Pe­da­lear para re­ci­clar

Un em­pre­sa­rio ni­ge­riano en­con­tró una for­ma para ani­mar a los ciu­da­da­nos a re­ci­clar su ba­su­ra, lim­piar su ciu­dad, mien­tras ga­nan di­ne­ro, con un cos­to tec­no­ló­gi­co ba­jo.

Pulso - - Especiales - Por JES­SI­CA ELLIS

EN LA­GOS, NI­GE­RIA, las imá­ge­nes y olo­res de la ba­su­ra sin re­co­ger son im­pac­tan­tes. Mon­to­nes de re­si­duos ya­cen en las ca­lles, en las puer­tas de los ho­ga­res, al­re­de­dor de los lu­ga­res de tra­ba­jo y en las zo­nas don­de jue­gan los ni­ños. Los desechos lle­nan las áreas de dre­na­je y los ca­na­les que con­du­cen al océano Atlán­ti­co, crean­do un cal­do de cul­ti­vo per­fec­to para en­fer­me­da­des co­mo la ma­la­ria.

Ciu­da­des de to­do el mun­do lu­chan con la ges­tión de re­si­duos. La­gos es una de ellas, don­de la si­tua­ción es par­ti­cu­lar­men­te alar­man­te: se es­ti­ma que dos ter­cios de la po­bla­ción vi­ve en ba­rrios po­bres, mu­chos de ellos sin ac­ce­so a una re­co­lec­ción de ba­su­ra de­cen­te, y don­de el reciclaje es mí­ni­mo.

Aho­ra Wecy­clers, una star­tup eco­ló­gi­ca crea­da hace cua­tro años, es­tá de­ci­di­da a ha­cer del reciclaje una prác­ti­ca popular en La­gos y en to­do el con­ti­nen­te afri­cano, ayu­dan­do a la gen­te a ver la ba­su­ra co­mo un re­cur­so va­lio­so.

Wecy­clers se ba­sa en el tra­ba­jo en equi­po, uti­li­zan­do un pro­gra­ma de in­cen­ti­vos en áreas de la me­ga­ciu­dad de in­gre­sos ba­jos (don­de los ser­vi­cios mu­ni­ci­pa­les a me­nu­do no lle­gan) y la ca­pa­ci­ta­ción de los ciu­da­da­nos lo­ca­les para ayu­dar a re­sol­ver el pro­ble­ma de

¿Qué ha pa­sa­do? La ciu­dad de La­gos (Ni­ge­ria) es el área me­tro­po­li­ta­na más po­bla­da de Áfri­ca, con 21 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, quie­nes ge­ne­ran más de 10.000 to­ne­la­das de re­si­duos al día

¿Có­mo se pue­de so­lu­cio­nar? La star­tup Wecy­clers creó una es­tra­te­gia para que la po­bla­ción vea a la ba­su­ra co­mo un re­cur­so va­lio­so, pro­duc­to de su reciclaje.

¿Qué con­se­cuen­cias tie­ne? Des­de 2012, Wecy­clers ha re­co­gi­do mil to­ne­la­das de re­si­duos de 11.000 ho­ga­res, crean­do 103 pues­tos de tra­ba­jo.

los re­si­duos.

Es un mo­de­lo de ne­go­cio don­de “to­dos ga­nan”. Una flo­ta de ci­clis­tas pe­da­lea en un gran tri­ci­clo fa­bri­ca­do a me­di­da, de puer­ta en puer­ta ca­da se­ma­na, por ca­lles es­tre­chas y sin pa­vi­men­tar, por don­de los ca­mio­nes no pue­den ac­ce­der fá­cil­men­te, pe­san­do y re­co­gien­do re­si­duos re­ci­cla­bles pro­ce­den­tes de los ho­ga­res re­gis­tra­dos en el pro­gra­ma. Los miem­bros re­ci­ben pun­tos por ca­da ki­lo de re­si­duos re­ci­cla­do, que pue­den in­ter­cam­biar por bie­nes. “Ayu­da­mos a nues­tros abo­na­dos a aho­rrar, uti­li­zan­do sus re­si­duos para com­prar las co­sas que quie­ren te­ner. Es­to po­dría ser un te­le­vi­sor, una má­qui­na de co­ser o in­clu­so di­ne­ro en efec­ti­vo, muy ne­ce­sa­rio para fi­nan­ciar un ma­tri­mo­nio”, di­ce la di­rec­to­ra ge­ne­ral y fun­da­do­ra de Wecy­clers, Bi­li­kiss Ade­bi­yi-Abio­la.

Una vez que Wecy­clers re­co­ge la ba­su­ra re­ci­cla­ble, los ele­men­tos se cla­si­fi­can, em­pa­que­tan y se ven­den a plan­tas de reciclaje en Ni­ge­ria que uti­li­zan el ma­te­rial para fa­bri­car nue­vos productos, co­mo relleno de al­moha­das.

