A pro­pó­si­to de Josh Con­way

Es ten­ta­dor pen­sar que Trump re­pre­sen­ta un fe­nó­meno só­lo de las per­so­nas me­nos edu­ca­das de EEUU, pe­ro ello no es tan así.

Pulso - - Opinion - AR­TU­RO CI­FUEN­TES

mo y más am­bi­cio­so pro­yec­to, el Cas­si­ni-Huy­gens, es­tá cen­tra­do pre­ci­sa­men­te en la ex­plo­ra­ción de Sa­turno). En me­nos de diez mi­nu­tos, Ga­vin re­ci­bió un e-mail de Pres­ton Dy­ches, un as­tró­no­mo de JPL, es­pe­cia­lis­ta en di­vul­gar con­cep­tos cien­tí­fi­cos com­ple­jos al pú­bli­co no es­pe­cia­li­za­do.

En es­te, Pres­ton le pi­de a Ga­vin que fe­li­ci­te a su hi­jo por su pre­gun­ta tan in­te­li­gen­te. Des­pués le ex­pli­ca que en reali­dad Sa­turno no es el úni­co pla­ne­ta que tie­ne ani­llos; Jú­pi­ter, Urano y Nep­tuno tam­bién los tie­nen, pe­ro lo que su­ce­de es que los de Sa­turno son más bri­llan­tes y ma­si­vos y, por lo tan­to, más fá­ci­les de ver. En­se­gui­da, Pres­ton agre­ga que en reali­dad no se sa­be con cer­te­za có­mo ni cuán­do se for­ma­ron los ani­llos, y que hay va­rias teo­rías po­si­bles.

Por úl­ti­mo, Pres­ton ter­mi­na con un men­sa­je especial para Josh: le ase­gu­ra que una vez que crez­ca ha­brá mu­chos mis­te­rios de la na­tu­ra­le­za es­pe­ran­do a que al­guien los re­suel­va.

El e-mail de Pres­ton es con­mo­ve­dor en mu­chos ni­ve­les: tra­ta a Josh co­mo un adul­to; le da una res­pues­ta ho­nes­ta y no con­des­cen­dien­te; le de­ja en cla­ro que hay enig­mas que la cien­cia to­da­vía no ha re­suel­to; y lo in­vi­ta a se­guir so­ñan­do con los se­cre­tos del uni­ver­so. Con­fie­so aho­ra -a ries­go de pa­re­cer au­to­rre­fe­ren­te- que hu­bo al­go especial en la res­pues­ta de Pres­ton que me to­có di­rec­ta­men­te.

Hace unos 40 años le man­dé una carta a Geor­ge Hous­ner -el pa­dre de la in­ge­nie­ría sís­mi­ca y uno de los pro­fe­so­res más emi­nen­tes de Cal­tech- di­cién­do­le quien era: un in­ge­nie­ro chi­leno, que se aca­ba­ba de re­ci­bir, y pre­ten­día ir a EEUU a ha­cer un doc­to­ra­do. Mi carta, es­cri­ta a mano en un pa­pel ama­ri­llen­to y or­di­na­rio, fue en­via­da por co­rreo re­gu­lar y sin mu­cha es­pe­ran­za de re­ci­bir una res­pues­ta. Y ter­mi­na­ba con una pre­gun­ta que hoy día des­cri­bi­ría co­mo una mez­cla inusi­ta­da de arro­gan­cia e ig­no­ran­cia: “¿Qué pro­ba­bi­li­dad le asig­na us­ted a que me pu­die­ran acep­tar en Cal­tech?”. ese pa­so. Si bien ha­brá que es­pe­rar unos 20 años para sa­ber si Josh de­ci­di­rá con­ver­tir­se en as­tró­no­mo, de una co­sa es­toy se­gu­ro: que ja­más ol­vi­da­rá la res­pues­ta de Pres­ton.

Ac­ti­tu­des co­mo la de Hous­ner y Pres­ton, ges­tos pe­que­ños que de­mues­tran gran­de­za y ge­ne­ro­si­dad, son los que a uno lo hacen ol­vi­dar a mons­truos co­mo Trump y creer un po­co en la par­te bue­na de los se­res hu­ma­nos.

Cu­rio­sa­men­te, a po­co de ha­ber leí­do la no­ti­cia de Pres­ton y Josh, sa­lí de mi ofi­ci­na con un áni­mo op­ti­mis­ta, y to­mé un ta­xi ma­ne­ja- do por un co­lo­co­lino fa­ná­ti­co, a juz­gar por la de­co­ra­ción del au­to.

“¿Qué le pa­re­ce se­ñor lo que es­tá pa­san­do en San­tia­go?”, me pre­gun­tó el taxista. “Se es­tá lle­nan­do de ne­gros y pe­rua­nos, el cen­tro es­tá lleno de pe­rua­nos”.

Es­te co­men­ta­rio xe­no­fó­bi­co me mo­les­tó, y más aun vi­nien­do de un co­lo­co­lino me sor­pren­dió. Le re­cor­dé el especial víncu­lo que une a Co­lo Co­lo y Alian­za Li­ma, un club pe­ruano. El año 1987, los alian­cis­tas per­die­ron en un ac­ci­den­te aéreo a to­dos sus ju­ga­do­res y al cuer­po téc­ni­co. Co­lo Co­lo, en un ges­to no­ble y so­li­da­rio, pres­tó cua­tro ju­ga­do­res sin nin­gún cos­to, para que el club pu­die­ra afron­tar el res­to del cam­peo­na­to.

Es ten­ta­dor pen­sar que Trump re­pre­sen­ta un fe­nó­meno que só­lo se pue­de dar en las per­so­nas me­nos edu­ca­das de EEUU. Pe­ro no es así. El odio “al otro” es un fe­nó­meno glo­bal.

Afor­tu­na­da­men­te, por ca­da Trump (y por ca­da co­lo­co­lino ra­cis­ta) exis­te un Hous­ner, un Pres­ton y mu­chos co­lo­co­li­nos bien na­ci­dos (al­go que ad­mi­to sin pro­ble­ma, a pe­sar de ser de la U). Es de­cir, al­go que nos per­mi­te ser un po­co más op­ti­mis­tas con res­pec­to a la na­tu­ra­le­za hu­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.