2016: el año en que triun­fó lo im­pro­ba­ble

Es­te ha si­do un año que ha mar­ca­do un cam­bio en el or­den mun­dial. Las en­cues­tas han pa­sa­do a ser un me­ca­nis­mo cues­tio­na­do pa­ra la pre­dic­ción de even­tos elec­to­ra­les y lo que só­lo al­gu­nos ima­gi­na­ron en una pe­lí­cu­la, se hi­zo reali­dad. Así, hoy te­ne­mos el Bre

Pulso - - En Portada - Un re­por­ta­je de CA­TA­LI­NA GÖPEL

CO­RRÍA JU­NIO de 2015 cuan­do el em­pre­sa­rio y fi­gu­ra te­le­vi­si­va anun­cia­ba su can­di­da­tu­ra a la pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos. Al­go que pa­ra ex­per­tos, ana­lis­tas y lí­de­res de opi­nión no era más que una bro­ma de mal gus­to si pen­sa­ban en la his­to­ria po­lí­ti­ca de la ma­yor po­ten­cia glo­bal.

“La cam­pa­ña de Clin­ton te­nía to­do. Des­de lo más so­fis­ti­ca­do, el di­se­ño, el gru­po y un men­sa­je” se­ña­ló Die­go Mo­ya-Ocam­pos, ana­lis­ta de IHS Mar­kit, y agre­gó que Trump, por su par­te “no ape­ló a una me­to­do­lo­gía con­cre­ta en cuan­to a es­tra­te­gia elec­to­ral, sen­ci­lla­men­te di­ri­gía su dis­cur­so ha­cia dis­tin­tas au­dien­cias”. Un dis­cur­so que, se­gún cuen­ta, mo­vi­li­za­ba de acuer­do a con­vic­cio­nes, ele­men­tos de va­lor pa­ra el elec­to­ra­do y “a fin de cuen­tas vi­mos que la es­tra­te­gia ter­mi­nó sien­do más efec­ti­va”.

To­do em­pe­zó a to­mar for­ma en fe­bre­ro de es­te año, cuan­do el ini­cio de las pri­ma­rias evi­den­ció al­go que po­cos es­pe­ra­ban. En los pri­me­ros me­ses, Trump arra­só en Es­ta­dos co­mo Illi­nois, Ca­ro­li­na del Nor­te y Mi­su­ri, con­so­li­dan­do su ven­ta­ja co­mo can­di­da­to del Par­ti­do Re­pu­bli­cano. Pe­ro el ver­da­de­ro pun­to de in­fle­xión fue Flo­ri­da, don­de el mag­na­te le arre­ba­tó a Mar­co Ru­bio, Se­na­dor de ese te­rri­to­rio des­de 2011, el Es­ta­do co­no­ci­do por ser un de­ter­mi­nan­te en las pre­si­den­cia­les de ese país (lo fue en 2000 cuan­do Geor­ge W. Bush su­peró a Al Go­re por más 537 vo­tos en ese te­rri­to­rio y fi­nal­men­te ob­tu­vo el triun­fo).

“Trump pro­po­nía un cam­bio ra­di­cal, re­plan­tear el mo­de­lo, y fue tan efec­ti­vo que re­plan­teó to­das las es­tra­te­gias elec­to­ra­les ba­sa­das en lo tra­di­cio­nal que ha­bía­mos vis­to has­ta aho­ra, de­mos­tran­do que es mu­cho más com­ple­jo que eso” des­ta­có Mo­ya-Ocam­pos.

