Nue­vo pre­si­den­te en­fren­ta­rá ajus­te de la Re­ser­va Fe­de­ral

El cam­bio de ad­mi­nis­tra­ción en Es­ta­dos Uni­dos coin­ci­de con el ini­cio del pro­ce­so de nor­ma­li­za­ción mo­ne­ta­ria. El rit­mo de ajus­te, eso sí, de­pen­de­rá de quién lle­gue a la Ca­sa Blan­ca.

Pulso - - En Portada - MAR­CE­LA VÉ­LEZ-PLICKERT Des­de Fránc­fort

LOS MER­CA­DOS es­tán en vi­lo, a la es­pe­ra de sa­ber quién se­rá el su­ce­sor de Ba­rack Oba­ma, y quien mar­que la pau­ta pa­ra la eco­no­mía más gran­de del pla­ne­ta, al me­nos por los pró­xi­mos cua­tro años. Es­tra­te­gas de Bar­clays pro­yec­tan una caí­da de al me­nos 11% en el mer­ca­do de ac­cio­nes, si triun­fa el re­pu­bli­cano Do­nald Trump. No es que los in­ver­sio­nis­tas sean fa­ná­ti­cos de la de­mó­cra­ta Hi­llary Clin­ton, que ha pro­me­ti­do más im­pues­tos y re­gu­la­cio­nes; pe­ro le te­men a la in­cer­ti­dum­bre que ge­ne­ran las múl­ti­ples pro­me­sas de Trump en ma­te­ria eco­nó­mi­ca. Es­pe­cial­men­te aho­ra, cuan­do el cam­bio de man- do en la Ca­sa Blan­ca coin­ci­de con el in­gre­so de la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se a una nue­va eta­pa. La Re­ser­va Fe­de­ral, fi­nal­men­te, pa­re­ce lista pa­ra dar ini­cio a su pro­ce­so de nor­ma­li­za­ción mo­ne­ta­ria. Es­to sig­ni­fi­ca re­du­cir los es­tí­mu­los y de­jar que la eco­no­mía se val­ga por su pro­pio di­na­mis­mo. El re­sul­ta­do de las elecciones pue­de mo­di­fi­car o in­te­rrum­pir es­te pro­ce­so.

“La nor­ma­li­za­ción de la ta­sa de in­te­rés em­pe­zó en di­ciem­bre 2015 y ha si­do un pro­ce­so len­to. Las con­di­cio­nes eco­nó­mi­cas son fa­vo­ra­bles pa­ra un nue­vo in­cre­men­to en di­ciem­bre; y a par­tir de es­ta fe­cha se se­gui­rá con in­cre­men­tos mo­des­tos”, afir­ma Ma­rit­za Ca­be­zas, economista se­nior de ABN Am­ro, quien pro­yec­ta que la Fed rea­li­za­rá al me­nos dos al­zas más.

(En un es­ce­na­rio de al­za de ta­sas) los mer­ca­dos emer­gen­tes con dé­fi­cit de cuen­ta co­rrien­te po­drían su­frir es­pe­cial­men­te.

Si Clin­ton re­sul­ta elec­ta la re­la­ción en­tre la Ca­sa Blan­ca y la Fed se­rá cor­dial, aun­que ten­sa.

“La nor­ma­li­za­ción de la ta­sa de in­te­rés em­pe­zó en di­ciem­bre de 2015 y ha si­do un pro­ce­so len­to”, di­ce un ex­per­to.

Ali­cia García He­rre­ro, de Na­ti­xis Re­search, afir­ma que no hay nin­gu­na ra­zón eco­nó­mi­ca pa­ra que la Re­ser­va Fe­de­ral no avan­ce con el re­ti­ro del es­tí­mu­lo mo­ne­ta­rio. De he­cho, con­si­de­ra que, in­de­pen­dien­te de lo que pa­se en ma­te­ria elec­to­ral, la Fed avan­za­rá en di­ciem­bre con un al­za de 25 pun­tos, se­gui­da de tres al­zas por un to­tal de 75 pun­tos ba­se el pró­xi­mo año. Un es­ce­na­rio an­te el cual, ad­vier­te, los mer­ca­dos emer­gen­tes con dé­fi­cits de cuen­ta co­rrien­te po­drían su­frir es­pe­cial­men­te. El dé­fi­cit de Chi­le es de 1,1% del PIB al se­gun­do tri­mes­tre.

