Di­rec­to­rios, ¿ci­ru­gía o fór­ceps?

Pulso - - Opinion - JOR­GE A. YU­NIS J.

LA GRA­VE­DAD im­pi­de ha­blar en po­si­ti­vo. El Ca­so Au­rus es­pe­ro que pon­ga al­go así co­mo pun­to fi­nal a las irres­pon­sa­bi­li­da­des de los di­rec­to­rios. Ya es de­ma­sia­do tiem­po de arras­tre, de omi­sio­nes, des­cui­dos y re­la­jos que siem­pre des­tru­yen cre­di­bi­li­dad, pres­ti­gio y fe pú­bli­ca. Ade­más de pa­sar a ser ob­je­to de de­nos­ta­cio­nes de aque­llos po­lí­ti­cos y opi­nó­lo­gos que buscan acre­cen­tar el odio ha­cia el em­pre­sa­ria­do. Con vues­tro per­mi­so, yo lo ven­go se­ña­lan­do pú­bli­ca­men­te des­de 1996: “Los es­ta­dos financieros, una fic­ción para ce­le­brar”. He leí­do con sor­pre­sa y tam­bién con pá­ni­co jus­ti­fi­ca­cio­nes ta­les co­mo que nues­tro mercado es tan chi­co que re­sul­ta im­po­si­ble evi­tar es­tas si­tua­cio­nes, que­rien­do de­cir que no tie­nen im­pac­to ni tam­po­co me­re­cen ser re­suel­tas de raíz. Jus­ta­men­te por lo pe­que­ño es que de­be­mos cui­dar­lo sin es­ca­ti­mar es­fuer­zos. El pres­ti­gio de un chi­co es pro­por­cio­nal­men­te ca­rí­si­mo res­pec­to de un gran­de. Re­sul­ta in­creí­ble que los ca­sos más trá­gi­cos ocu­rran don­de no es­ca­sean los re­cur­sos, o sea en em­pre­sas e ins­ti­tu­cio­nes de pro­ta­go­nis­mo na­cio­nal, in­clui­do el sec­tor pú­bli­co, don­de el desas­tre es im­po­si­ble de di­men­sio­nar. Pa­re­cie­ra que las teo­rías de la sa­na administración se fu­ga­ron de las men­tes de los con­tro­la­do­res. Y res­pec­to de los con­glo­me­ra­dos de pro­pie­dad fa­mi­liar, tam­po­co se apre­cian sal­tos po­si­ti­va­men­te dis­cre­tos. To­das las ma­te­rias re­la­ti­vas a di­rec­to­rios es­tán lar­ga­men­te desa­rro­lla­das aca­dé­mi­ca­men­te, tra­ta­das por ex­per­tos, re­co­men­da­das a la luz de ex­pe­rien­cias in­ter­na­cio­na­les y bas­tan­te nor­ma­das; ¡amén de la éti­ca! Es­ta­mos an­te evi­den­cias que no re­sis­ten nin­gu­na ex­pli­ca­ción (en ver­dad ver­gon­zo­sas). El úni­co ca­mino que que­da es la pro­pia ci­ru­gía, con vo­lun­tad y ri­gor; de lo con­tra­rio, el fór­ceps de la au­to­ri­dad se de­ja­rá caer. Ya sa­be­mos, ade­más, que cuan­do la au­to­ri­dad ac­túa lo hace dis­cre­cio­nal­men­te y bu­ro­cra­ti­zan­do al país. Fi­nal­men­te, sor­pren­de que mu­chos con­tro­la­do­res pau­teen de ma­ne­ra vehe­men­te a los head hun­ters en la bús­que­da de di­rec­to­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.