La li­bra es la más apre­cia­da en­tre las ma­yo­res mo­ne­das tras dic­ta­men que ra­len­ti­za el Bre­xit

Lon­dres di­jo que ape­la­rá a la de­ci­sión y que se­gui­rá tra­ba­jan­do en su ca­len­da­rio ori­gi­nal. La di­vi­sa bri­tá­ni­ca subió 1,28% con­tra el dó­lar, su­peran­do in­clu­so al pe­so me­xi­cano, que se ha­bría visto apo­ya­do en las ex­pec­ta­ti­vas por la elec­ción pre­si­den­cial de

Pulso - - Economia&dinero - LEO­NAR­DO RUIZ

—Más de cua­tro me­ses han tras­cu­rri­do de la vo­ta­ción del Bre­xit y la mo­ne­da bri­tá­ni­ca aún no con­si­gue des­can­sar. La li­bra se apre­ció 1,28% en la jor­na­da de ayer, mien­tras el ín­di­ce FTSE 100 re­tro­ce­dió 0,8%, des­pués de que el Tri­bu­nal Su­pe­rior de In­gla­te­rra dic­ta­mi­na­ra que el gobierno bri­tá­ni­co re­quie­re la apro­ba­ción par­la­men­ta­ria para po­ner en mar­cha el pro­ce­so para aban­do­nar la Unión Eu­ro­pea.

La no­ti­cia re­pre­sen­ta un du­ro re­vés a los pla­nes de la pri­me­ra mi­nis­tra The­re­sa May, no obs­tan­te, ya di­jo que ape­la­rá a la de­ci­sión y una por­ta­voz afir­mó que la pri­me­ra mi­nis­tra se­gui­rá tra­ba­jan­do con el ca­len­da­rio pre­vis­to para ini­ciar las ne­go­cia­cio­nes so­bre los tér­mi­nos del Bre­xit para fi­nes de mar­zo.

“La de­ci­sión des­ace­le­ra­rá el pro­ce­so, pe­ro no evi­ta­rá que Bre­xit se lle­ve a ca­bo, con el

¿Qué pa­sa? El Tri­bu­nal Su­pe­rior de In­gla­te­rra dic­ta­mi­nó que el gobierno bri­tá­ni­co re­quie­re la apro­ba­ción par­la­men­ta­ria para po­ner en mar­cha el pro­ce­so para aban­do­nar la Unión Eu­ro­pea, un du­ro re­vés a los pla­nes de la pri­me­ra mi­nis­tra The­re­sa May para lle­var a ca­bo el “Bre­xit”.

¿Qué con­se­cuen­cias tie­ne? La li­bra es­ter­li­na subió y to­có un má­xi­mo de tres se­ma­nas fren­te al dó­lar tras co­no­cer­se la no­ti­cia, ya que mu­chos in­ver­sio­nis­tas con­si­de­ran que los le­gis­la­do­res mo­de­ra­rán las po­lí­ti­cas gu­ber­na­men­ta­les y harán más im­pro­ba­ble un Bre­xit du­ro. re­sul­ta­do más pro­ba­ble en el fu­tu­ro sien­do un Bre­xit du­ro”, di­jo el eco­no­mis­ta je­fe de ING en Bél­gi­ca, Peter Van­den Hou­te. El Bre­xit du­ro se re­fie­re a la se­pa­ra­ción co­mer­cial to­tal de Gran Bre­ta­ña del mercado úni­co de la Unión Eu­ro­pea, pa­san­do a re­gir­se por las re­glas de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Co­mer­cio