La pro­yec­ción su­pera a la de la pro­pia Fed, que apun­ta a que la ta­sa de re­fe­ren­cia pa­sa­rá del ran­go de 0,25%-0,50% ac­tual a 1,1% ha­cia fi­na­les del pró­xi­mo año. El pre­si­den­te de la Re­ser­va Fe­de­ral de San Luis, Ja­mes Bu­llard, ha in­sis­ti­do que Es­ta­dos Uni­dos ten­drá un es­ce­na­rio de ta­sas de in­te­rés ba­jas, al me­nos por los pró­xi­mos dos o tres años.

De he­cho, Jim Si­ne­gal, ana­lis­ta se­nior de Mor­nings­tar cree que el úl­ti­mo co­mu­ni­ca­do de la Fed es con­sis­ten­te con es­te es­ce­na­rio, por lo que man­tie­ne su pro­yec­ción de que la ta­sa lle­ga­rá a tan so­lo 2,25% ha­cia 2020.

Cam­bio de pla­nes Pe­ro to­do pue­de cam­biar a par­tir de ma­ña­na. “Si ga­na Clin­ton se es­pe­ra que ha­ya más con­ti­nui­dad en la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca; si ga­na Trump, es­pe­ra­mos más ines­ta­bi­li­dad en los mer­ca­dos e im­pac­to ne­ga­ti­vo pa­ra la eco­no­mía al me­nos en el cor­to plazo. La po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria en es­te es­ce­na­rio cam­bia­ría”, ex­pli­ca Ca­be­zas. Al igual que ella, hay ana­lis­tas que creen que la Fed de­be­ría ver­se obli­ga­da a pos­ter­gar nue­va­men­te la es­pe­ra­da se­gun­da al­za de ta­sa de in­te­rés, des­de su mo­vi­mien­to ha­ce un año.

Se­gún Ca­be­zas, da­do que la Fed es un or­ga­nis­mo in­de­pen­dien­te, su de­ci­sión no se­ría po­lí­ti­ca, sino que más bien obe­de­ce­ría al shock de cor­to plazo que su­fri­rían los mer­ca­dos y la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se, lo que crea­ría un es­ce­na­rio po­co pro­pi­cio pa­ra ele­var la ta­sa de in­te­rés.

Sin em­bar­go, Peter Con­ti-Brown, pro­fe­sor de Whar­ton School, cree que sí hay un fac­tor po­lí­ti­co más di­rec­to. “Si Hi­llary Clin­ton re­sul­ta elec­ta, la re­la­ción en­tre la Ca­sa Blan­ca y la Fed se­rá cor­dial, aun­que ten­sa en al­gún mo­men­to, co­mo siem­pre lo ha si­do en pe­río­dos de ajus­te mo­ne­ta­rio. Pe­ro ba­jo una pre­si­den­cia de Trump, cual­quier al­za de la ta­sa de in­te­rés po­dría des­en­ca­de­nar una ver­da­de­ra gue­rra con la Ca­sa Blan­ca”, ex­pli­ca el tam­bién au­tor de “El po­der e in­de­pen­den­cia de la Re­ser­va Fe­de­ral”.

