Gobierno agen­da co­mi­té po­lí­ti­co ex­tra­or­di­na­rio para des­tra­bar re­la­ción con par­ti­dos de la NM

Na­die du­da de su con­ti­nui­dad ni pien­sa que que­da­rá de­bi­li­ta­do por el fuer­te tras­pié en la tra­mi­ta­ción del re­ajus­te del sec­tor pú­bli­co. Las ex­pli­ca­cio­nes apun­tan a que fue el fu­si­ble en la ren­ci­lla en­tre la NM y el equi­po de Pa­la­cio.

Pulso - - Portada - G. PIÉROLA/U. SCHÜLER

—En me­dio de la cri­sis que se evi­den­ció con el re­cha­zo del re­ajus­te del sec­tor pú­bli­co, para hoy es­tá pro­gra­ma­do el co­mi­té po­lí­ti­co ex­tra­or­di­na­rio en­tre La Mo­ne­da y los par­ti­dos de la Nue­va Ma­yo­ría. La DC es­ta­rá pre­sen­te.

—En­tre dos fue­gos que­dó el mi­nis­tro de Hacienda, Ro­dri­go Val­dés, tras el re­cha­zo del pro­yec­to de re­ajus­te del sec­tor pú­bli­co en dis­tin­tos pa­sos del trá­mi­te le­gis­la­ti­vo, lo que hoy tie­ne al Gobierno bus­can­do fór­mu­las para des­tra­bar la ini­cia­ti­va en me­dio de un ex­ten­di­do pa­ro de los fun­cio­na­rios pú­bli­cos.

Cla­ro que Val­dés es­tá en­tre pu­ro “fue­go ami­go”, que de­bie­ra que­mar me­nos. Fue­go ami­go, por­que por un la­do es­tán los par­la­men­ta­rios de la Nue­va Ma­yo­ría (NM) ofi­cia­lis­ta, es­pe­cí­fi­ca­men­te los dipu­tados que no han da­do los vo­tos al au­men­to plan­tea­do de 3,2%, por con­si­de­rar­lo in­su­fi­cien­te pues in­cor­po­ra ca­si só­lo in­fla­ción. Y por otro la­do, el fue­go del co­mi­té po­lí­ti­co que prác­ti­ca­men­te lo de­jo so­lo a la ho­ra de ne­go­ciar a pe­sar de la du­re­za con que ac­tua­ban los le­gis­la­do­res.

Es cier­to que la opo­si­ción tam­po­co res­pal­dó es­ta ini­cia­ti­va, pe­se a con­si­de­rar­la res­pon­sa­ble y ac­tuó to­man­do pal­co mien­tras el ofi­cia­lis­mo se frag­men­ta­ba.

“Es­te no es un ga­lli­to en­tre Val­dés y los par­la­men­ta­rios, el re­ajus­te es só­lo un pro­yec­to con­cre­to a tra­vés del cual los par­la­men­ta­rios le quie­ren pa­sar la cuen­ta al Gobierno por su mo­les­tia con el co­mi­té po­lí­ti­co”, in­di­ca un co­no­ce­dor de es­tas li­des.

Es­tos ga­lli­tos ya ha­bían par­ti­do con el pro­yec­to para ele­gir in­ten­den­tes, lue­go con la so­lu­ción le­gis­la­ti­va para re­sol­ver los cam­bios no con­tem­pla­dos en el pa­drón elec­to­ral, y aho­ra es­ta­lló con el re­ajus­te. ¿Por qué aho­ra? Por­que el es­ce­na­rio y las sen­si­bi­li­da­des que­da­ron muy a flor

¿Qué ha pa­sa­do? El mi­nis­tro de Hacienda, Ro­dri­go Val­dés se en­fren­tó al re­cha­zo de par­te del blo­que ofi­cia­lis­ta, la Nue­va Ma­yo­ría, al pro­yec­to de re­ajus­te de 3,2% para el sec­tor pú­bli­co. Pri­me­ra vez que su­ce­día al­go así des­de el re­torno a la de­mo­cra­cia.

¿Por qué ha pa­sa­do? Los en­ten­di­dos y los pro­ta­go­nis­tas de es­te epi­so­dio co­men­tan que es­te pro­yec­to fue un fu­si­ble de los par­la­men­ta­rios de la Nue­va Ma­yo­ría por su mo­les­tia con el equi­po po­lí­ti­co de La Mo­ne­da.

