An­ti na­tu­ra

La le­gis­la­ción so­bre iden­ti­dad de gé­ne­ro con to­da se­gu­ri­dad pue­de ser ex­tra­or­di­na­ria­men­te de­ter­mi­nan­te en el fu­tu­ro de la pa­tria.

Pulso - - Opinion - El au­tor es pro­fe­sor ti­tu­lar cá­te­dra de Éti­ca y Res­pon­sa­bi­li­dad Em­pre­sa­rial ESE Bu­si­ness School de la Uni­ver­si­dad de los An­des (ape­zoa.ese@uan­des.cl). ÁL­VA­RO PEZOA BISSIÈRES

LOS SIG­NOS de que Chi­le va ca­mino al des­pe­ña­de­ro son ca­da vez más evi­den­tes. No úni­ca­men­te por la ma­la ca­li­dad de su Go­bierno, ni las pé­si­mas y mal im­plan­ta­das re­for­mas es­truc­tu­ra­les en mar­cha, ni por el dé­bil com­por­ta­mien­to de su eco­no­mía. Sien­do to­do ello una la­men­ta­ble reali­dad, hay más y peor.

Ade­más, no con­for­mes con que­rer le­gis­lar con­tra la vi­da, hay quie­nes se em­pe­ñan en ha­cer­lo de­re­cha­men­te con­tra la na­tu­ra­le­za mis­ma de las per­so­nas. Es el ca­so del pro­yec­to de ley que re­co­no­ce y pro­te­ge el de­re­cho a la iden­ti­dad de gé­ne­ro. El ar­tícu­lo 1° del men­cio­na­do pro­yec­to, hoy en el Se­na­do, re­sul­ta es­cla­re­ce­dor de lo que hay en jue­go en el mis­mo, cuan­do se­ña­la que: “Se en­ten­de­rá por iden­ti­dad de gé­ne­ro la vi­ven­cia in­ter­na e in­di­vi­dual del gé­ne­ro tal co­mo ca­da per­so­na la sien­te res­pec­to de sí mis­ma, la cual pue­de co­rres­pon­der o no con el se­xo asig­na­do al mo­men­to del na­ci­mien­to”.

Se­gún el ar­tícu­lo en co­men­to, el se­xo se­ría una cua­li­dad asig­na­da al mo­men­to del na­ci­mien­to, no una reali­dad exis­ten­te cons­ta­ta­da en ese ins­tan­te. De en­tra­da se po­ne así en entredicho la ra­di­ca­li­dad im­plí­ci­ta en la con­di­ción emi­nen­te­men­te se­xua­da de la per­so­na hu­ma­na, la que se ma­ni­fies­ta tan­to en sus di­men­sio­nes cor­pó­reas co­mo sí­qui­cas, sien­do un cons­ti­tu­ti­vo esen­cial de la mis­ma.

Pa­ra mi­nar la pro­fun­da rai­gam­bre na­tu­ral de la se­xua­li­dad que ha­ce que las per­so­nas sean va­ro­nes o mu­je­res, se in­tro­du­ce la no­ción de gé­ne­ro. Al ha­blar de gé­ne­ro se es­tá re­mi­tien­do a una ca­te­go­ría re­la­cio­nal y no a una dis­tin­ción de iden­ti­dad na­tu­ral. De he­cho, se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, es­te se re­fie­re a “los ro­les so­cial­men­te cons­trui­dos, com­por­ta­mien­tos, ac­ti­vi­da­des y atri­bu­tos que una so­cie­dad con­si­de­ra co­mo apro­pia­dos pa­ra hom­bres y mu­je­res”. Se tra­ta­ría en­ton­ces de una cons­truc­ción so­cial y no de una dis­tin­ción na­tu­ral e in­trín­se­ca de la per­so­na hu­ma­na. Por eso es que, sin des­me­dro del se­xo que un in­di­vi­duo po­sea -o del se­xo que sea-, lo re­le­van­te aho­ra se­ría su vi­ven­cia in­ter­na e in­di­vi­dual del gé­ne­ro tal co­mo aquel lo sien­ta res­pec­to de sí mis­mo -es de­cir, de for­ma pu­ra­men­te sub­je­ti­va, sen­so­rial y sen­ti­men­tal- aque­llo que pa­sa a ser re­le­van­te pa­ra la iden­ti­dad de una per­so­na. De tal ma­ne­ra, el gé­ne­ro no es una reali­dad de la na­tu­ra­le­za, sino una cua­li­dad dis­po­ni­ble en la so­cie­dad pa­ra ser ele­gi­da li­bre­men­te y en el mo­men­to de la vi­da que ese sen­tir in­te­rior pa­rez­ca co­brar fuerza en ca­da per­so­na in­di­vi­dual. Una vez acep­ta­da e in­tro­du­ci­da en el or­de­na­mien­to ju­rí­di­co del país una ley con las ca­rac­te­rís­ti­cas del pro­yec­to en trá­mi­te legislativo se ge­ne­ra­rán al me­nos dos con­se­cuen­cias gra­ves.