Más que una me­tá­fo­ra La lle­ga­da de Trump a la Ca­sa Blan­ca no es un he­cho ais­la­do. Su triun­fo so­bre Clin­ton con 279 elec­to­res ver­sus los 228 de la de­mó­cra­ta, en­cuen­tran ra­zón en el cis­ne ne­gro. ¿De qué se tra­ta? La teo­ría de los su­ce­sos del cis­ne ne­gro, desa­rro­lla­da por el in­ves­ti­ga­dor es­ta­dou­ni­den­se Nas­sim Ni­cho­las Ta­leb, se re­fie­re a la lle­ga­da de un acon­te­ci­mien­to de ma­ne­ra sor­pre­si­va, ge­ne­ran­do un gran im­pac­to fue­ra del ám­bi­to y las ex­pec­ta­ti­vas co­ti­dia­nas. Es­te se uti­li­za pa­ra dis­ci­pli­nas co­mo cien­cia, po­lí­ti­ca, eco­no­mía e in­clu­so desa­rro­llos tec­no­ló­gi­cos.

Así fue co­mo a mi­tad de 2016, los bri­tá­ni­cos sor­pren­die­ron a tra­vés de un iné­di­to re­fe­ren­do cuan­do de­ci­die­ron que su lu­gar es­ta­ba fue­ra de la Unión Eu­ro­pea (UE). Me­ses an­tes las en­cues­tas da­ban una am­plia ven­ta­ja a la per­ma­nen­cia. En fe­bre­ro de es­te año, el son­deo ela­bo­ra­do por Mail on Sun­day, re­fle­jó una su­pe­rio­ri­dad de 15 pun­tos a la res­pues­ta ‘no’ fren­te a la pre­gun­ta “¿de­be­ría el Reino Uni­do de­jar la UE?”; 48% pre­fe­ría man­te­ner el sta­tu quo, mien­tras que 33% se in­cli­na­ba por el ‘sí’ y so­lo 19% es­ta­ba in­de­ci­so.

Las úl­ti­mas en­cues­tas an­tes del ple­bis­ci­to arro­ja­ban re­sul­ta­dos mix­tos, pe­ro el apoyo a con­ti­nuar en la UE se im­po­nía con 55% de los vo­tos mien­tras que la op­ción del Bre­xit acu­mu­la­ba 42%.

Fi­nal­men­te la al­ter­na­ti­va de sa­li­da ob­tu­vo 51,9% mien­tras que la per­ma­nen­cia tu­vo 48,1%, las bol­sas se des­plo­ma­ron, la libra es­ter­li­na ca­yó a su má­xi­mo his­tó­ri­co en 31 años, y na­die lo en­ten­día. ¿Hoy, qué pa­sa? Has­ta aho­ra el di­vor­cio ofi­cial de los bri­tá­ni­cos con el gru­po eu­ro­peo no se ha con­cre­ta­do y co­mo era de es­pe­rar, la ad­mi­nis­tra­ción de The­re­sa May ha en­fren­ta­do una se­rie de pro­ble­má­ti­cas pa­ra la ac­ti­va­ción de Ar­tícu­lo 50.

Una re­fe­ren­cia “Su apa­ren­te in­sa­tis­fac­ción con los efec­tos de la glo­ba­li­za­ción, es­pe­cial­men­te por par­te de los tra­ba­ja­do­res me­nos cua­li­fi­ca­dos” se­ría se­gún Adam Co­llins, ana­lis­ta de Ca­pi­tal Eco­no­mics la prin­ci­pal ra­zón pa­ra es­te ti­po de fe­nó­me­nos en la ac­tua­li­dad. “Es evi­den­te que los go­bier­nos de las eco­no­mías desa­rro­lla­das no han he­cho lo su­fi­cien­te pa­ra sua­vi­zar el gol­pe” aña­dió.

Y es que el fra­ca­so de los son­deos pa­ra el Bre­xit no fue la úni­ca sor­pre­sa del año.

El pa­sa­do 2 de oc­tu­bre, con­tra to­do pro­nós­ti­co, los co­lom­bia­nos re­cha­za­ron el Acuer­do de Paz pro­pues­to por el Pre­si­den­te de ese país, Juan Manuel San­tos y las Fuer­zas Re­vo­lu­cio­na­rias de Co­lom­bia (FARC). Tan sor­pre­si­vo fue, que el úl­ti­mo son­deo da­do a co­no­cer días an­tes del ple­bis­ci­to, da­ba 55% a fa­vor del ‘sí’ y 36% en con­tra de la Paz.

