“To­dos pa­ga­mos im­pues­tos no hay de­ba­te en eso… y si te vas a re­ti­rar tie­nes que aho­rrar”

¿Cuál de­bie­se ser el si­guien­te pa­so? ¿Qué pa­sa con China y su pro­ce­so in­terno?

Pulso - - Empresas&mercados - Una en­tre­vis­ta de CATALINA GÖPEL

EN SU PRI­ME­RA VI­SI­TA a nues­tro país, el port­fo­lio ma­na­ger del equi­po de mer­ca­dos emergentes de Wells Far­go, Gerry Co­lleary, apro­ve­chó su ex­pe­rien­cia co­mo ex pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Ir­lan­de­sa de Fon­dos de Pen­sio­nes y miem­bro del con­se­jo de la Fe­de­ra­ción Eu­ro­pea de Pro­vi­sión para Ju­bi­la­ción para con­ver­sar con PUL­SO y ex­pre­sar su opi­nión so­bre el de­ba­te ac­tual del sis­te­ma de pen­sio­nes, ase­gu­ran­do que el pro­ble­ma de fon­do se­ría la in­ca­pa­ci­dad de ge­ne­rar con­cien­cia so­bre la im­por­tan­cia de aho­rrar des­de jo­ven. Ade­más, Co­llery, que se reunió con gen­te de Bci As­set Ma­na­ge­ment, re­pa­só la si­tua­ción ac­tual de los mer­ca­dos emergentes y ase­gu­ró que la cla­ve es que sean “ca­pa­ces de en­con­trar su ni­cho de lo que pue­den apor­tar en el mercado glo­bal”.

¿Qué pien­sa de la crea­ción de un pi­lar so­li­da­rio co­lec­ti­vo en una re­for­ma al sis­te­ma de pen­sio­nes chi­leno?

—El sis­te­ma ne­ce­si­ta apor­tes, pue­des lla­mar­lo de to­das las ma­ne­ras ele­gan­tes que quie­ras, pe­ro la reali­dad es: ¿quién va a pa­gar por eso?, y ¿cuán­do? Que­re­mos mo­ver­nos ha­cia un sis­te­ma de pla­ta­for­ma ade­cua­do, y ese va a ser el desafío, ¿có­mo con­si­gues que la gen­te con­tri­bu­ya ade­cua­da­men­te a la de­fi­cien­cia? Co­mo sea que quie­ras re­par­tir­lo es un irrea­lis­mo, por­que cos­ta­rá di­ne­ro y ten­drás que pre­pa­rar el pa­go, por eso de la for­ma que quie­ras lla­mar­lo es al­go se­mán­ti­co por­que ese no es el pro­ble­ma de fon­do.

¿Tie­ne Chi­le po­ten­cial para mo­ver­se a un sis­te­ma mix­to?

—Si pa­gas más y tie­nes me­nos be­ne­fi­cios de lo que pen­sas­te, ese es un pro­ble­ma, por­que cuan­do lle­gas al pun­to de ju­bi­lar­te no pue­des vol­ver atrás. Mo­ver­se es un gran cam­bio, pe­ro la rea­li­za­ción de ese gran cam­bio es ra­ra vez ple­na­men­te com­pren­di­do. En­ton­ces se ne­ce­si­ta ser muy es­tric­to cuan­do te mue­ves en un sis­te­ma co­mo ese, pe­ro los po­lí­ti­cos no quie­ren de­cir los he­chos di­fí­ci­les, que la si­tua­ción es crí­ti­ca. Tam­bién hay que con­si­de­rar los in­cen­ti­vos, que son al­go muy im­por­tan­te.

El Gobierno anun­ció que pro­mo­ve­rá un au­men­to en la con­tri­bu­ción ¿qué opi­na de es­te de­ba­te?

—La reali­dad es que de­fi­nir las con­tri­bu­cio­nes de­be ser al­go abier­to: de­fi­nir los be­ne­fi­cios, pe­ro los ries­gos tam­bién. Ha­brá mu­cha gen­te que su­fri­rá, en­ton­ces la me­ta del Gobierno de­bie­se ser ase­gu­rar­se de que ese nú­me­ro de per­so­nas sea mi­ni­mi­za­do.

La in­te­rro­gan­te aho­ra es ¿a dón­de va ese 5% que pro­po­ne el Gobierno, si a una cuen­ta especial o a una in­di­vi­dual?

—El pro­ble­ma con eso es que si las per­so­nas jó­ve­nes ven que el Gobierno lo es­tá po­nien­do en su cuen­ta per­so­nal, van a pen­sar que ellos ya no ne­ce­si­tan ha­cer­lo. Es una pre­gun­ta que tie­ne que ser pues­ta en blan­co y ne­gro, to­dos pa­ga­mos im­pues­tos no hay de­ba­te en eso, gano di­ne­ro, pa­go im­pues­tos... y si te vas a re­ti­rar tie­nes que aho­rrar. El gobierno tie­ne que ir al pun­to de que se trans­for­me en una par­te na­tu­ral de mi vi­da, que ha­ga un avance en el re­ti­ro de la mis­ma ma­ne­ra que pa­ga­mos im­pues­tos.

