Do­nald Trump su­pera a Hi­llary Clin­ton en re­ñi­da elec­ción pre­si­den­cial

Tem­pra­na­men­te el can­di­da­to re­pu­bli­cano se im­pu­so a la op­ción de­mó­cra­ta. Fu­tu­ros de las bol­sas se hun­die­ron y pe­so me­xi­cano se des­plo­mó tras co­no­cer­se pri­me­ros re­sul­ta­dos.

Pulso - - Front Page - PAU­LA NAMUR/F. GUE­RRE­RO

—El año del mono, el año de los cis­nes ne­gros. Llá­me­lo co­mo quie­ra. Pe­ro es­te año va a pa­sar a la his­to­ria co­mo uno en que ocu­rrie­ron mu­chos he­chos ines­pe­ra­dos, o por lo me­nos uno en que la ca­pa­ci­dad de pre­de­cir vol­vió a que­dar en en­tre­di­cho. Con­tra to­dos los pro­nós­ti­cos que ha­bla­ban de un triun­fo pa­ra la can­di­da­ta de­mó­cra­ta Hi­llary Clin­ton, ano­che el re­pu­bli­cano Do­nald Trump lo­gró re­ver­tir la ten­den­cia de las en­cues­tas y po­drá ser ele­gi­do co­mo el pró­xi­mo Pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos.

De un to­tal de 538 vo­tos elec­to­ra­les, el re­pu­bli­cano aca­pa­ra­ba 266, mien­tras que la ex pri­me­ra da­ma y ex se­cre­ta­ria de Es­ta­do se que­da­ba con 218 al cie­rre de es­ta edi­ción. Trump se que­dó con Flo­ri­da, Ohio, Io­wa y Ca­ro­li­na del Nor­te, mien­tras que Clin­ton se ad­ju­di­có Illi­nois y va­rios es­ta­dos en la Cos­ta Es­te.

En la con­tien­da le­gis­la­ti­va, los re­pu­bli­ca­nos man­ten­drán el con­trol que lo­gra­ron ha­ce seis años en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes, y tam­bién man­ten­drán el Se­na­do.

Pe­se a que la jor­na­da ha­bía si­do de ten­sa cal­ma en el par­ti­do de­mó­cra­ta, lue­go del cie­rre de las pri­me­ras ur­nas cuan­do en Chi­le eran las 20:00 ho­ras (a las 18:00 ho­ras de la cos­ta es­te de Es­ta­dos Uni­dos), las pri­me­ras en­cues­tas a bo­ca de ur­na mos­tra­ban ven­ta­jas pa­ra el can­di­da­to re­pu­bli­cano en al­gu­nos es­ta­dos, aun­que to­da­vía con muy po­cos vo­tos co­mo pa­ra con­si­de­rar­se de­fi­ni­ti­vas.

Sin em­bar­go, fue la es­tre­chez de la pe­lea en Flo­ri­da la cual po­co a po­co fue po­nien­do ner­vio­sos a los in­ver­sio­nis­tas y al mun­do en ge­ne­ral. Pa­sa­das las 23:00 ho­ras de Chi­le, cuan­do se am­plia­ba la ven­ta­ja a fa­vor del can­di­da­to re­pu­bli­cano, el pe­so me­xi­cano co­men­zó su des­plo­me, lle­gan­do rá­pi­da­men­te a caer ca­si 12%, su peor des­cen­so des­de la cri­sis de de­va­lua­ción me­xi­ca­na de 1994. Mien­tras, el dó­lar ca­yó 3% con­tra el yen, los fu­tu­ros tan­to del S&P500 co­mo de las ac­cio­nes ja­po­ne­sas se des­plo­ma­ban más de 4%. De he­cho, los pri­me­ros de­bie­ron ser fre­na­dos

Uno de los pri­me­ros re­sul­ta­dos pre­li­mi­na­res en co­no­cer­se, mos­tró una ven­ta­ja de Trump con 58,5% en Flo­ri­da.

pa­ra fre­nar las ven­tas por pá­ni­co.

En tan­to, co­mo es ha­bi­tual, el oro ac­tuó co­mo re­fu­gio (subía 2,9%), al igual que los ren­di­mien­tos de los bo­nos del Te­so­ro de Es­ta­dos Uni­dos a 10 años. Los fu­tu­ros del ín­di­ce de vo­la­ti­li­dad VIX, co­no­ci­do co­mo el ín­di­ce del mie­do, lle­ga­ron a sal­tar 36,7%, y a me­di­da que iban abrien­do las bol­sas asiá­ti­cas, tam­bién mos­tra­ban caí­das. Otro efec­to: las pro­ba­bi­li­da­des de un al­za de ta­sa en di­ciem­bre ca­ye­ron por de­ba­jo de 50%, des­de el 84% en que es­ta­ban en la jor­na­da.

Ade­más, coin­ci­den­cia o no, el si­tio web pa­ra so­li­ci­tar vi­sas a Ca­na­dá du­ran­te la no­che tam­bién co­lap­só mo­men­tá­nea­men­te.

