Ra­joy ini­cia su se­gun­do man­da­to en Es­pa­ña

El lí­der del Par­ti­do Popular fue in­ves­ti­do pre­si­den­te del Gobierno his­pano lue­go que en una dra­má­ti­ca de­ci­sión el PSOE op­ta­ra por la abs­ten­ción an­te el ries­go de vol­ver a per­der.

Pulso - - Opinion -

TRAS LO­GRAR el sá­ba­do 29 ser in­ves­ti­do co­mo pre­si­den­te del Gobierno his­pano, Mariano Ra­joy re­for­mu­ló ayer su equi­po de ministros; en la ope­ra­ción, sa­có a fi­gu­ras des­gas­ta­das y de ma­yor edad, pe­ro en­tre­gó dos se­ña­les cla­ve: con­fir­mó a su vi­ce­pre­si­den­ta de Gobierno y al ti­tu­lar de Eco­no­mía. Es­to se pue­de leer co­mo la man­ten­ción de su lí­nea po­lí­ti­ca y la re­afir­ma­ción de una es­tra­te­gia de re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca que tie­ne a Es­pa­ña cre­cien­do so­bre 3% en una tra­yec­to­ria que se man­tu­vo, a pe­sar de la ines­ta­bi­li­dad en el Eje­cu­ti­vo de ca­si un año (lo que re­le­va las au­to­no­mías re­la­ti­vas de las es­fe­ras po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca). Ra­joy in­gre­sa a su se­gun­do man­da­to gra­cias a la di­vi­di­da abs­ten­ción del PSOE, que no po­día arries­gar­se a unas ter­ce­ras elec­cio­nes, don­de sí lo ha­bría so­bre­pa­sa­do Po­de­mos. La nue­va le­gis­la­tu­ra del PP se vis­lum­bra com­ple­ja, de­bi­do a que es­ta­rá en franca mi­no­ría y en­fren­ta­rá in­ten­tos por de­rri­bar su agen­da y pro­yec­tos, des­de las ins­ti­tu­cio­nes, co­mo lo in­ten­ta­rán los so­cia­lis­tas, o tam­bién des­de la ca­lle, co­mo lo ha an­ti­ci­pa­do la iz­quier­da de Po­de­mos. A su fa­vor Ra­joy dis­po­ne de la fa­cul­tad de di­sol­ver el Con­gre­so (ya lo su­gi­rió), mien­tras el PSOE se adentra en una cri­sis que no se re­sol­ve­rá pron­to. Los pri­me­ros in­di­cios de ayer apun­tan a cam­bios para com­ba­tir la co­rrup­ción y re­no­va­ción ge­ne­ra­cio­nal, mien­tras de­be en­fren­tar el desafío que su­po­ne Cataluña y su in­ten­to in­de­pen­den­tis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.