La se­ma­na en que Do­nald Trump sor­pren­dió al mun­do. Seis cla­ves pa­ra en­ten­der su lle­ga­da a la Ca­sa Blan­ca

—Bol­sa de EEUU sube a ni­vel ré­cord an­te ex­pec­ta­ti­va de ma­yor gas­to fis­cal.

Pulso - - Portada - FRAN­CIS­CA GUE­RRE­RO

1 Men­sa­je di­rec­to a la cla­se blan­ca trabajadora

Los tra­ba­ja­do­res blan­cos se con­fi­gu­ra­ron co­mo la gran ba­se del elec­to­ra­do de Do­nald Trump. El 58% de los blan­cos acu­die­ron a las ur­nas pa­ra con­fiar­le el país al no­mi­na­do republicano, tras ser ol­vi­da­dos por los po­lí­ti­cos de­mó­cra­tas que pu­sie­ron sus es­fuer­zos en las mi­no­rías.

Va­rias de sus pro­pues­tas apun­ta­ban di­rec­to a es­te sec­tor, con un en­fo­que que no ha­bían pre­sen­ta­do los can­di­da­tos del bi­par­ti­dis­mo.

“Du­ran­te la cam­pa­ña, in­clu­yen­do los de­ba­tes, se re­fi­rió mu­cho al li­bre co­mer­cio. Al­go que sue­le ser vis­to co­mo un asun­to muy téc­ni­co, lo ma­ne­jó de tal ma­ne­ra que lo res­pon­sa­bi­li­zó por las pér­di­das de em­pleo. De la mis­ma ma­ne­ra li­gó los pro­ble­mas del tra­ba­ja­dor blanco con la se­gu­ri­dad fron­te­ri­za”, ex­pli­có a PUL­SO Mi­chael Corn­field, cien­tis­ta po­lí­ti­co de la Uni­ver­si­dad Geor­ge Was­hing­ton.

The New York Ti­mes atri­bu­yó la vic­to­ria del mag­na­te jus­ta­men­te a es­te gru­po del elec­to­ra­do. “Ga­nó la pre­si­den­cia mon­tan­do una enor­me ola de apo­yo en­tre los vo­tan­tes blan­cos de la cla­se trabajadora”, se­ña­la­ron en el ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en la jor­na­da pos­te­rior a los co­mi­cios, don­de pre­ci­sa­ban que “los bas­tio­nes de la era in­dus­trial de­mó­cra­ta en la cla­se blan­ca trabajadora son los vo­tos que en es­ta oca­sión se de­po­si­ta­ron en Trump”.

2 La pro­pues­ta de un cam­bio ra­di­cal

Co­mo en Chi­le, y el res­to del mun­do, la pa­la­bra cam­bio aso­ma con fuer­za en pe­río­do de cam­pa­ñas, y Do­nald Trump se to­mó es­te con­cep­to en se­rio. Va­rias de sus pro­pues­tas apun­ta­ban a un gi­ro ra­di­cal en el país, de­mo­ni­zan­do la con­ti­nui­dad que re­pre­sen­ta­ba Hi­llary Clin­ton.

Mien­tras Ba­rack Oba­ma au­men­tó la re­gu­la­ción de Wall Street, el mag­na­te ase­gu­ró que esas me­di­das “as­fi­xian a la eco­no­mía”. Si la ad­mi­nis­tra­ción ac­tual ne­go­cia­ba gran­des acuer­dos de li­bre co­mer­cio, Trump de­cía que re­ti­ra­ría los pro­yec­tos y que re­ne­go­cia­ría otros TLC co­mo el NAF­TA por­que con­tri­buían a la pér­di­da de em­pleos. Ni ha­blar del pro­gra­ma de se­gu­ros de sa­lud Oba­ma­ca­re, el cual pre­ten­de de­ro­gar.

En el país que se ha jac­ta­do de su di­ver­si­dad y res­pe­to a las li­ber­ta­des, in­clui­das las re­li­gio­sas, Trump fue igual­men­te ra­di­cal en sus pro­pues­tas an­ti in­mi­gra­ción, des­de de­por­ta­ción de in­do­cu­men­ta­dos y la cons­truc­ción de un mu­ro en la fron­te­ra con Mé­xi­co, has­ta la prohi­bi­ción de en­tra­da a mu­sul­ma­nes.

“Fue­ron fun­da­men­ta­les sus crí­ti­cas a la ad­mi­nis­tra­ción Oba­ma y sus pro­pues­tas de cam­bios que nun­ca ha­bían si­do plan­tea­das por quie­nes do­mi­nan el par­ti­do republicano y que ca­la­ron en el elec­to­ra­do, in­di­có Ro­bert Y. Sha­pi­ro, aca­dé­mi­co de la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.