La de­mo­cra­cia con­tra no­so­tros,

Hay quie­nes se sien­ten in­có­mo­dos con la de­mo­cra­cia; no cues­tio­nan sus me­ca­nis­mos, pe­ro sí ven con es­cep­ti­cis­mo sus re­sul­ta­dos.

Pulso - - Portada - por Joaquín Cas­ti­llo V.

EL RE­CIEN­TE triunfo de Do­nald Trump en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les es­ta­dou­ni­den­ses se su­ma a las sor­pre­sas que, de un tiem­po a es­ta par­te, nos han da­do los sis­te­mas de­mo­crá­ti­cos. En las vo­ta­cio­nes bri­tá­ni­cas del Bre­xit y del re­fe­rén­dum co­lom­biano acer­ca de las FARC, la opi­nión pú­bli­ca tam­bién da­ba por he­cho un re­sul­ta­do que fi­nal­men­te no se ve­ri­fi­có.

¿Se­rá que las en­cues­tas o los me­dios de co­mu­ni­ca­ción tie­nen sus brú­ju­las ave­ria­das? ¿O se tra­ta, más bien, de que cier­ta opi­nión do­mi­nan­te no lo­gra sin­to­ni­zar con las ma­yo­rías que acu­den a las ur­nas? Sea cual sea el diag­nós­ti­co -que ex­ce­de, cier­ta­men­te, los al­can­ces de es­ta co­lum­na-, hay quie­nes se sien­ten in­có­mo­dos con la de­mo­cra­cia: po­cos cues­tio­nan sus me­ca­nis­mos, pe­ro bas­tan­tes mi­ran con es­cep­ti­cis­mo los re­sul­ta­dos a los que nos ha con­du­ci­do.

Una re­fle­xión muy in­tere­san­te en torno a es­te sis­te­ma y sus ries­gos es la que rea­li­za Tz­ve­tan To­do­rov en “Los enemi­gos ín­ti­mos de la de­mo­cra­cia” (Ga­la­xia Gu­ten­berg, 2012). En es­ta obra, el lú­ci­do pensador búl­ga­ro-fran­cés afir­ma que sus ame­na­zas ac­tua­les no vie­nen des­de fue­ra, a la ma­ne­ra de los to­ta­li­ta­ris­mos de la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX.

Por el con­tra­rio, di­chas ame­na­zas se in­cu­ban den­tro de los mis­mos sis­te­mas de­mo­crá­ti­cos. Y des­cri­be tres pe­li­gros: el me­sia­nis­mo, el neo­li­be­ra­lis­mo y el po­pu­lis­mo. Ha­cien­do eco de una vie­ja dispu­ta en­tre pe­la­gia­nos y agus­ti­nia­nos (que a sim­ple vis­ta no ten­dría na­da que ver con el te­ma en cues­tión), des­cri­be al ser hu­mano co­mo un su­je­to siem­pre ten­ta­do por los vo­lun­ta­ris­mos ra­di­ca­les y por un afán de mol­dear la reali­dad se­gún sus in­tere­ses.

Si bien la te­sis pe­la­gia­na -a muy gran­des ras­gos, que los es­fuer­zos del hom­bre bas­tan pa­ra en­con­trar la vi­da eter­na- no tu­vo éxi­to, To­do­rov la ve re­na­cer en las ideas que hoy día po­nen en pe­li­gro al sis­te­ma de­mo­crá­ti­co. Los ries­gos vie­nen, si­guien­do a Flahault, por la eter­na des­me­su­ra del mi­to pro­me­tei­co, lo que en pa­la­bras de To­do­rov lle­va a creer “que la vo­lun­tad hu­ma­na po­día trans­for­mar a su an­to­jo la so­cie­dad y los se­res que la for­man”.

Va­le la pe­na des­cri­bir bre­ve­men­te las tres ame­na­zas que ob­ser­va To­do­rov. En pri­mer lu­gar, el me­sia­nis­mo se­ría he­re­de­ro de las gran­des re­vo­lu­cio­nes mo­der­nas: la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa, por un la­do, y la re­vo­lu­ción bol­che­vi­que, por otro. En am­bos mo­men­tos, el hom­bre bus­ca una au­to­no­mía que lo li­be­re de las ata­du­ras po­lí­ti­cas y eco­nó­mi­cas. Pe­ro aquel de­seo de per­fec­cio­na­mien­to, pre­sen­te en mu­chas for­mas y pro­yec­tos po­lí­ti­cos, ad­quie­re una ca­rac­te­rís­ti­ca es­pe­cial en los me­sia­nis­mos: “No bas­ta con mo­di­fi­car las ins­ti­tu­cio­nes, sino que as­pi­ra a trans­for­mar tam­bién a los se­res hu­ma­nos, y pa­ra ha­cer­lo no du­da en re­cu­rrir a las ar­mas”.