La­gos es el área me­tro­po­li­ta­na más po­bla­da de Áfri­ca, con una po­bla­ción es­ti­ma­da de 21 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes. Ge­ne­ra más de 10.000 to­ne­la­das de re­si­duos al día, de acuer­do con la au­to­ri­dad de ges­tión de re­si­duos de la ciu­dad, crean­do im­por­tan­tes ries­gos am­bien­ta­les y de sa­lud en mu­chas co­mu­ni­da­des. Ac­tual­men­te se es­ti­ma que só­lo el 40% de los re­si­duos de la ciu­dad se re­co­ge y me­nos del 13% se re­ci­cla.

Des­de 2012, Wecy­clers ha re­co­gi­do 1.000 to­ne­la­das de re­si­duos do­més­ti­cos, ya han par­ti­ci­pa­do más de 11.000 ho­ga­res y ha crea­do 103 pues­tos de tra­ba­jo. “La prue­ba de que Wecy­clers es­tá ha­cien­do una di­fe­ren­cia para mí es la can­ti­dad de re­si­duos que re­co­ge­mos to­dos los días”, di­ce Ade­bi­yi-Abio­la. “A ve­ces me pa­ro a pen­sar lo que pa­sa­ría en esas co­mu­ni­da­des si no re­co­gié­ra­mos la ba­su­ra”.

Na­ci­da y cria­da en La­gos, Bi­li­kiss Ade­bi­yi-Abio­la se tras­la­dó a EEUU En Wecy­clers es­tán de­ci­di­dos a am­pliar sus ope­ra­cio­nes y ayu­dar a cam­biar las cos­tum­bres de la gen­te con los re­si­duos. Na­ci­da en La­gos, Bi­li­kiss Ade­bi­yi-Abio­la se tras­la­dó a EEUU a los 17 años para con­ti­nuar sus es­tu­dios.

a los 17 años para con­ti­nuar su edu­ca­ción. Tu­vo la idea de Wecy­clers mien­tras ha­cía un MBA en el MIT, en una cla­se di­ri­gi­da a en­con­trar so­lu­cio­nes prác­ti­cas para ayu­dar a los más po­bres. “En Ni­ge­ria, apro­xi­ma­da­men­te 70% de la po­bla­ción vi­ve en la ba­se de la pi­rá­mi­de. Es­te he­cho des­per­tó una nue­va con­cien­cia en mí”, di­ce.

En un prin­ci­pio, Wecy­clers re­ci­bió el apo­yo de va­rios pro­gra­mas del MIT. Hoy en día la em­pre­sa ob­tie­ne fi­nan­cia­mien­to y apo­yo del gobierno es­ta­tal de La­gos, de em­pre­sas pri­va­das co­mo DHL, Uni­le­ver y Ora­cle, y de fun­da­cio­nes co­mo la Fun­da­ción Pe­que­ño Mun­do. Re­cien­te­men­te, Eric Gui­chard-Vin­cent de Gra­vi­tas Ca­pi­tal ofre­ció emi­tir un bono de diás­po­ra para Wecy­clers, par­cial­men­te apo­ya­do por la USAID.

Wecy­clers tam­bién ha re­ci­bi­do re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal. Fue fi­na­lis­ta del SXSW Eco Star­tup

Show­ca­se de 2016, y al cie­rre de es­ta edi­ción Ade­bi­yi-Abio­la ha­bía si­do no­mi­na­do a un pre­mio del All Afri­ca Bu­si­ness Lea­der Award.

Pe­ro la com­pa­ñía to­da­vía en­fren­ta a mu­chos desafíos. Ade­bi­yiA­bio­la di­ce que aún tie­nen que ob­te­ner un be­ne­fi­cio, aun­que es­tán cer­ca. “En es­te mo­men­to so­por­ta­mos el cos­to to­tal de la re­co­lec­ción de re­si­duos. Ne­ce­si­ta­mos que el gobierno ha­ga po­lí­ti­cas que es­ti­mu­len a los pro­duc­to­res a asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad de sus re­si­duos”.

A pe­sar de los obs­tácu­los, es­tán de­ci­di­dos a am­pliar sus ope­ra­cio­nes y ayu­dar a cam­biar las cos­tum­bres de la gen­te con los re­si­duos. “Creo que es­ta­mos en lo cier­to cuan­do veo es­ta nue­va con­cien­cia en los ojos de las per­so­nas que ser­vi­mos”, di­ce Ade­bi­yiA­bio­la. “Ellos en­tien­den que los re­si­duos aho­ra tie­nen va­lor y que es­tán dis­pues­tos a re­ci­bir in­gre­sos y me­jo­rar sus vi­das”.

FOTO: WECY­CLERS

Se es­ti­ma que en La­gos, Ni­ge­ria, só­lo se re­co­ge el 40% de los re­si­duos y el 13% de re­ci­cla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.