¿Por qué fa­llan las en­cues­tas?

Pulso - - Opinion - DA­VID KIMBER

DES­PUÉS de la elec­ción presidencial en EEUU, el re­fe­ren­do en Co­lom­bia y las mu­ni­ci­pa­les en Chi­le, las en­cues­tas en ge­ne­ral han si­do pues­tas en te­la de jui­cio. Al­gu­nos di­rán que en po­lí­ti­ca to­do es po­si­ble, pe­ro la pre­gun­ta es ¿por qué fa­llan las en­cues­tas? Des­de un punto de vis­ta es­ta­dís­ti­co, las en­cues­tas re­pre­sen­tan la reali­dad en un mo­men­to a par­tir de mues­tras re­pre­sen­ta­ti­vas, por en­de, sus re­sul­ta­dos se mue­ven den­tro de cier­tos már­ge­nes de error. Por otro la­do, se de­be con­si­de­rar que la po­lí­ti­ca es un te­ma sen­si­ble, exis­tien­do en­cues­ta­dos que no di­cen lo que pien­san, lo que ha­bría ge­ne­ra­do el lla­ma­do “vo­to si­len­cio­so” ba­sa­do en “la es­pi­ral del si­len­cio”. En Chi­le hay en pro­me­dio 40% de no res­pues­ta an­te la pre­gun­ta ¿a quién pre­fie­re de Pre­si­den­te?, y un 35% an­te ¿quién cree que ga­na­rá? Es­tos por­cen­ta­jes, nun­ca an­tes vis­tos, pue­den cam­biar el re­sul­ta­do de la elec­ción 2017. El he­cho de que mu­chas de es­tas en­cues­tas se rea­li­zan por te­lé­fono fi­jo o ce­lu­lar, tam­bién afec­ta­ría la predicción. En Chi­le, me­nos del 50% de los ho­ga­res tie­ne te­lé­fono fi­jo, por en­de, los que res­pon­den no se­rían una mues­tra re­pre­sen­ta­ti­va. En el ca­so de los ce­lu­la­res, si bien hay más mó­vi­les que ha­bi­tan­tes, la lla­ma­da de un en­cues­ta­dor, in­va­dien­do la pri­va­ci­dad, pue­de ge­ne­rar ma­yor re­cha­zo a con­tes­tar. Aun cuan­do abor­dan­do los pun­tos an­te­rio­res es po­si­ble me­jo­rar la predicción, exis­ten otros fac­to­res so­cia­les que tam­bién afec­tan los re­sul­ta­dos. El ba­jo ni­vel de par­ti­ci­pa­ción es un fe­nó­meno que re­pre­sen­ta la de­silu­sión con los po­lí­ti­cos. Ade­más, la des­apro­ba­ción de los ros­tros po­lí­ti­cos no se ana­li­za en com­bi­na­ción con la in­ten­ción de vo­to. El vo­to, fi­nal­men­te, se ha trans­for­ma­do en una mues­tra con­cre­ta de des­con­ten­to y cas­ti­go: en Co­lom­bia, a San­tos y sus re­for­mas; en EEUU, a fa­vor de Trump, por los cam­bios que Oba­ma no pu­do cum­plir; y en Chi­le, al Go­bierno de la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Bachelet y sus re­for­mas.

El autor es pro­fe­sor Fa­cul­tad de Cien­cias Eco­nó­mi­cas y Em­pre­sa­ria­les, Uni­ver­si­dad de los An­des, y PhD(c) en Co­mu­ni­ca­ción, Uni­ver­si­dad de Na­va­rra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.