¿Qué con­se­cuen­cias tie­ne? No se es­pe­ra que Val­dés por es­te he­cho de­je su cargo o de­bi­li­te su pe­so en el círcu­lo de la man­da­ta­ria. Si ten­dría efec­tos en el diá­lo­go que de­be­rá re to­mar el equi­po po­lí­ti­co con los le­gis­la­do­res. Es­tra­te­gia El error que le acha­can al mi­nis­tro es no ha­ber cal­cu­la­do po­lí­ti­ca­men­te el mo­men­to en que es­ta­ba en­vian­do es­te pro­yec­to. de piel tras el mal re­sul­ta­do de las elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les, don­de la NM no só­lo per­dió comunas em­ble­má­ti­cas co­mo San­tia­go y Mai­pú, sino que ade­más re­du­jo su vo­ta­ción en ca­si un mi­llón de elec­to­res. Mien­tras los in­cum­ben­tes des­me­nu­za­ban las vo­ta­cio­nes y cul­pa­ban a La Mo­ne­da del oca­so –tan­to que la DC con­ge­ló sus re­la­cio­nes con Pa­la­cio-, Val­dés de­ci­dió ade­lan­tar la dis­cu­sión del re­ajus­te del sec­tor pú­bli­co que co­mún­men­te se re­vi­sa tras el des­pa­cho del Pre­su­pues­to, y lle­gó con el pro­yec­to al Con­gre­so cuan­do el horno no es­ta­ba para bo­llos y lo ter­mi­nó trans­for­man­do en el fu­si­ble.

“Es un buen mi­nis­tro de Hacienda pe­ro tie­ne po­cas ha­bi­li­da­des po­lí­ti­cas y co­me­te erro­res. Le fal­tó una mi­ra­da más po­lí­ti­ca, de es­pe­rar unas se­ma­ni­tas que de­can­ta­ra el te­ma elec­to­ral, co­no­cer el si­guien­te IPC”, re­cal­ca el je­fe de ban­ca­da de la DC, Fuad Chahin.

Esa es la úni­ca res­pon­sa­bi­li­dad que le ad­ju­di­can a Val­dés: no ha­ber eva­lua­do bien el mo­men­to po­lí­ti­co y man­te­ner su pos­tu­ra de dar­le un trá­mi­te ex­pe­di­to al pro­yec­to para evi­tar el pa­ro de los fun­cio­na­rios pú­bli­cos anun­cia­do para el miér­co­les pa­sa­do.

“No ca­be nin­gu­na du­da que se equi­vo­có en la tác­ti­ca, y el re­me­dio re­sul­tó peor que la en­fer­me­dad, si que­ría liberarse del pa­ro con el re­ajus­te, le re­sul­tó to­do lo con­tra­rio. Tu­vo una ma­la ase­so­ría, un mal di­se­ño que ter­mi­nó con un mal re­sul­ta­do”, plan­teó el je­fe de ban­ca­da del PS, dipu­tado Juan Luis Cas­tro.

Sos­tie­nen que al mi­nis­tro le fal­ta esa ha­bi­li­dad fi­na para sa­ber cuán­do de­te­ner­se o se- guir ade­lan­te. De he­cho el jue­ves pa­sa­do con “ayu­da” de la me­sa de la Cá­ma­ra de Dipu­tados te­nía un tiem­po para pen­sar y con­ver­sar so­bre la tra­mi­ta­ción del pro­yec­to. ¿Qué re­sul­tó tras ese fin de se­ma­na lar­go de 4 días? Uno de los desas­tres más es­tre­pi­to­sos en la tra­mi­ta­ción de es­te ti­po de pro­yec­tos, por­que des­de el re­torno de la de­mo­cra­cia en 1990 no ha­bía ocu­rri­do que un re­ajus­te fue­ra vo­ta­do en con­tra por el mis­mo con­glo­me­ra­do ofi­cia­lis­ta. Co­mo anotó un per­so­ne­ro: “lo más preo­cu­pan­te es que has­ta los dipu­tados Jo­sé Mi­guel Or­tiz (DC) y En­ri­que Ja­ra­mi­llo (PPD) vo­ta­ron en con­tra”, co­no­ci­dos am­bos por es­tar siem­pre al la­do del mi­nis­tro de Hacienda.

“Fal­tó sin­to­nía con la cla­se po­lí­ti­ca. Los par­la­men­ta­rios es­tán para pro­du­cir vo­tos y aquí no ha­bía na­da bueno que mos­trar por­que los be­ne­fi­cios del Pre­su­pues­to no se han visto por­que aún es­tán en sub­co­mi­sión”, in­di­ca otro co­no­ce­dor del pro­ce­so.

SO­LE­DAD DE VAL­DÉS. Den­tro de la coa­li­ción la crí­ti­ca prin­ci­pal apun­ta, no obs­tan­te, al co­mi­té po­lí­ti­co y al es­ca­so mar­gen de ma­nio­bra que os­ten­ta. Pri­me­ro por­que aña­den que Val­dés, co­mo eco­no­mis­ta, no tie­ne obli­ga­ción de des­ple­gar la ha­bi­li­dad po­lí­ti­ca por­que para eso es­tán los in­qui­li­nos de La Mo­ne­da, quié­nes de­bían no só­lo ha­ber­lo acon­se­ja­do so­bre los ti­ming sino que tam­bién ha­ber­lo ayu­da­do a con­ven­cer a

PU­BLI­CI­DAD

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.