“Los pro­ble­mas no se so­lu­cio­nan en­vian­do una ley ca­da vez que exis­ta una pro­tes­ta”

Ac­tual­men­te exis­te un des­con­ten­to de la ciu­da­da­nía con las ins­ti­tu­cio­nes y con el rol del Es­ta­do, ¿el Es­ta­do o la ins­ti­tu­cio­na­li­dad no fue ca­paz de adap­tar­se a las nue­vas de­man­das o las de­man­das fue­ron más rá­pi­do de lo que el Es­ta­do pu­do ac­tuar? ¿Eso es l

Pulso - - Economia&dinero -

¿En­ton­ces ve co­mo al­go in­mi­nen­te una re­vi­sión al sis­te­ma tri­bu­ta­rio?

—Uno de los bue­nos apor­tes que po­dría ha­cer un nue­vo Gobierno, es una re­vi­sión sis­te­má­ti­ca, cohe­ren­te, del sis­te­ma tri­bu­ta­rio en su con­jun­to, lo cual pro­ba­ble­men­te va a agre­gar un par de años de in­cer­ti­dum­bre a lo que hay, pe­ro te­ner cer­te­za de un mal sis­te­ma no es una bue­na cer­te­za.

¿Cuá­les se­rían los cam­bios que us­ted im­pul­sa­ría?

—Pri­me­ro se de­be de­fi­nir cuál es la me­ta de re­cau­da­ción que se quie­re te­ner, por­que no to­das las me­tas son com­pa­ti­bles con un ob­je­ti­vo de cre­ci­mien­to. Acá se plan­teó una me­ta de re­cau­da­ción tri­bu­ta­ria y se di­jo que no iba a te­ner efec­tos en el cre­ci­mien­to, pe­ro hoy ve­mos que hay efec­tos, en­ton­ces la re­ce­ta tie­ne que ser cohe­ren­te con la su­ma de ob­je­ti­vos. Tie­ne que ha­ber un di­se­ño po­lí­ti­co, por­que es­ta no es só­lo una de­ci­sión téc­ni­ca, es una mez­cla de téc­ni­ca y po­lí­ti­ca. Hay que pen­sar en una Re­for­ma Tri­bu­ta­ria que fi­nan­cie el gas­to chi­leno por los pró­xi­mos 20 años de for­ma cla­ra, con un plan de desa­rro­llo con­sis­ten­te.

Pe­ro un cam­bio de es­ta mag­ni­tud pue­de to­mar in­clu­so los cua­tro años del pró­xi­mo Gobierno, ¿lo ve fac­ti­ble?

—Lo más ló­gi­co es que se to­me el tiem­po que sea ne­ce­sa­rio para ha­cer una bue­na re­for­ma. Y para ello se re­quie­re un año de es­tu­dio só­lo para di­se­ñar lo que se quie­re. Des­pués para re­dac­tar­lo son dos a tres me­ses de tra­ba­jo por lo me­nos, o sea una bue­na re­for­ma abar­ca­ría un año y me­dio de tra­ba­jo sim­ple­men­te para ter­mi­nar con un buen pro­yec­to. ¡Has­ta cuán­do se­gui­mos con es­te ti­po de administración po­pu­lis­ta que su­po- ne que se pue­den ha­cer re­for­mas com­ple­jas co­mo quien pre­pa­ra una ta­za de ca­fé ins­tan­tá­neo, co­mo echar agua, re­vol­ver y sa­car una re­for­ma edu­ca­cio­nal o una re­for­ma tri­bu­ta­ria! No, es­to no fun­cio­na así, por­que al fi­nal se ter­mi­na to­man­do un bre­ba­je de muy mal gus­to.

Jun­to a la Re­for­ma Tri­bu­ta­ria ha ve­ni­do un cam­bio en la mi­ra­da del SII, a un rol mu­cho más fis­ca­li­za­dor ¿có­mo ve es­te cam­bio de mi­ra­da?

