FMI cri­ti­ca la am­bi­güe­dad de la Re­for­ma La­bo­ral y su­gie­re me­jo­rar el sis­te­ma pre­vi­sio­nal

Or­ga­nis­mo ad­vier­te que cam­bios la­bo­ra­les pue­den re­tra­sar el re­pun­te de la con­fian­za.

Pulso - - Portada - R. CÁR­DE­NAS/C. ARRO­YO

—El ca­pí­tu­lo IV del FMI so­bre Chi­le mos­tró el im­pac­to en la eco­no­mía de las re­for­mas del Go­bierno. Lla­mó a abor­dar las “am­bi­güe­da­des le­ga­les” de la nue­va ley la­bo­ral y pro­pu­so cam­bios al sis­te­ma pre­vi­sio­nal chi­leno.

CUAN­DO el pre­si­den­te de Ve­ne­zue­la, Ni­co­lás Ma­du­ro, re­vi­só los re­sul­ta­dos del can­je de bo­nos de la es­ta­tal Pe­tró­leos de Ve­ne­zue­la (PDV­SA), se sin­tió “com­pla­ci­do”, di­jo el mi­nis­tro de Petróleo y pre­si­den­te de la com­pa­ñía, Eu­lo­gio Del Pino. El re­sul­ta­do de la ope­ra­ción, agre­gó, re­pre­sen­tó una “nue­va vic­to­ria” pa­ra Ca­ra­cas “so­bre la arre­me­ti­da de fac­to­res in­ter­nos y externos que apos­ta­ban por un re­sul­ta­do ne­ga­ti­vo pa­ra la em­pre­sa y por tan­to el país”. Efec­ti­va­men­te, la ter­ce­ra fue la ven­ci­da pa­ra la pe­tro­le­ra.

Ori­gi­nal­men­te, la ofer­ta de can­je de deu­da con ven­ci­mien­tos a abril y no­viem­bre de 2017 por nue­vos pa­pe­les con ven­ci­mien­to en 2020 –ade­más de un co­la­te­ral con prio­ri­dad so­bre el 50,1% de las ac­cio­nes de Cit­go, fi­lial de la pe­tro­le­ra en EEUU de­di­ca­da a la re­fi­na­ción y dis­tri­bu­ción de ga­so­li­na– te­nía un pla­zo de par­ti­ci­pa­ción pa­ra el 29 de sep­tiem­bre de es­te año, pe­ro la ope­ra­ción no al­can­zó la con­vo­ca­to­ria.

La fir­ma apla­zó tres ve­ces el lí­mi­te pa­ra acep­tar el can­je, has­ta que fi­nal­men­te co­lo­có nue­vos bo­nos el 21 de oc­tu­bre, con una par­ti­ci­pa­ción de 39,94% de la deu­da in­ter­cam­bia­da, por US$2.799 mi­llo­nes.

Pe­ro en me­dio de la cri­sis que en­fren­ta la com­pa­ñía por el ba­jo ni­vel de los pre­cios del petróleo –su­ma­do a una cri­sis po­lí­ti­ca que se agu­di­za– los mer­ca­dos du­dan. “Pue­de ser una vic­to­ria co­mo pue­de ser una de­rro­ta, pe­ro eso só­lo lo di­rá el tiem­po”, se­ña­la Fran­cis­co Gher­si, ma­na­ging di­rec­tor de Knos­sos As­set Ma­na­ge­ment, la ad­mi­nis­tra­do­ra de un fon­do es­pe­cia­li­za­do en bo­nos ve­ne­zo­la­nos que de­ci­dió par­ti­ci­par del can­je de PDV­SA. “Si me pre­gun­tan si fue una vic­to­ria pa­ra la com­pa­ñía, di­ría que ga­nó la ba­ta­lla”, agre­ga.

La ca­pa­ci­dad de con­vo­ca­to­ria de la ope­ra­ción, co­men­ta, pue­de ha­ber si­do bue­na o re­gu­lar de­pen­dien­do “del cris­tal con que se mi­re”. Co­mo la es­ta­tal no tie­ne una po­lí­ti­ca de full dis­clo­su­re, los in­ver­sio­nis­tas de­ben tra­ba­jar en ba­se a “su­po­si­cio­nes”. Una de las co­sas que Knos­sos es­ti­ma es que en­tre 10% y 15% de los bo­nos con ven­ci­mien­to en 2017 es­tá en ma­nos del Es­ta­do, a tra­vés de fideicomisos o ban­cos, y que “fue muy po­ca la par­ti­ci­pa­ción de los en­tes en el can­je”.

“De ser cier­to, no es ne­ce­sa­ria­men­te el 40% de los ven­ci­mien­tos los que fue­ron al can­je, sino que po­dría­mos ha­blar en­tre 55% y 60%”, ex­pli­ca. Es­to quie­re de­cir, agre­ga, que el ali­vio pa­ra la com­pa­ñía pue­de ser “sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te” ma­yor de­pen­dien­do de la can­ti­dad de tí­tu­los de deu­da de PDV­SA en ma­nos del Es­ta­do. Días an­tes del can­je, Fitch Ra­tings y S&P ex­pre­sa­ron du- La si­tua­ción de la pe­tro­le­ra es real­men­te crí­ti­ca, co­men­ta un ex miem­bro de su di­rec­to­rio.

das so­bre la ca­li­dad cre­di­ti­cia de la com­pa­ñía y de nue­vos bo­nos. Lue­go de que la ope­ra­ción se con­cre­tó, S&P re­ba­jó la ca­li­fi­ca­ción de PDV­SA a “SD” (de­fault se­lec­ti­vo), ade­más de re­ba­jar la ca­te­go­ría de los nue­vos bo­nos de “CC” a “D”.