—El pa­so si­guien­te es ho­nes­ti­dad, mu­cha ver­dad. Es muy im­por­tan­te ser trans­pa­ren­tes y ex­pli­ca­ti­vos con la gen­te para que en­tien­dan. El acer­ca­mien­to, bá­si­ca­men­te es te­ner un sis­te­ma di­se­ña­do, y eso no es un pe­da­zo de le­gis­la­ción, es al­go tan fun­da­men­tal en el fu­tu­ro de las per­so­nas. Tie­nes que con­tri­buir, fin de la his­to­ria. Y de to­dos los paí­ses que he es­tu­dia­do so­bre es­to, el sis­te­ma aus­tra­liano es muy fir­me y creo que ese es un mo­de­lo en tér­mi­nos de apli­ca­ción.

¿Es una coin­ci­den­cia que mu­chas eco­no­mías, en­tre ellas emergentes, es­tén rea­li­zan­do re­for­mas en sus sis­te­mas?

—La re­for­ma de pen­sio­nes es desafian­te en mu­chos paí­ses. Las per­so­nas tie­nen que aho­rrar para sus ne­ce­si­da­des, esa es la reali­dad. En el ca­so de sis­te­mas pú­bli­cos o en el ca­so del pri­va­do in­di­vi­dual, quie­ren te­ner tan­to sa­la­rio co­mo pue­dan y quie­ren te­ner una bue­na pen­sión. Pe­ro a ve­ces es­to pue­de es­tar en con­flic­to, y la reali­dad es que la gen­te no es­tá real­men­te dis­pues­ta a acep­tar las con­se­cuen­cias de es­to.

¿Cuál es su vi­sión so­bre el es­ta­do ac­tual de los mer­ca­dos emergentes?

—Los mer­ca­dos emergentes es­tán atra­ve­san­do una fa­se de desa­rro­llo y se han mo­vi­do gra­dual­men­te, al­gu­nos de ellos, para pa­sar ha­cia el es­ta­do de los mer­ca­dos desa­rro­lla­dos. La tran­si­ción es­tá ocu­rrien­do, por ejem­plo el al­to ni­vel de con­cen­tra­ción de energía en al­gu­nos com­mo­di­ties que dan ese im­pul­so a las eco­no­mías emergentes, que de­sa­for­tu­na­da­men­te, han su­fri­do con la caí­da de los pre­cios de los úl­ti­mos años, po­ne pre­sión en al­gu­nas de las eco­no­mías en la es­ta­bi­li­za­ción y re­cu­pe­ra­ción de los pre­cios. Pe­ro al­gu­nos paí­ses se be­ne­fi­cia­ron de esa si­tua­ción, co­mo In­dia, que es un gran im­por­ta­dor de energía, en­ton­ces no fue un efec­to en un so­lo sen­ti­do en los mer­ca­dos. Al­gu­nos paí­ses de los emergentes tam­bién su­fren una dé­bil dis­ci­pli­na fí­si­ca, In­dia, Bra­sil, Tur­quía, Su­dá­fri­ca, su­fren por­que vie­nen de al- tos ni­ve­les de dé­fi­cit y eso crea un gran pro­ble­ma.

—Tie­nes que re­cor­dar que si tie­nes un pro­me­dio de cre­ci­mien­to en la eco­no­mía de 8% por año por diez años, eso sig­ni­fi­ca que el ni­vel ab­so­lu­to se ha do­bla­do, en­ton­ces no pue­des es­pe­rar que ese 8% con­ti­núe para siem­pre; 7% ó 6% pa­re­cen ser no­mi­nal­men­te una re­duc­ción en los ni­ve­les de cre­ci­mien­to, pe­ro el ac­tual mon­to del PIB si­gue cre-

PI­LAR SO­LI­DA­RIO CO­LEC­TI­VO “De la for­ma que quie­ras lla­mar­lo es al­go se­mán­ti­co, por­que ese no es el pro­ble­ma de fon­do”.

ME­JO­RES PEN­SIO­NES “La reali­dad es que la gen­te no es­tá dis­pues­ta a acep­tar las con­se­cuen­cias de es­to”.

cien­do por los efec­tos de los com­po­nen­tes.

¿Pe­ro cree que los BRICS re­cu­pe­ra­rán su sen­da de cre­ci­mien­to?

—Es una in­tere­san­te com­bi­na­ción de cin­co paí­ses que se to­man ob­via­men­te por su ta­ma­ño, y creo que hay un mix in­tere­san­te. Cuan­do mi­ra­mos la es­truc­tu­ra de la eco­no­mía mun­dial, los emergentes co­mo con­jun­to re­pre­sen­tan el 25% a 30%, es un blo­que sig­ni­fi­can­te y ha au­men­ta­do con­sis­ten­te­men­te du­ran­te los años, tie­nen una es­truc­tu­ra para con­ti­nuar en ese desa­rro­llo, y sa­ben lo que tie­nen que ha­cer. En­ton­ces lo que ve­re­mos se­rán ca­da vez más paí­ses mo­ver­se ha­cia la cur­va, por­que hay gran­des opor­tu­ni­da­des en los mer­ca­dos emergentes, se tra­ta de que es­tos paí­ses sean ca­pa­ces de en­con­trar su ni­cho de lo que pue­den apor­tar en el mercado glo­bal.

MER­CA­DOS EMERGENTES “Es­tán atra­ve­san­do una fa­se de desa­rro­llo y se han mo­vi­do gra­dual­men­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.