LA PRI­ME­RA de or­den an­tro­po­ló­gi­co: la idea de ser hu­mano re­co­gi­da en él ha­brá si­do mo­di­fi­ca­da en sus fun­da­men­tos, des­co­no­cien­do la exis­ten­cia de una na­tu­ra­le­za pro­pia­men­te hu­ma­na, de­jan­do en­tre­ga­da a la cons­truc­ción so­cial -con to­das las ar­bi­tra­rias mu­ta­cio­nes ima­gi­na­bles e inima­gi­na­bles que ello pue­da sig­ni­fi­car en el tiem­po- la com­pren­sión so­bre la cons­ti­tu­ción del ser per­so­nal. La se­gun­da de ca­rác­ter prác­ti­co. Se abri­rá la puer­ta pa­ra un sin­nú­me­ro de si­tua­cio­nes equí­vo­cas o erró­neas. Des­de lue­go, ya no ten­drá ma­yor sen­ti­do de­fen­der que el ma­tri­mo­nio es un con­tra­to en­tre un hom­bre y una mu­jer. Ello no se­rá re­le­van­te cuan­do lo de­fi­ni­to­rio en la iden­ti­dad per­so­nal sea el gé­ne­ro y no el se­xo.

De pa­so, tam­po­co la de­ter­mi­na­ción de qué es una fa­mi­lia, ins­ti­tu­ción ya tan va­pu­lea­da y des­fi­gu­ra­da. ¿Cuán­tos ti­pos de gé­ne­ro lle­ga­rán a ser re­co­no­ci­dos? En la ac­tua­li­dad exis­ten lis­tas que in­clu­yen más de 30 di­fe­ren­tes, su­peran­do cual­quier fic­ción al res­pec­to. Co­mo se tra­ta de una cues­tión de ín­do­le ab­so­lu­ta­men­te sub­je­ti­va, en prin­ci­pio pue­den dar­se tan­tos gé­ne­ros co­mo su­je­tos in­di­vi­dua­les exis­tan. De allí que des­de que la ideo­lo­gía de gé­ne­ro co­men­zó a te­ner in­fluen­cia real en la hu­ma­ni­dad, las enu­me­ra­cio­nes ti­po­ló­gi­cas han cre­ci­do cons­tan­te­men­te lle­gan­do al ab­sur­do. Por otra par­te, ¿cuán­tas ve­ces una mis­ma per­so­na po­drá ale­gar que cam­bió de gé­ne­ro? Al fi­nal de cuen­ta se tra­ta­rá de sus sen­ti­res in­te­rio­res, tan vo­lu­bles co­mo ines­cru­ta­bles pa­ra los de­más miem­bros de la co­mu­ni­dad. ¿Y qué de­cir so­bre la edu­ca­ción de los hi­jos?, ¿es es­pe­ra­ble que los pa­dres pue­dan for­mar­los te­nien­do en con­si­de­ra­ción su na­tu­ral con­di­ción se­xua­da o, pen­san­do en sus de­re­chos in­di­vi­dua­les, ten­drán que es­for­zar­se en que sus vás­ta­gos ex­pe­ri­men­ten di­ver­sos gé­ne­ros pa­ra que des­pués pue­dan op­tar por el que sus sen­ti­mien­tos le in­di­quen? ¿O se­rá la edu­ca­ción es­co­lar la que se ha­rá car­go de mos­trar a los in­fan­tes y ado­les­cen­tes la am­plia ga­ma de gé­ne­ros en­tre los que ellos po­drán ele­gir, de­jan­do a los pa­dres de “ma­nos ata­das”, con po­co o na­da que en­se­ñar de pri­me­ra fuen­te en la ma­te­ria?

Co­mo se pue­de apre­ciar, la le­gis­la­ción so­bre iden­ti­dad de gé­ne­ro con to­da se­gu­ri­dad pue­de re­sul­tar ser ex­tra­or­di­na­ria­men­te de­ter­mi­nan­te pa­ra la pa­tria, pues en ella se jue­gan par­te im­por­tan­te de los pi­la­res que con­fi­gu­ran el or­den so­cial: la pro­pia iden­ti­dad per­so­nal, el ma­tri­mo­nio, la fa­mi­lia y la edu­ca­ción de los hi­jos, por men­cio­nar al­gu­nos de la má­xi­ma re­le­van­cia. Su im­pac­to des­truc­tor su­pe­rará con cre­ces cual­quier pre­ten­di­do in­ten­to por dar so­lu­ción a si­tua­cio­nes par­ti­cu­la­res ex­cep­cio­na­les. Es es­ta una prue­ba más de que “no só­lo de pan vi­ve el hom­bre” y que ocu­par­se por de­fen­der los prin­ci­pios que ema­nan de la na­tu­ra­le­za hu­ma­na pue­de ser lar­ga­men­te más im­por­tan­te pa­ra el fu­tu­ro de Chi­le que, por ejem­plo, la le­gí­ti­ma preo­cu­pa­ción por la con­duc­ción de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca, aun re­co­no­cien­do la enor­me re­le­van­cia de es­ta úl­ti­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.