—Es­ta­mos vien­do den­tro del área de fis­ca­li­za­ción del SII in­ter­pre­ta­cio­nes bas­tan­te agre­si­vas que han ter­mi­na­da en con­flic­tos ju­rí­di­cos. Si bien eso no es ma­lo en sí mis­mo, la pre­gun­ta que hay que ha­cer­se es si tie­ne sen­ti­do que el SII asu­ma el rol equi­va­len­te al de una pla­ni­fi­ca­ción agre­si­va más allá de lo ra­zo­na­ble. Es esen­cial que el área nor­ma­ti­va del SII ten­ga un con­trol so­bre el fon­do de las dis­cu­sio­nes y que opor­tu­na­men­te se re­vi­sen, por­que ca­da vez que se pro­du­ce un con­flic­to so­bre la ba­se de una in­ter­pre­ta­ción con po­co sus­ten­to en el tex­to de la ley por par­te del SII, in­de­pen­dien­te­men­te que el ser­vi­cio ga­ne o pier­da ge­ne­ra un gra­do de in­cer­ti­dum­bre. Si se trans­for­ma en im­pre­de­ci­ble por­que no obe­de­ce a la lec­tu­ra ha­bi­tual de las nor­mas, no obe­de­ce a la tra­di­ción ju­rí­di­ca nor­mal, en­ton­ces es bas­tan­te gra­ve cuan­do se pier­de el con­trol de la fis­ca­li­za­ción.

¿Y eso es lo que es­tá pa­san­do hoy en día en el SII?

—Hoy en día hay un po­co de eso. Hay una es­pe­cie de pre­sión por co­brar im­pues­tos a co­mo de lu­gar so­bre la ba­se de cual­quier teo­ría. Hay per­so­nas que lo en­tien­den así, no es to­do el Ser­vi­cio, hay fis­ca­li­za­do­res que tie­nen esas po­si­cio­nes y creo que le hacen un mal fa­vor al SII y a la eco­no­mía.

¿ Le fal­tó ma­yor in­de­pen­den­cia al SII a la ho­ra de emi­tir que­re­llas?

—Al prin­ci­pio le fal­tó pro­li­ji­dad. Se de­ja­ron, pro­ba­ble­men­te, pre­sio­nar por el am­bien­te, por los me­dios en su mi­nu­to. No ha­bía con­sis­ten­cia en to­das las que­re­llas que se pre­sen­ta­ron. Ha­bía per­so­nas que apa­re­cie­ron que­re­lla­das con una bo­le­ta y otras per­so­nas que se su­po­ne que no de­be­rían por­que no tie­ne nin­gu­na re­le­van­cia, no obe­de­ce a los cri­te­rios tra­di­cio­na­les de pre­sen­ta­ción de que­re­llas del Ser­vi­cio.

¿Es­to de­te­rio­ra la ins­ti­tu­cio­na­li­dad?

—El SII hace fis­ca­li­za­cio­nes en las que pre­ten­de co­brar im­pues­tos so­bre la ba­se de teo­rías que no tie­nen mu­cho sus­ten­to en la ley ni en la tra­di­ción ju­rí­di­ca. Por otro la­do , los Tribunales de Justicia que acep­tan o de­ci­den ca­sos sin te­ner un fun­da­men­to muy cohe­ren­te con la ley o los pre­ce­den­tes van de­te­rio­ran­do el Es­ta­do de De­re­cho.

Us­ted ha cri­ti­ca­do bas­tan­te lo que ha he­cho el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co en los ca­sos de fi­nan­cia­mien­to de la po­lí­ti­ca y su in­ter­ac­ción con el SII, ¿se va tam­bién per­dien­do el Es­ta­do de De­re­cho en esos ti­pos de ca­sos?

