Nue­vos vie­jos tiem­pos

La re­cu­pe­ra­ción que han te­ni­do tan­to las ac­cio­nes, co­mo la ren­ta fi­ja y las mo­ne­das emer­gen­tes ha si­do ex­tra­or­di­na­ria.

Pulso - - Trader -

EN LOS ÚLTIMOS tres me­ses el ape­ti­to de los in­ver­sio­nis­tas por mer­ca­dos emer­gen­tes ha au­men­ta­do en for­ma im­por­tan­te. A prin­ci­pios de año los ries­gos de un ate­rri­za­je for­zo­so en Chi­na, y po­ten­cia­les al­zas agre­si­vas en la ta­sa de in­te­rés por par­te de la Fed, pro­vo­ca­ron fuer­tes caí­das en los ac­ti­vos de ries­go en ge­ne­ral. A pe­sar de lo an­te­rior, la re­cu­pe­ra­ción que han te­ni­do tan­to las ac­cio­nes, ren­ta fi­ja y mo­ne­das emer­gen­tes ha si­do ex­tra­or­di­na­ria es­te 2016. ¿Qué es­pe­rar pa­ra 2017?

La his­to­ria de­trás de los ac­ti­vos emer­gen­tes se­gui­rá de­pen­dien­do en gran par­te de lo que su­ce­da con el pre­cio de las ma­te­rias pri­mas, er­go: Chi­na. Los te­mo­res (jus­ti­fi­ca­dos) de prin­ci­pios de año res­pec­to al es­pa­cio de ma­nio­bra del go­bierno Chino pa­ra evi­tar un ate­rri­za­je for­zo­so de su eco­no­mía, y de­va­lua­ción desordenada del Yuan, han es­ta­do di­si­pán­do­se (los ries­gos de una bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria si­guen es­tan­do pre­sen­te). El es­tí­mu­lo fis­cal im­ple­men­ta­do por el go­bierno chino du­ran­te el pri­mer tri­mes­tre ha per­mi­ti­do que el cre­ci­mien­to en Chi­na se ha­ya es­ta­bi­li­za­do e in­clu­so acelerado a 6,7% anual en el ter­cer tri­mes­tre. Es­to no só­lo tie­ne be­ne­fi­cios di­rec­tos pa­ra el res­to de Asia, sino que tam­bién pa­ra los paí­ses emer­gen­tes en ge­ne­ral. In­dia fi­nal­men­te es­tá em­pe­zan­do a ver los be­ne­fi­cios de las po­lí­ti­cas im­ple­men­ta­das por su nue­vo pri­mer mi­nis­tro, Mo­di. Los fun­da­men­tos en La­ti­noa­mé­ri­ca es­tán me­jo­ran­do y sien­do ayu­da­dos por las ex­pec­ta­ti­vas de me­jo­res po­lí­ti­cas por par­te de los go­bier­nos en­tran­tes. Ru­sia y Su­dá­fri­ca tam­bién se es­tán be­ne­fi­cian­do de la es­ta­bi­li­za­ción y po­ten­cial me­jo­ría en el pre­cio de las ma­te­rias pri­mas. Si bien las va­lo­ra­cio­nes de las ac­cio­nes en mer­ca­dos emer­gen­tes no se ven “ba­ra­tas” res­pec­to a su his­to­ria, si lo es­tán res­pec­to al res­to del mun­do, lo que su­ma­do al me­jor en­torno ma­cro y po­ten­cial re­cor­te de ta­sas de in­te­rés en las eco­no­mías do­més­ti­cas, ha­cen que las pers­pec­ti­vas sean atrac­ti­vas pa­ra los ac­ti­vos en los paí­ses emer­gen­tes.

Uno de los prin­ci­pa­les ries­gos que ve­mos hoy es que las ex­pec­ta­ti­vas in­fla­cio­na­rias en EEUU au­men­ten por so­bre lo des­con­ta­do por el mer­ca­do, pro­duc­to de la re­cu­pe­ra­ción que han te­ni­do los pre­cios de las ma­te­rias pri­mas. En es­te es­ce­na­rio los ac­ti­vos emer­gen­tes pue­den ser un buen re­fu­gio, en es­pe­cial an­te la in­cer­ti­dum­bre que pue­de pro­vo­car un ines­pe­ra­do re­sul­ta­do elec­to­ral en los EEUU.

El au­tor es ge­ren­te de In­ver­sio­nes In­ter­na­cio­nal de MCC.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.