So­bre la de­ci­sión del Tri­bu­nal Su­pe­rior, Van­den Hou­te ex­pli­có que no cam­bia­rá mu­cho, ya que una ma­yo­ría de par­la­men­ta­rios aho­ra res­pal­da el Bre­xit. ¿La ra­zón? Aun­que an­tes no lo apo­ya­ban, aho­ra sien­ten que la po­bla­ción ha­bló y que los le­gis­la­do­res de­bie­ran res­pe­tar esa voz. “Por su­pues­to, es­tán pen­san­do en su re­elec­ción”, agre­gó el eco­no­mis­ta, que aña­dió que la úni­ca al­ter­na­ti­va a un Bre­xit du­ro es que no ha­ya Bre­xit, y que una mem­bre­sía a la Área Eco­nó­mi­ca Eu­ro­pea, co­mo lo hace No­rue­ga, es­tá des- El 23 de ju­nio el pue­blo bri­tá­ni­co vo­tó a fa­vor de se­pa­rar­se de la Unión Eu­ro­pea, el “Bre­xit”.

car­ta­da. Se­gún Reuters, mu­chos in­ver­sio­nis­tas con­si­de­ran que los le­gis­la­do­res mo­de­ra­rán las po­lí­ti­cas gu­ber­na­men­ta­les y harán más im­pro­ba­ble un Bre­xit du­ro.

“La ley más fun­da­men­tal de la Cons­ti­tu­ción de Reino Uni­do es que el Par­la­men­to es so­be­rano y pue­de ha­cer y des­ha­cer cual­quier ley que desee”, co­men­tó el má­xi­mo ma­gis­tra­do, lord John Tho­mas.

En teo­ría, el Par­la­men­to po­dría blo­quear el “Bre­xit”, pe­ro po­cos es­pe­ran que eso ocu­rra, da­do que los bri­tá­ni­cos vo­ta­ron por 52% con­tra 48% a fa­vor de aban­do­nar la Unión Eu­ro­pea en un re­fe­ren­do en ju­nio pa­sa­do.

El se­cre­ta­rio de Co­mer­cio In­ter­na­cio­nal, Liam Fox, di­jo que el Gobierno es­tá de­cep­cio­na­do con la de­ci­sión del tri­bu­nal y la es­tu­dia­rá con cui­da­do an­tes de de­ci­dir có­mo pro­ce­der.

“El país vo­tó en fa­vor de sa­lir de la Unión Eu­ro­pea en un re­fe­ren­do apro­ba­do por le­yes del Par­la­men­to. El Gobierno es­tá de­ci­di­do a res­pe­tar el re­sul­ta­do del re­fe­ren­do”, afir­mó Fox al Par­la­men­to.

BRE­XIT SI­GUE. La por­ta­voz de May de­jó cla­ro que el Gobierno pla­nea ce­ñir­se a su ca­len­da­rio y sos­tu­vo que “nues­tro plan si­gue sien­do in­vo­car al Ar­tícu­lo 50 a fi­nes de mar­zo,

cree­mos que el ca­len­da­rio le­gal de­be­ría per­mi­tir eso”, en re­fe­ren­cia al me­ca­nis­mo para ini­ciar las ne­go­cia­cio­nes de sa­li­da de la Unión Eu­ro­pea de acuer­do a lo es­ti­pu­la­do en el Tra­ta­do de Lis­boa.

Si los le­gis­la­do­res vo­ta­sen con­tra in­vo­car el ar­tícu­lo 50, po­dría co­men­zar una nue­va eta­pa de ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca. Si pre­sio­nan para ob­te­ner con­ce­sio­nes o sa­ber más so­bre la es­tra­te­gia de negociación de la pri­me­ra mi­nis­tra The­re­sa May a cam­bio de una apro­ba­ción, se­rá di­fí­cil ver a los ban­que­ros real­men­te tran­qui­los.

Un ar­tícu­lo de Bloom­berg des­ta­có, en es­te sen­ti­do, la re­co­men­da­ción de Car­los Ghosn, de Nis­san: lo me­jor que pue­den es­pe­rar los ban­cos pro­ba­ble­men­te sea más tiem­po y que se re­tra­se el pro­ce­so para po­ner en or­den sus pla­nes para el Bre­xit, pe­ro ¿es real­men­te un ali­vio? En reali­dad, na­die sa­be to­da­vía có­mo de­be­rían ser esos pla­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.