano en un en­cuen­tro en­tre am­bos sec­to­res po­lí­ti­cos.

So­bre la in­te­rrupc­ción de las movilizaciones, el lí­der de opo­si­ción des­ta­có que so­lo se acep­tó el lla­ma­do de la San­ta Se­de pa­ra fa­vo­re­cer a la re­so­lu­ción de pro­ble­mas que tie­nen a ese país hun­di­do en una de las re­ce­sio­nes eco­nó­mi­cas más im­por­tan­tes de la his­to­ria re­cien­te en el con­ti­nen­te.

NO A LA GUE­RRA. Por su par­te, du­ran­te la jor­na­da de ayer Ma­du­ro des­ta­có que Ve­ne­zue­la no pue­de avan­zar en la gue­rra.

“Ve­ne­zue­la ne­ce­si­ta paz, nin­gún país pue­de avan­zar en gue­rra y es un cri­mi­nal quien in­ci­te a la vio­len­cia, no acep­ta­mos he­chos vio­len­tos” de­cla­ró el Eje­cu­ti­vo de ese país, mien­tras aplau­dió la de­ci­sión to­ma­da por la opo­si­ción de sus­pen­der la mar­cha que hoy po­dría ha­ber lle­ga­do has­ta la se­de de Go­bierno, el Pa­la­cio de Mi­ra­flo­res.

El man­da­ta­rio rei­te­ró que el diá­lo­go ini­cia­do con el par­la­men­to de­be se­guir avan­zan­do a fa­vor de los ve­ne­zo­la­nos.

En tan­to en me­dio de las de­nun­cias rea­li­za­das por la es­po­sa de Leo­pol­do Ló­pez, Li­lian Tin­to­ri, quien se­ña­ló que des­de el pa­sa­do 28 de oc­tu­bre no sa­bría na­da del lí­der opo­si­tor, la ac­ti­vis­ta dio pla­zo has­ta las 20 ho­ras de ayer (ho­ra Ve­ne­zue­la) pa­ra te­ner fe de la vi­da de Ló­pez. Al cie­rre de es­ta edi­ción la ad­mi­nis­tra­ción de Ma­du­ro no se ma­ni­fes­tó con res­pec­to al te­ma. AGEN­CIAS Lue­go de la sus­pen­sión de la mar­cha que ha­bía es­ta­do pro­nos­ti­ca­da pa­ra hoy, la opo­si­ción anun­ció que re­to­ma­rá su agen­da en ca­so de no avan­zar en el diá­lo­go.

Se tra­ta de Fran­cis­co Flo­res de Frei­tas y Efraín An­to­nio Cam­po Flo­res, so­bri­nos de Ci­lia Flo­res, es­po­sa del Pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro.

—Los pro­ble­mas pa­ra Ni­co­lás Ma­du­ro no pa­re­cen aca­bar. Y es que ade­más de la cri­sis in­tern­ta, dos so­bri­nos de la pri­me­ra da­ma de Ve­ne­zue­la se­rán juz­ga­dos en Es­ta­dos Uni­dos, acu­sa­dos de in­ten­tar ce­rrar un mul­ti­mi­llo­na­rio ne­go­cio con dro­gas pa­ra con­se­guir una gran can­ti­dad de di­ne­ro que per­mi­tie­ra a la fa­mi­lia se­guir en el po­der.

La se­lec­ción del ju­ra­do iba a co­men­zar ayer en una cor­te fe­de­ral de Man­hat­tan por el ca­so con­tra Fran­qui Fran­cis­co Flo­res de Frei­tas y Efraín An­to­nio Cam­po Flo­res, so­bri­nos de Ci­lia Flo­res, es­po­sa del Pre­si­den­te Ni­co­lás Ma­du­ro.

Los fis­ca­les acu­san a los so­bri­nos de in­ten­tar ex­plo­tar sus co­ne­xio­nes po­lí­ti­cas y usar uno de los ae­ro­puer­tos de Ve­ne­zue­la pa­ra en­viar cien­tos de ki­los de co­caí­na a Hon­du­ras, con el ob­je­ti­vo de tras­la­dar­los des­de allí a Es­ta- dos Uni­dos.

Par­te de su ob­je­ti­vo era ob­te­ner efec­ti­vo pa­ra con­tra­rres­tar el di­ne­ro que creían que Es­ta­dos Uni­dos es­ta­ba en­tre­gan­do a la opo­si­ción an­tes de las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas de di­ciem­bre de 2015, agre­ga­ron los fis­ca­les.

El Par­ti­do So­cia­lis­ta Uni­do de Ve­ne­zue­la de Ma­du­ro per­dió su ma­yo­ría par­la­men­ta­ria en esa vo­ta­ción.

Am­bos so­bri­nos se han de­cla­ra­do no cul­pa­bles.

El ca­so ha si­do una com­pli­ca­ción pa­ra Ma­du­ro en un mo­men­to en que Ve­ne­zue­la su­fre una cri­sis po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca. Se tra­ta de una de las va­rias in­ves­ti­ga­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses que han re­la­cio­na­do con el nar­co­trá­fi­co a in­di­vi­duos co­nec­ta­dos con el Go­bierno ve­ne­zo­lano.

En el jui­cio se es­pe­ra que los so­bri­nos pon­gan en du­da la cre­di­bi­li­dad de los in­for­man­tes de la Ad­mi­nis­tra­ción pa­ra el Con­trol de Dro­gas (DEA, por su si­gla en in­glés) de Es­ta­dos Uni­dos que des­ta­pa­ron el ca­so. Si son con­de­na­dos, los so­bri­nos se en­fren­tan a una sen­ten­cia de en­tre 10 años de cár­cel y ca­de­na per­pe­tua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.