Es­te re­cor­te, ex­pli­ca des­de Mé­xi­co la di­rec­to­ra de la agen­cia ca­li­fi­ca­do­ra Fa­bio­la Or­tiz, se de­be a que so­lo ha­ber rea­li­za­do el can­je se con­si­de­ra de­fault par­cial. “Ese can­je no tu­vo lia­bi­lity ma­na­ge­ment, no fue de ma­ne­ra opor­tu­na. No­so­tros con­si­de­ra­mos que ese can­je con­si­de­ra­ba con­di­cio­nes me­nos fa­vo­ra­bles pa­ra los bo­nis­tas”, ex­pli­ca, agre­gan­do que no se res­pe­ta­ron los tér­mi­nos ori­gi­na­les –da­do que “se pa­teó el ven­ci­mien­to” y en al­gu­nos de los bo­nos nue­vos la ta­sa se man­tu­vo igual– y que la ga­ran­tía de los tí­tu­los de Cit­go no eran su­fi­cien­te co­mo pa­ra con­si­de­rar­la fa­vo­ra­ble.

Lo que vie­ne en ade­lan­te El panorama que pin­ta Gus­ta­vo Co­ro­nel, ex miem­bro del di­rec­to­rio de PDV­SA, so­bre la com­pa­ñía, es os­cu­ro. La si­tua­ción de tur­bu­len­cia po­lí­ti­ca que vi­ve el país ac­tual­men­te, di­ce, em­peo­ra la si­tua­ción de la pe­tro­le­ra, pe­ro las co­sas “ya es­ta­ban muy, muy mal, y lo han es­ta­do por los úl­ti­mos años”.

El ex eje­cu­ti­vo se­ña­la que la com­pa­ñía tie­ne ac­tual­men­te 150.000 em­plea­dos, lo que re­pre­sen­ta al­re­de­dor de cin­co ve­ces más de lo que ne­ce­si­ta. Su pro­duc­ción, agre­ga, ha caí­do cer­ca de 700.000 ba­rri­les al día, en com­pa­ra­ción con lo que pro­du­cía cuan­do co­men­zó el go­bierno de Ma­du­ro, y las enor­mes re­ser­vas del país son de petróleo pe­sa­do, que “no se es­tá ven­dien­do bien en el mer­ca­do”. “Mu­chas de esas re­ser­vas se va a que­dar in­de­fi­ni­da­men­te en el sub­sue­lo, no va a ser nun­ca pro­du­ci­da”, va­ti­ci­na.

Ade­más, con­ti­núa, las re­fi­ne­rías es­tán ope­ran­do a 60% de su ca­pa­ci­dad y una bue­na par­te del cru­do que se ex­por­ta va a dar a paí­ses

co­mo Cu­ba –“que no le pa­ga”– o a Chi­na, en par­te de pa­go por los prés­ta­mos. “Es una si­tua­ción real­men­te crí­ti­ca”, co­men­ta Co­ro­nel.

Con to­do, Gher­si de­fien­de la de­ci­sión de par­ti­ci­par en la ope­ra­ción. Una de las cla­ves es­tá en el co­la­te­ral de nue­vas emisiones. En Knos­sos es­ti­man que Cit­go tie­ne una va­lo­ra­ción agre­ga­ria -con­ser­va­do­ra- en torno a US$2.000 mi­llo­nes, lo que ha­ce que la par­ti­ci­pa­ción de 50% ofre­ci­da co­mo co­la­te­ral del can­je ron­de US$ 1.000 mi­llo­nes.

A es­to se su­ma el re­co­very va­lue, que es lo que vuelve a los bo­nis­tas lue­go de la li­qui­da­ción en ca­so de que una com­pa­ñía quie­bre. Knos­sos es­ti­ma que es­te por­cen­ta­je, en el ca­so de PDV­SA, es­tá en­tre 25% y 30%. En­tre es­tas dos va­ria­bles, con­clu­ye Gher­si, los bo­nis­tas que par­ti­ci­pa­ron del can­je re­cu­pe­ra­rían en­tre un 55% y un 60% del va­lor par­cial en el ca­so de que PDV­SA cai­ga en ce­se de pa­gos.

“Ve­ne­zue­la hay que ne­go­ciar­lo y ver­lo ca­da tres me­ses. El lar­go pla­zo pa­ra no­so­tros co­mo in­ver­sio­nis­tas en Ve­ne­zue­la, son ca­da mes o tres me­ses. Ca­da tres me­ses va­mos re­eva­luan­do”, co­men­ta, agre­gan­do que es­ti­man que la pe­tro­le­ra “com­pró” en­tre seis me­ses y un año de tiem­po, de­pen­dien­do de los mo­vi­mien­tos del pre­cio del petróleo y los cam­bios po­lí­ti­cos que se ge­ne­ren.

La fir­ma apla­zó tres ve­ces el lí­mi­te pa­ra acep­tar el can­je, has­ta que co­lo­có nue­vos bo­nos el 21 de oc­tu­bre.

Días an­tes del can­je, Fitch Ra­tings y S&P ex­pre­sa­ron dudas so­bre la ca­li­dad cre­di­ti­cia de la fir­ma.

Las re­fi­ne­rías ope­ran a un 60% de ca­pa­ci­dad y una bue­na par­te del petróleo va a dar a paí­ses co­mo Cu­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.