—La ley es bas­tan­te cla­ra en cuan­to a qué ser­vi­cio tie­ne la prio­ri­dad y el pri­vi­le­gio de ini­ciar in­ves­ti­ga­cio­nes y ac­cio­nes en ma­te­ria de de­li­tos tri­bu­ta­rios. Por ello, si uno ve al Mi­nis­te­rio Pú­bli­co que in­clu­so dic­ta ins­truc­cio­nes que van en con­tra de lo que se­ña­la ley, hay una ma­ni­fes­ta­ción de po­ca se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca y de fal­ta de Es­ta­do de De­re­cho, de fal­ta de pre­dic­ti­bi­li­dad res­pec­to de cuál va a ser la con­duc­ta de los agen­tes del Es­ta­do, el SII y el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co. —El pro­ble­ma tie­ne que ver con li­de­raz­go po­lí­ti­co, con res­pon­sa­bi­li­dad po­lí­ti­ca, cuan­do uno de­cía años atrás, te­ne­mos que mo­der­ni­zar el Es­ta­do, y en lu­gar de eso se­gui­mos ha­cien­do más de lo mis­mo. No se bus­ca ca­li­dad en los ser­vi­cios, sino que sim­ple­men­te dar­les más di­ne­ros sin ne­ce­sa­ria­men­te me­jo­rar los ser­vi­cios que per­ci­be la po­bla­ción. Ejem­plos de es­to son sa­lud y edu­ca­ción, don­de se gas­ta y se gas­ta más di­ne­ro que se tra­du­ce en más suel­do para los em­plea­dos de la sa­lud y de la edu­ca­ción, que han me­jo­ra­do sus­tan­cial­men­te sus re­mu­ne­ra­cio­nes a lo lar­go de los años y la ca­li­dad del ser­vi­cio si­gue sien­do el mis­mo.

En­ton­ces, ¿có­mo se ca­na­li­zan las de­man­das ciu­da­da­nas?

—Ese es jus­ta­men­te el pun­to, la res­pues­ta fren­te a una ne­ce­si­dad es to­mar­la en se­rio. Los pro­ble­mas no se so­lu­cio­nan en­vian­do un pro­yec­to de ley ca­da vez que exis­ta una pro­tes­ta. Nos he­mos acos­tum­bra­do a que la fun­ción po­lí­ti­ca se tra­duz­ca en co­rrer rá­pi­da­men­te con un pro­yec- to de ley mal es­cri­to para que sea apro­ba­do oja­lá en una se­ma­na, y con eso se so­lu­cio­nó el pro­ble­ma, pe­ro los pro­ble­mas son más com­ple­jos y se so­lu­cio­nan con ges­tión.

—No só­lo en es­te Gobierno, ha ve­ni­do ocu­rrien­do con bas­tan­te fre­cuen­cia pro­ba­ble­men­te en los úl­ti­mos tres a cua­tro go­bier­nos. El Tran­san­tia­go es un buen ejem­plo de eso, de al­go que se pen­só, te­nía una can­ti­dad de su­pues­tos de eje­cu­ción, pe­ro que si­gue sin fun­cio­nar co­mo se pen­sa­ba.

¿Eso pa­sa por la mi­ra­da más cor­to­pla­cis­ta de los go­bier­nos al pen­sar só­lo en sus cua­tro años que du­ra su pe­río­do?

—Na­die quie­re pa­gar los cos­tos po­lí­ti­cos. El di­se­ño que te­ne­mos hoy día don­de los par­la­men­ta­rios pue­den re­ele­gir­se eter­na­men­te, hacen que su úni­ca fun­ción re­le­van­te sea caer­le bien a su po­bla­ción de vo­tan­tes a cual­quier pre­cio, in­de­pen­dien­te­men­te de que aprue­ben re­glas o nor­mas o las es­tu­dien o no, que fun­cio­nen o no fun­cio­nen.

¿Có­mo se mo­der­ni­za el Es­ta­do con es­te te­ma?

—Es­to re­quie­re un tra­ba­jo se­rio de buen di­se­ño, eje­cu­ción y ade­más gra­dual. Hay que par­tir po­nién­do­se de acuer­do en una for­ma de ad­mi­nis­trar y ges­tio­nar el Es­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.