Ba­che­let lla­ma a de­jar atrás “los fan­tas­mas” y no caer en la “dispu­ta pe­que­ña”

La Pre­si­den­ta afir­mó que “hay cam­bios que nues­tro país no pue­de se­guir di­la­tan­do”. Des­car­tó ade­más que Chi­le es­té en una “cri­sis po­lí­ti­ca pro­fun­da”.

Pulso - - Economia&dinero - CAR­LOS ALON­SO M.

—De­jan­do atrás su au­sen­cia en la ce­na anual de 2015, la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let asis­tió ayer al prin­ci­pal en­cuen­tro que rea­li­za la So­cie­dad de Fo­men­to Fa­bril (So­fo­fa). Y ahí jun­to con agra­de­cer la in­vi­ta­ción lla­mó a de­jar atrás “los fan­tas­mas” pa­ra en­trar al cen­tro del debate so­bre el país que se quie­re ser. En ese sen­ti­do, afir­mó que “sa­be­mos lo fá­cil que es caer en la ten­ta­ción de la dispu­ta pe­que­ña, en la des­ca­li­fi­ca­ción per­so­nal o de­te­ner­se úni­ca­men­te en la defensa del in­te­rés pro­pio, pe­ro cuan­do ha­bla­mos de Chi­le te­ne­mos una res­pon­sa­bi­li­dad co­mún, que es con­tri­buir a un debate de fon­do so­bre la pro­yec­ción de nues­tro país pa­ra las pró­xi­mas dé­ca­das”.

Por ello, la man­da­ta­ria en­fa­ti­zó que “hay cam­bios que nues­tro país no pue­de se­guir di­la­tan­do. Ape­lar a los éxi­tos del pa­sa­do de­jó de ser una po­si­bi­li­dad, por­que no tie­ne sen­ti­do ne­gar trans­for­ma­cio­nes y reali­da­des nue­vas que se ma­ni­fies­tan ca­da vez con más cla­ri­dad”. Y uno de ellos, “es vol­ver a ser com­pe­ti­ti­vos y pre­pa­rar­nos des­de ya pa­ra cre­cer sos­te­ni­da­men­te en un nue­vo es­ce­na­rio don­de la ex­por­ta­ción de ma­te­rias pri­mas ya no bas­ta”.

Pe­ro pa­ra ha­cer los cam­bios “se re­quie­re una fuer­te vo­lun- tad po­lí­ti­ca pa­ra rom­per la iner­cia y es­tar dis­po­ni­bles a asu­mir el cos­to de im­ple­men­ta­cio­nes com­ple­jas y re­sul­ta­dos que to­man tiem­po. Ese es el re­to que asu­mí co­mo Pre­si­den­ta; ha­cer­nos car­go de cam­bios que no es po­si­ble se­guir re­tra­san­do”. Por­que de no ser así, “el ca­mino al desa­rro­llo se­gui­rá sien­do una qui­me­ra si ade­más se­gui­mos pen­san­do que las trans­for­ma­cio­nes que si­guen pen­dien­tes son ac­ce­so­rias”, pun­tua­li­zó Ba­che­let.

En es­te as­pec­to, la je­fa de Es­ta­do aña­dió: “¿Qué en ese afán ha ha­bi­do des­coor­di­na­cio­nes y erro­res? Se­gu­ra­men­te. ¿Qué hay pro­pues­tas per­fec­ti­bles? Sin du­da y por ello, bien­ve­ni­das sean las crí­ti­cas, por­que sa­be­mos que hay es­pa­cio pa­ra me­jo­rar, pa­ra co­rre­gir, pa­ra in­no­var. Los apren­di­za­jes son nu­me­ro­sos y ya los es­ta­mos al po­nien­do al ser­vi­cio de nue­vas ini­cia­ti­vas”.

Pe­ro con la mis­ma fran­que­za, agre­gó Ba­che­let, “lo que no con­tri­bu­ye –ni al debate ni a la im­ple­men­ta­ción de bue­nas po­lí­ti­cas pú­bli­cas– es se­guir ope­ran­do co­mo si na­da ne­ce­si­ta­ra ac­tua­li­zar­se a las nue­vas exi­gen­cias, o que bas­ta lo que fue útil en el pa­sa­do, y que mu­cho me­nos que in­ven­te­mos fan­tas­mas que, al fi­nal, só­lo ge­ne­ran te­mor en quie­nes los di­vul­gan y des­vían sus ener­gías de las ta­reas de fon­do”.

Aña­dió que “a pe­sar de un es­ce­na­rio glo­bal ad­ver­so, de la des­ace­le­ra­ción del cre­ci­mien­to y de in­cer­ti­dum­bres to­tal­men­te com­pren­si­bles por la ve­lo­ci­dad de los cam­bios pro­pues­tos, Chi­le no es­tá en cri­sis eco­nó­mi­ca. Y us­te­des son tes­ti­gos de que he­mos si­do in­fle­xi­bles en ges­tio­nar con res­pon­sa­bi­li­dad nues­tra eco­no­mía”.

CRI­SIS INS­TI­TU­CIO­NAL. La je­fa de Es­ta­do tam­bién pro­fun­di­zó en que si bien exis­te des­con­ten­to so­cial, el país de­be “di­si­par otro fan­tas­ma: tam­po­co es­ta­mos su­mi­dos en una cri­sis po­lí­ti­ca”, por­que si bien “exis­te irri­ta­ción so­cial, hay una so­cie­dad que se ex­pre­sa con exas­pe­ra­ción por mo­men­tos, y exis­te una mul­ti­pli­ca­ción de de­man­das en ten­sión en­tre sí, vi­vi­mos en un país que tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra re­sol­ver sus pro­ble­mas en el mar­co de las ins­ti­tu­cio­nes y pa­ra en­ta­blar el diá­lo­go so­cial”. Así las co­sas, la man­da­ta­ria fi­na­li­zó sus pa­la­bras con una in­vi­ta­ción, pe­ro “no pa­ra apo­yar mi go­bierno”, sino que pa­ra “ha­cer­nos jun­tos car­go de las exi­gen­cias de la reali­dad. Es a en­cau­zar hoy nues­tros es­fuer­zos ha­cia el bie­nes­tar de la gen­te de Chi­le. Pe­ro so­bre to­do, a ser ca­pa­ces de dar los pa­sos que de­ter­mi­na­rán una pros­pe­ri­dad com­par­ti­da del Chi­le”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.