En pa­ra­le­lo, la pre­dic­ción de New York Ti­mes, que ha­bía apo­ya­do abier­ta­men­te du­ran­te la cam­pa­ña a Hi­llary Clin­ton y que has­ta an­tes de la elec­ción ha­bla­ba de un triun­fo pa­ra la de­mó­cra­ta, pa­só a dar­le más de un 50% de pro­ba­bi­li­da­des de vic­to­ria a Trump, al­go que du­ran­te la no­che fue ex­ten­dién­do­se has­ta ha­cer­se irre­ver­si­ble.

An­tes de las elec­cio­nes, has­ta los me­jo­res pro­nos­ti­ca­do­res ha­bla­ban de una cla­ra ven­ta­ja pa­ra la lí­der de­mó­cra­ta. Na­te Sil­ver, es­ta­dís­ti­co di­rec­tor del si­tio Fi­veThirt­yEight, quien se hi­zo co­no­ci­do tras pro­nos­ti­car co­rrec­ta­men­te el re­sul­ta­do de la elec­ción de 2008 en fa­vor de Ba­rack Oba­ma prác­ti­ca­men­te en to­dos los es­ta­dos, ha­bla­ba de 71,6% de pro­ba­bi­li­da­des de que Hi­llary Clin­ton se co­ro­na­ra co­mo Pre­si­den­ta.

Mien­tras, Larry Sa­ba­to, otro per­so­na­je re­co­no­ci­do en Es­ta­dos Uni­dos por su ca­pa­ci­dad de an­ti­ci­pa­ción en ma­te­ria elec­to­ral, ase­gu­ra­ba que la de­mó­cra­ta ten­dría 322 vo­tos elec­to­ra­les, muy por en­ci­ma de los 270 ne­ce- sa­rios pa­ra ga­nar. Las en­cues­tas fi­na­les an­tes de que co­men­za­ra la jor­na­da ayer, da­ban a Clin­ton un li­de­raz­go pro­me­dio de 3,3 pun­tos por­cen­tua­les, se­gún Real Clear Po­li­tics. La ca­rre­ra es­ta­ba más es­tre­cha en los swing sta­tes.

En su­ma, el vo­to ocul­to del cual tan­to se ha­bló du­ran­te la cam­pa­ña, ter­mi­nó por aflo­rar du­ran­te la jor­na­da de ayer. Y pe­se a que el FBI di­jo que Clin­ton no en­fren­ta­ría car­gos cri­mi­na­les por el es­cán­da­lo de los co­rreos elec­tró­ni­cos, la no­ti­cia pa­re­ció lle­gar de­ma­sia­do tar­de.

Mu­chas de­ci­sio­nes tan­to eco­nó­mi­cas co­mo po­lí­ti­cas que­dan aho­ra con un gran signo de in­te­rro­ga­ción, por ejem­plo, la apro­ba­ción del Trans­pa­ci­fic Part­ners­hip, acuer­do co­mer­cial del cual

Chi­le tam­bién es par­te, así co­mo as­pec­tos tri­bu­ta­rios, da­do que el has­ta ayer can­di­da­to pro­me­tió en su cam­pa­ña ele­var los im­pues­tos a los ri­cos. Sin em­bar­go, de las de­ci­sio­nes pen­dien­tes, qui­zás la que más preo­cu­pa se­rá lo que ocu­rra con el al­za de la ta­sa de in­te­rés por par­te de la Re­ser­va Fe­de­ral: se­gún la úl­ti­ma reunión, que­da­ba re­la­ti­va­men­te cla­ro que di­ciem­bre se­ría el mes de un ajus­te, sin em­bar­go, an­te la in­cer­ti­dum­bre mun­dial que ge­ne­ra­rá es­ta elec­ción, lo más pro­ba­ble es que el FOMC de­ci­da man­te­ner­la pa­ra no se­guir su­man­do du­das a la re­cu­pe­ra­ción mun­dial.

En ma­te­ria po­lí­ti­ca, par­tien­do por ter­mi­nar de con­ven­cer a los re­pu­bli­ca­nos, que lo no­mi­na­ron su can­di­da­to a re­ga­ña­dien­tes en la con­ven­ción en ju­lio, lo que más preo­cu­pa­rá es la re­la­ción con los ve­ci­nos y la po­lí­ti­ca ex­te­rior que pue­da to­mar, da­da su re­co­no­ci­da ad­mi­ra­ción por fi­gu­ras co­mo el pre­si­den­te ru­so, Vladimir Pu­tin, en­tre otros.

Los re­pu­bli­ca­nos con­si­guie­ron re­te­ner el li­de­raz­go del Se­na­do y la Cá­ma­ra, ade­más de la pre­si­den­cia. Por pri­me­ra vez des­de 1928 que es­to ocu­rre.

Su­fra­gio. La vo­ta­ción de Trump fue mo­ti­vo de co­men­ta­rios en las re­des so­cia­les, da­do que el can­di­da­to re­pu­bli­cano pa­re­cía es­piar el vo­to de su mu­jer.

Ma­ke Ame­ri­ca Great Again En torno a ese le­ma, el can­di­da­to re­pu­bli­cano bus­có au­nar fuer­zas.

Triun­fos sor­pre­si­vos

En el con­teo, Do­nald Trump sor­pren­dió a sus se­gui­do­res con triun­fos cla­ve co­mo el de Flo­ri­da.

Acom­pa­ña­da de su ma­ri­do Bill Clin­ton La ex se­cre­ta­ria de Es­ta­do lle­gó tem­prano a su se­de elec­to­ral en Nue­va York a vo­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.