Car­tas

Pulso - - Opinion -

Las car­tas de­ben di­ri­gir­se a car­tas@pul­so.cl El dia­rio se re­ser­va el de­re­cho de se­lec­cio­nar, ex­trac­tar y ti­tu­lar los co­rreos pu­bli­ca­dos.

Cy­be­rMon­day

Los días 7, 8 y 9 de no­viem­bre se rea­li­za una nue­va ver­sión del Cy­be­rMon­day que, de­jan­do de la­do lo téc­ni­co y muy acor­de a nues­tra idio­sin­cra­sia, pre­sen­ta ai­res de “a la chi­le­na”. Las em­pre­sas ad­he­ri­das a es­te even­to po­seen una “in­te­li­gen­cia de ne­go­cios” más “vi­vaz” que “efec­ti­va”, por lo que era evi­den­te que co­men­za­ran a cir­cu­lar en las re­des so­cia­les los re­por­tes de “fal­sas ofer­tas”. Las per­so­nas que par­ti­ci­pan de es­te ti­po de even­tos son usua­rios con un buen ni­vel en el uso de in­ter­net y uti- li­zan he­rra­mien­tas com­pa­ra­ti­vas -co­mo knas­ta.cl- pa­ra co­ti­zar pro­duc­tos y re­vi­sar los cam­bios que ha te­ni­do su pre­cio. El e-Com­mer­ce na­cio­nal es­tá fren­te a un con­su­mi­dor in­for­ma­do y exi­gen­te. Mi pe­ti­ción es a quie­nes es­tán ofer­tan­do: por fa­vor, no cai­gan en la “fal­sa vi­ve­za del chi­leno” y ayú­den­nos a que nues­tra ver­sión del even­to sea un ejem­plo des­de el pun­to de vis­ta tec­no­ló­gi­co, co­mer­cial y éti­co. Mau­ri­cio Hi­dal­go Ba­rrien­tos Aca­dé­mi­co Es­cue­la In­for­má­ti­ca y Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes UDP

Vio­len­cia de gé­ne­ro

El 25 de no­viem­bre se con­me­mo­ra el “Día in­ter­na­cio­nal de la eli­mi­na­ción de la vio­len­cia en con­tra de las mu­je­res”, de­cre­ta­do por Na­cio­nes Uni­das des­de el año 1999, re­cor­dan­do el ma­ca­bro ase­si­na­to de las her­ma­nas Mi­ra­bal, ac­ti­vis­tas po­lí­ti­cas, por el dic­ta- dor Tru­ji­llo en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na. En 1996 Chi­le sus­cri­be la “Con­ven­ción in­te­ra­me­ri­ca­na pa­ra pre­ve­nir, san­cio­nar y erra­di­car la vio­len­cia con­tra la mu­jer” (de Be­lém do Pa­rá). Des­de en­ton­ces se han he­cho es­fuer­zos des­de el sec­tor pú­bli­co y pri­va­do por vi­si­bi­li­zar la vio­len­cia en con­tra de las mu­je­res, la que ocu­rre en di­ver­sos es­ce­na­rios, en­tre ellos el ho­gar, pe­ro tam­bién en la ca­lle y en el mun­do del tra­ba­jo. Di­ver­sos es­tu­dios rea­li­za­dos en te­rri­to­rios agrí­co­las, co­mo el pro­yec­to Fon­decyt 11140202, han evi­den­cia­do que la vio­len­cia ha­cia las mu­je­res ad­quie­re di­ver­sos ros­tros. En el plano la­bo­ral, las mu­je­res in­ser­tas en em­pleos pre­ca­rios con lar­gas jor­na­das en la in­dus­tria de la fru­ta, pa­gos a des­ta­jo e in­for­ma­li­dad, mues­tran que si bien hay in­gre­sos eco­nó­mi­cos, el tra­ba­jo cons­ti­tu­ye un lu­gar de abu­so, en el que las tem­po­re­ras son víc­ti­mas. Co­mo en to­do el país, la vio­len­cia ha­cia las mu­je­res es­tá pre­sen­te tam­bién en sec­to­res ru­ra­les, afec­tan­do a ni­ñas, adul­tas y ter­ce­ra edad. Con­tra­rres­tar­la es un asun­to de de­re­chos hu­ma­nos. Dra. Pa­me­la Ca­ro Di­rec­to­ra Cen­tro Cie­lo UST

In­for­me In­sun­za

El es­tu­dio con­tra­ta­do por el mi­nis­tro Mar­ce­lo Díaz cuan­do era dipu­tado a la em­pre­sa del ex mi­nis­tro y ex dipu­tado Jor­ge In­sun­za re­sul­tó ser un chis­te, de esos en que hay un chino, un es­pa­ñol, un me­xi­cano y el in­fal­ta­ble chi­leno. Es fun­da­men­tal que el mi­nis­tro Díaz le dé un buen re­ma­te al chis­te, por­que has­ta el mo­men­to el in­for­me no tie­ne na­da de chis­to­so y lo más fo­me es que es co­pia­do y ca­ro. Luis En­ri­que Soler Mi­lla

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.