Eli­gien­do lo me­nos ma­lo,

Una de las par­ti­cu­la­ri­da­des más lla­ma­ti­vas -y an­gus­tian­tes- es que la elec­ción en Es­ta­dos Uni­dos nun­ca tu­vo que ver con es­co­ger al me­jor Pre­si­den­te, sino al me­nos ma­lo de en­tre dos can­di­da­tos.

Pulso - - Front Page - por Ca­rol Bown

AHORAS DE sa­ber el re­sul­ta­do de las elecciones en EEUU, una de las ca­rre­ras pre­si­den­cia­les más du­ras y me­diá­ti­cas del úl­ti­mo tiem­po pa­re­ce no ce­der an­te la tentación de rom­per los es­que­mas, de con­fun­dir­nos has­ta de­cir có­mo es po­si­ble, no en­tien­do na­da, qué vie­ne aho­ra. Y, co­mo ha si­do la tó­ni­ca del due­lo Clin­ton/Trump, los mo­ti­vos no ne­ce­sa­ria­men­te res­pon­den a lo que uno es­pe­ra­ría de dos can­di­da­tos pre­si­den­cia­les. Co­mo si la ca­rre­ra ape­la­ra a un dé­fi­cit aten­cio­nal ge­ne­ra­li­za­do de la opi­nión pú­bli­ca, el de­ba­te ha pro­pues­to un mo­sai­co de aris­tas y ha abier­to po­lé­mi­cas de to­do ti­po. El mis­mí­si­mo FBI co­bró un pro­ta­go­nis­mo inusual al re­cor­dar­nos -una vez más- el es­cán­da­lo de los emails de la otro­ra se­cre­ta­ria de Es­ta­do, pa­ra pos­te­rior­men­te des­car­tar mé­ri­to su­fi­cien­te pa­ra se­guir con la in­ves­ti­ga­ción. Y si bien el anun­cio del FBI só­lo ha­bló de reaper­tu­ra de la in­ves­ti­ga­ción, el tra­go fue amar­go pa­ra el co­man­do de­mó­cra­ta y las en­cues­tas su­gie­ren, pe­se a to­dos los pe­ros, que las sor­pre­sas es­ti­lo Bre­xit son ve­ro­sí­mi­les.

Cuan­do la ba­lan­za pa­re­cía in­cli­nar­se de­fi­ni­ti­va­men­te al la­do azul, el re­la­to qui­so re­to­mar el clí­max. Más que nun­ca la ten­sión pa­re­ce no en­con­trar te­cho, el es­fuer­zo ana­lí­ti­co ra­cio­nal pa­re­ce no ser su­fi­cien­te pa­ra po­ner pa­ños fríos, los ex­per­tos no lo­gran con­sen­sos en torno al desen­la­ce, la es­pe­cu­la­ción del mie­do es pal­pa­ble, y na­die lo­gra aún ex­pli­car­se có­mo un hom­bre au­to­ri­ta­rio, po­pu­lis­ta y na­cio­na­lis­ta, que va en con­tra de to­do lo que dic­ta el sen­ti­do co­mún, pue­de es­tar dan­do pe­lea pa­ra ha­cer­se car­go de una po­ten­cia mun­dial.

La lo­cu­ra de Trump se en­car­gó de con­ven­cer­nos de que, in­de­pen­dien­te del co­lor y de la ideo­lo­gía, pre­fe­rir a Clin­ton no era só­lo un vo­to por un de­mó­cra­ta so­bre un re­pu­bli­cano, sino un vo­to por la sen­sa­tez so­bre el de­li­rio, la cor­du­ra so­bre el des­con­trol, la con­ti­nui­dad so­bre la im­pre­vi­si­bi­li­dad ab­so­lu­ta. Con to­do, esa pre­mi­sa se fue des­di­bu­jan­do y, en la an­te­sa­la de la vo­ta­ción, la in­cer­ti­dum­bre es tal que in­clu­so al­gu­nos, in­sig­nias de in­de­pen­den­cia y ob­je­ti­vi­dad, se cua­dran ma­ni­fies­ta­men­te con Hi­llary Clin­ton.

Lo evi­den­te es que, más allá del re­sul­ta­do y de las con­se­cuen­cias que cual­quie­ra de las dos ad­mi­nis­tra­cio­nes pue­da te­ner en el fu­tu­ro de EEUU y del res­to del mun­do, la fie­bre elec­cio­na­ria ya ha ro­to pa­ra­dig­mas y pro­me­te cul­ti­var efec­tos aún in­cal­cu­la­bles.

Pro­ba­ble­men­te una de las par­ti­cu­la­ri­da- des más lla­ma­ti­vas -y an­gus­tian­tes-, es que es­ta elec­ción nun­ca tu­vo que ver con es­co­ger al me­jor re­pre­sen­tan­te, sino al me­nos ma­lo. El te­rror de la cam­pa­ña de Trump hi­zo de es­ta una ca­rre­ra de te­rror, en que la idea de es­co­ger a un can­di­da­to tan do­lo­ro­sa­men­te vul­gar se vol­vió real, por­que pa­ra mu­chos, es­te­mos o no de acuer­do, pue­de no ser peor que ele­gir a al­guien que es­ta­ría, su­pues­ta­men­te, li­ga­da a co­rrup­ción, a men­ti­ras y a ejer­ci­cios frau­du­len­tos.

La sen­sa­ción que que­da es de des­con­cier­to, por­que mien­tras Trump ha­bla de “Ma­ke Ame­ri­ca great again”, Clin­ton y sus cer­ca­nos re­fu­tan afir­man­do que EEUU es el país más gran­de del pla­ne­ta. To­do es­tá mal y to­do es­tá muy bien. Cam­bio y con­ti­nui­dad. Te­mor y tran­qui­li­dad.

Lo que no de­ja de lla­mar la aten­ción es que una ta­ja­da im­por­tan­te de la po­bla­ción de EEUU te­me y la cam­pa­ña de Trump ju­gó con ese te­mor. Y ese te­mor, ga­ne quien ga­ne, es un he­cho ins­ta­la­do, una ma­ni­fes­ta­ción vis­ce­ral de la in­cer­ti­dum­bre de un país apa­ren­te­men­te con­fun­di­do y po­la­ri­za­do.

CA­ROL BOWN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.