Pa­ra que el acuer­do fue­ra vá­li­do so­lo se ne­ce­si­ta­ba el vo­to a fa­vor de 4 mi­llo­nes de co­lom­bia­nos e im­po­ner­se al re­cha­zo, pe­ro 220 mil muer­tos y mi­llo­nes de des­pla­za­dos tras 1.600 días de diá­lo­go en el con­flic­to ar­ma­do más ex­ten­so de la re­gión, no fue­ron su­fi­cien­te pa­ra con­mo­ver a una po­bla­ción con­tra­ria a la im­pu­ni­dad tras años de do­lor.

“Los des­fa­vo­re­ci­dos por es­tos cam­bios han en­tra­do en la po­lí­ti­ca pa­ra in­ten­tar re­tro­ce­der las me­di­das que pien­san les han da­ña­do”, di­jo Cal­vin Jill­son, aca­dé­mi­co de la Uni­ver­si­dad Me­to­dis­ta del Sur de Te­xas, y agre­gó que “las eli­tes se han vis­to atra­pa­das y las en­cues­tas no lo­gra­ron cap­tu­rar es­ta an­gus­tia de cla­se la ba­ja”.

Lo que vie­ne Con el Bre­xit, el ‘no’ en Co­lom­bia y la lle­ga­da de Trump a la pre­si­den­cia de EEUU, so­lo que­da pre­gun­tar­se ¿qué vie­ne aho­ra?

“Vie­nen las elec­cio­nes de Fran­cia, las elec­cio­nes en Ale­ma­nia, di­ver­sos pro­ce­sos elec­to­ra­les en Eu­ro­pa, y por su pues­to, el re­fe­rén­dum de Ita­lia” men­cio­nó Mo­ya-Ocam­pos. El 4 de di­ciem­bre los ita­lia­nos ame­na­za­rán las op­cio­nes de que su país sea el pró­xi­mo en dar­le la es­pal­da a Eu­ro­pa, y si bien el ries­go de una sa­li- da es real­men­te sig­ni­fi­ca­ti­vo a par­tir de ese even­to, los re­sul­ta­dos de la con­sul­ta po­lí­ti­ca po­drían de­ter­mi­nar un nue­vo lla­ma­do a vo­tar que pro­vo­que la sa­li­da de Ita­lia de la UE.

Es de es­pe­rar que los par­ti­dos ex­tre­mis­tas si­gan ten­sio­nan­do el blo­que en el Vie­jo Con­ti­nen­te, con el Fren­te Na­cio­nal (FN) de Ma­ri­ne Le Pen en Fran­cia y Al­ter­na­ti­va pa­ra Ale­ma­nia (AfD) de Frau­ke Petry, de ca­ra a las pró­xi­mas elec­cio­nes en am­bos paí­ses, que po­drán ofre­cer una nue­va ré­pli­ca de un “cis­ne ne­gro”, fren­te a una so­cie­dad des­con­ten­ta por la de­sigual­dad e in­ca­pa­ci­dad de sus ac­tua­les lí­de­res.

La lle­ga­da de Trump a la Ca­sa Blan­ca no es un he­cho ais­la­do, en­cuen­tra ra­zón en la teo­ría del cis­ne ne­gro. A me­dia­dos de año los bri­tá­ni­cos sor­pren­die­ron y de­ci­die­ron que su lu­gar es­ta­ba fue­ra de la UE. “Los des­fa­vo­re­ci­dos por es­tos cam­bios han en­tra­do en la po­lí­ti­ca pa­ra in­ten­tar re­tro­ce­der las me­di­das que pien­san les han da­ña­do”, se­ña­ló un ex­per­to. “Vie­nen las elec­cio­nes de Fran­cia, las elec­cio­nes de Ale­ma­nia y di­ver­sos pro­ce­sos elec­to­ra­les en Eu­ro­pa”, di­jo un ana­lis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.