POR OTRO LA­DO, To­do­rov com­pren­de las co­rrien­tes neo­li­be­ra­les co­mo aque­llas que ven las le­yes del mercado y de la com­pe­ten­cia des­de una di­men­sión pu­ra­men­te “cien­tí­fi­ca”, don­de el queha­cer hu­mano y la ac­ción po­lí­ti­ca tie­nen po­co y na­da que de­cir. Al ries­go co­lec­ti­vis­ta de los to­ta­li­ta­ris­mos, don­de el in­di­vi­duo ha­bría si­do su­pri­mi­do en nom­bre de los in­tere­ses de la so­cie­dad, ha­bría su­ce­di­do el pe­li­gro con­tra­rio: el hom­bre, vis­to prin­ci­pal­men­te des­de una óp­ti­ca que lo re­du­ce a una par­ti­ci­pa­ción eco­nó­mi­ca de la so­cie­dad, no po­see víncu­los que lo de­fi­nan en el mun­do y que le otor­guen a su vi­da un sen­ti­do tras­cen­den­te.

El po­pu­lis­mo es qui­zá, hoy día, su ma­yor ries­go. El con­tex­to del en­sa­yo de To­do­rov lo ha­ce ob­ser­var, prin­ci­pal­men­te, la si­tua­ción eu­ro­pea. De allí que iden­ti­fi­que se­mi­llas po­pu­lis­tas en aque­llos dis­cur­sos que ven la cri­sis de la na­ción co­mo in­me­dia­to si­nó­ni­mo de una cri­sis de la de­mo­cra­cia, don­de un “no­so­tros” es­tá ame­na­za­do por un co­lec­ti­vo in­de­fi­ni­do de in­mi­gran­tes o de mu­sul­ma­nes. Los par­ti­dos na­cio­na­lis­tas que, en el con­tex­to de es­te en­sa­yo, iban to­man­do ma­yor re­le­van­cia en Ho­lan­da, Di­na­mar­ca o Fran­cia, sir­ven al autor pa­ra es­bo­zar las ca­rac­te­rís­ti­cas del po­pu­lis­mo que ame­na- zan el “con­sen­so li­be­ral” que se anun­ció lue­go de la Guerra Fría. Pe­ro qué du­da ca­be que si­tua­cio­nes co­mo la de Es­ta­dos Uni­dos o la de al­gu­nos paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos co­man­da­dos por cau­di­llos po­pu­lis­tas po­drían com­ple­men­tar una re­fle­xión que si­gue sien­do enor­me­men­te re­le­van­te.

Lo im­por­tan­te de pu­bli­ca­cio­nes co­mo la de To­do­rov (o co­mo aque­lla que ha­ce al­gún tiem­po pu­bli­ca­mos en el IES, “Los fun­da­men­tos con­ser­va­do­res del or­den li­be­ral”, de Da­niel Maho­ney) es que nos obli­gan a pen­sar el or­den de­mo­crá­ti­co más allá de los me­ros pro­ce­di­mien­tos o me­ca­nis­mos. Los ac­tua­les desafíos exi­gen ela­bo­rar una pro­pues­ta de­mo­crá­ti­ca más ro­bus­ta, don­de ha­ya prin­ci­pios irre­nun­cia­bles que sus­ten­ten es­te sis­te­ma y cier­tos fi­nes que bo­rran la ilu­sión de que bas­tan las elec­cio­nes de la ma­yo­ría pa­ra sus­ten­tar la de­mo­cra­cia.

Si la ex­pe­rien­cia es­ta­dou­ni­den­se nos preo­cu­pa e in­quie­ta -más que in­dig­nar­nos y pro­vo­car des­pre­cio por una ciu­da­da­nía su­pues­ta­men­te ig­no­ran­te y es­tú­pi­da-, es­ta es una opor­tu­ni­dad de re­fle­xión en un mun­do que a ra­tos pa­re­ce ha­ber re­nun­cia­do a ella.

El autor es di­rec­tor de pu­bli­ca­cio­nes Instituto de Es­tu­dios de la So­cie­dad (IES). @jcas­ti­llo­vial

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.