Los ban­cos cen­tra­les y la ven­gan­za de la po­lí­ti­ca

Los éxi­tos de los ban­cos cen­tra­les ali­men­ta­ron ex­pec­ta­ti­vas de­ma­sia­do al­tas y una de­le­ga­ción de las au­to­ri­da­des po­lí­ti­cas en ellos.

Pulso - - Opinion - OT­MAR IS­SING

A REPU­TACIÓN de los ban­cos cen­tra­les siem­pre tu­vo sus al­ti­ba­jos. Aun­que es­tos últimos años su pres­ti­gio se man­tu­vo ex­tra­or­di­na­ria­men­te al­to, aho­ra pa­re­ce inevi­ta­ble una co­rrec­ción y una de las pri­me­ras víc­ti­mas se­rá la in­de­pen­den­cia de los ban­cos cen­tra­les.

La repu­tación de es­tas ins­ti­tu­cio­nes lle­gó a la ci­ma en los últimos años del si­glo an­te­rior y prin­ci­pios de es­te, gra­cias a lo que se co­no­ció co­mo la “gran mo­de­ra­ción”. La in­fla­ción (ba­ja y es­ta­ble), el cre­ci­mien­to sos­te­ni­do y el al­to em­pleo lle­va­ron a mu­chos a ver a los ban­cos cen­tra­les co­mo una es­pe­cie de “amos del uni­ver­so”, que po­dían (y de­bían) ma­ne­jar la eco­no­mía en be­ne­fi­cio de to­dos.

Al prin­ci­pio, la cri­sis fi­nan­cie­ra glo­bal de 2008 re­for­zó aún más la repu­tación de los ban­cos cen­tra­les. Las ac­cio­nes de­ci­di­das de las au­to­ri­da­des mo­ne­ta­rias fue­ron fun­da­men­ta­les pa­ra evi­tar una re­pe­ti­ción de la Gran De­pre­sión, y les va­lie­ron nue­vos elo­gios cual sal­va­do­ras de la eco­no­mía mun­dial.

Pe­ro los éxi­tos de los ban­cos cen­tra­les ali­men­ta­ron ex­pec­ta­ti­vas de­ma­sia­do al­tas, lo que alen­tó a la ma­yo­ría de las au­to­ri­da­des po­lí­ti­cas a de­le­gar ca­si to­da la ges­tión ma­cro­eco­nó­mi­ca a las au­to­ri­da­des mo­ne­ta­rias. Es­ta “sobrecarga de ex­pec­ta­ti­vas”, y la con­si­guien­te “sobrecarga ope­ra­ti­va”, ter­mi­na­ron de­jan­do al des­cu­bier­to las ver­da­de­ras li­mi­ta­cio­nes de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria.

Es de­cir, la bue­na repu­tación de los ban­cos cen­tra­les aho­ra pa­re­ce ju­gar­les en con­tra. Y la “sobrecarga de per­so­na­lis­mo” (cuan­do la fe en el éxi­to de la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria se con­cen­tra en la persona al man­do de la ins­ti­tu­ción) im­pli­ca que es pro­ba­ble que la repu­tación de di­rec­ti­vos in­di­vi­dua­les tam­bién sal­ga da­ña­da.

Pe­ro los ban­cos cen­tra­les no pue­den des­pren­der­se tan fá­cil­men­te de sus nue­vas car­gas ope­ra­ti­vas, par­ti­cu­lar­men­te en lo que ata­ñe a la es­ta­bi­li­dad fi­nan­cie­ra, que (co­mo la cri­sis de 2008 de­mos­tró elo­cuen­te­men­te) no pue­de man­te­ner­se só­lo a fuer­za de es­ta­bi­li­dad de pre­cios. Por el con­tra­rio, un pe­río­do de ta­sas ba­jas y es­ta­bles pue­de in­clu­so fo­men­tar la fra­gi­li­dad fi­nan­cie­ra y lle­var a un “mo­men­to Minsky”, en el que los pre­cios de los ac­ti­vos se de­rrum­ben de pron­to y arras­tren con­si­go a to­do el sis­te­ma. Los lí­mi­tes de la es­tra­te­gia de me­tas de in­fla­ción ya son evi­den­tes, y es ho­ra de des­car­tar­la.

Aho­ra los ban­cos cen­tra­les tie­nen que re­con­ci­liar la ne­ce­si­dad de man­te­ner la es­ta­bi­li­dad de pre­cios con la res­pon­sa­bi­li­dad (in­clui­da o no en su man­da­to le­gal) de re­du­cir la vul­ne­ra­bi­li­dad fi­nan­cie­ra. No se­rá ta­rea fá­cil, so­bre to­do por­que a mu­chos ban­cos cen­tra­les se les im­pu­so una nue­va car­ga ope­ra­ti­va: la re­gu­la­ción ma­cro y mi­cro­pru­den­cial. La par­te mi­cro­pru­den­cial, en par­ti­cu­lar, im­pli­ca un ries­go de pre­sio­nes po­lí­ti­cas, in­ter­fe­ren­cia con la in­de­pen­den­cia de los ban­cos cen­tra­les y ob­je­ti­vos di­ver­gen­tes. so­li­dó es­ta res­pon­sa­bi­li­dad al com­pro­me­ter­se a ha­cer “lo que fue­ra ne­ce­sa­rio” pa­ra pre­ser­var el eu­ro.

En es­te con­tex­to, no pa­re­ce sor­pren­den­te que la in­de­pen­den­cia ( o de los ban­cos cen­tra­les es­té otra vez en la pi­co­ta. Su fi­na­li­dad siem­pre ha si­do per­mi­tir que la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria se con­cen­tre en man­te­ner la es­ta­bi­li­dad de pre­cios, li­bre de pre­sio­nes po­lí­ti­cas. Aun­que es­ta es­tra­te­gia siem­pre fue po­lé­mi­ca -im­pli­ca en­tre­gar una par­te im­por­tan­te del con­trol de la eco­no­mía a tec­nó­cra­tas no ele­gi­dos-, el re­cuer­do de pa­sa­dos epi­so­dios in­fla­cio­na­rios le

de iu­re de fac­to)

va­lió una am­plia acep­ta­ción.

Pe­ro cuan­do los man­da­tos de los ban­cos cen­tra­les no se li­mi­tan a la es­ta­bi­li­dad de pre­cios, su in­de­pen­den­cia pue­de re­sul­tar ca­da vez más cues­tio­na­ble en una so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca. Es­to va­le en es­pe­cial pa­ra el BCE: cuan­to más fuer­te pa­rez­ca el víncu­lo en­tre la ex­ten­sión de su man­da­to y la po­lí­ti­ca, más crí­ti­cas sus­ci­ta­rá su in­de­pen­den­cia. La in­ca­pa­ci­dad de los po­lí­ti­cos pa­ra ac­tuar ade­cua­da­men­te (en par­ti­cu­lar, en al­gu­nos paí­ses de la eu­ro­zo­na) con­vir­tió a los ban­cos cen­tra­les en “la úni­ca al­ter­na­ti­va”. Y es­to ya no le ha­ce un fa­vor a su repu­tación, sino que se es­tá con­vir­tien­do en una ame­na­za a su in­de­pen­den­cia. El BCE, so­bre to­do, re­ci­bi­rá ca­da vez más cues­tio­na­mien­tos en es­te fren­te, sin im­por­tar que pue­da o no “sal­var” la UME. Des­pués de to­do, pa­ra te­ner éxi­to ne­ce­si­ta­ría mu­cho po­der: mu­cho más del que cual­quier de­mo­cra­cia pue­de to­le­rar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.