In­fluen­cia en la Fed In­clu­so la pro­pia in­de­pen­den­cia de la Fed es vis­ta en ries­go ba­jo una pre­si­den­cia de Trump, quien ha pro­me­ti­do re­mo­ver de su car­go a la pre­si­den­ta del or­ga­nis­mo, Ja­net Ye­llen. “Él pue­de de­man­dar su re­nun­cia, pe­ro ha­bría que ver si los tri­bu­na­les lo acep­tan. Lo cier­to es que hay un área gris so­bre qué pa­sa en ese ca­so”, ad­vier­te el pro­fe­sor de Whar­ton. Más allá del ca­so de Ye­llen, eco­no­mis­tas ad­vier­ten que el per­ma­nen­te ata­que de Trump a la Fed, a la que acu­sa de ac­tuar ali­nea­da a fa­vor de los de­mó­cra­tas, po­dría re­dun­dar en el de­te­rio­ro de su cre­di­bi­li­dad. “Y al fi­nal del día, la fun­ción de la Fed es efec­ti­va so­lo en la me­di­da en que man­tie­ne la con­fian­za del pú­bli­co”, agre­ga Con­ti-Brown.

Pe­ro una pre­si­den­cia de Hi­llary Clin­ton tam­bién trae­ría cam­bios a la Re­ser­va Fe­de­ral. La de­mó­cra­ta ha anun­cia­do que bus­ca­rá re­for­mar la cons­ti­tu­ción del or­ga­nis­mo prin­ci­pal de de­ci­sio­nes, el Co­mi­té Fe­de­ral de Mer­ca­do Abier­to, pa­ra re­du­cir la in­fluen­cia que tie­ne el vo­to de los gran­des ban­cos, y -a su vez- dar más po­der a los miem­bros ele­gi­dos por la vía de­mo­crá­ti­ca. En el ban­co ale­mán Be­ren­berg creen que, ba­jo una pre­si­den­cia de Clin­ton, Ye­llen ter­mi­na­ría su pe­río­do, que ven­ce en fe­bre­ro de 2018. Sin em­bar­go, Clin­ton op­ta­ría por des­car­tar los dos no­mi­na­dos por Ba­rack Oba­ma pa­ra es­co­ger dos eco­no­mis­tas más fa­vo­ra­bles a una po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria ex­pan­si­va. A es­to se su­man los pla­nes de en­tre­gar más po­de­res al or­ga­nis­mo de Pro­tec­ción Fi­nan­cie­ra del Con­su­mi­dor, crea­do por la se­na­do­ra Eli­za­beth Wa­rren, quien pri­me­ro apo­yó a Ber­nie San­ders, pe­ro se su­mó lue­go a la cam­pa­ña de Clin­ton ba­jo la con­di­ción de que es­ta adop­te su agen­da. Wa­rren es co­no­ci­da por su per­fil an­ti ca­pi­ta­lis­ta y con­tra­ria a los gran­des ban­cos, y el nue­vo or­ga­nis­mo es­tá pla­nea­do pa­ra que adop­te un ma­yor rol en el di­se­ño e im­ple­men­ta­ción de re­gu­la­cio­nes pa­ra la in­dus­tria ban­ca­ria y fi­nan­cie­ra. La cla­ve, en el ca­so de un triun­fo de Clin­ton, es­tá en si los de­mó­cra­tas lo­gran la ma­yo­ría en el Se­na­do. Eso fa­ci­li­ta­ría que lle­ve ade­lan­te sus re­for­mas, in­clu­yen­do el nue­vo per­fil de la Re­ser­va Fe­de­ral.

Los mer­ca­dos, mien­tras tan­to, pa­re­cen con­cen­tra­dos en el pa­no­ra­ma ge­ne­ral. Por eso, vi­vie­ron un ver­da­de­ro rally ape­nas el FBI des­pe­jó las du­das en torno a la in­ves­ti­ga­ción de los co­rreos de Hi­llary Clin­ton. De las re­for­mas que ven­gan más ade­lan­te se preo­cu­pa­rán des­pués.

FO­TO: BLOOM­BERG

La pró­xi­ma reunión de po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria del ban­co cen­tral es­ta­dou­ni­den­se se­rá el 13 y 14 de di­ciem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.