Ur­ge re­for­ma sin­di­cal,

Pulso - - Portada - por Ja­vier Pin­to

LA DI­RI­GEN­CIA sin­di­cal re­quie­re una re­for­mu­la­ción cuan­to an­tes. Ello por­que, en pri­mer lu­gar, no es acep­ta­ble la ju­ga­da po­lí­ti­ca que han rea­li­za­do pa­ra au­men­tar su re­pre­sen­ta­ti­vi­dad por se­cre­ta­ría, es de­cir, a tra­vés de la ti­tu­la­ri­dad sin­di­cal. A la gran ma­yo­ría de los tra­ba­ja­do­res le con­vie­ne una le­gis­la­ción la­bo­ral acor­de con los tiem­pos y ello im­pli­ca un gre­mio que abor­de las di­fi­cul­ta­des que se nos vie­nen pro­duc­to de la au­to­ma­ti­za­ción de pro­ce­sos y par­ti­ci­pen en la ela­bo­ra­ción de una le­gis­la­ción la­bo­ral di­ná­mi­ca. La di­ri­gen­cia sin­di­cal, en cam­bio, si­gue pen­san­do co­mo si es­tu­vie­ra en los años 60 e in­ter­pre­ta la reali­dad co­mo una dia­léc­ti­ca en­tre el pro­le­ta­ria­do y los bur­gue­ses ca­pi­ta­lis­tas. En se­gun­do lu­gar, la di­ri­gen­cia ha lo­gra­do una ar­ti­cu­la­ción po­lí­ti­ca que tie­ne to­dos los vi­cios de un grave con­flic­to de in­te­rés. Es im­pre­sen­ta­ble que los di­ri­gen­tes sean re­pre­sen­tan­tes de los par­ti­dos, por­que es cla­rí­si­mo que la par­ti­ci­pa­ción en el Par­la­men­to y en la di­ri­gen­cia sin­di­cal re­quie­re una es­tric­ta se­pa­ra­ción de in­tere­ses. Se­guir ne­gán­do­le al mi­nis­tro de Ha­cien­da una sa­li­da, es só­lo pro­cu­rar un gas­to irres­pon­sa­ble que Chi­le no de­be eje­cu­tar si quie­re se­guir sien­do un país or­de­na­do y res­pon­sa­ble. La di­ri­gen­cia sin­di­cal mues­tra cla­ra­men­te que no tie­ne un sen­ti­do de res­pon­sa­bi­li­dad cí­vi­ca, pues ni ella ni los co­mu­nis­tas res­pe­tan la au­to­no­mía de las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas. Ur­ge que es­tas re­la­cio­nes sean prohi­bi­das en el con­tex­to de un mar­co re­gu­la­to­rio de con­flic­tos de in­te­rés y trans­pa­ren­cia. En ter­cer lu­gar, la di­ri­gen­te de una ins­ti­tu­ción re­pre­sen­ta­ti­va im­por­tan­te, co­mo es la CUT, no pue­de nun­ca asis­tir a una se­sión de la Cá­ma­ra pro­ta­go­ni­zan­do un es­cán­da­lo e in­sul­tan­do pú­bli­ca­men­te a un mi­nis­tro. Las ins­ti­tu­cio­nes, pa­ra que fun­cio­nen, tam­bién me­re­cen res­pe­to. Bárbara Fi­gue­roa de­be­ría pe­dir dis­cul­pas al mi­nis­tro y al país, pa­ra lue­go re­fle­xio­nar si es jus­to que los fun­cio­na­rios pú­bli­cos au­men­ten sus in­gre­sos por so­bre la me­dia de to­dos los de­más tra­ba­ja­do­res en Chi­le. Tal vez una nor­ma­ti­va sin­di­cal mo­der­na de­be ajus­tar las ex­pec­ta­ti­vas de re­ajus­te a las po­si­bi­li­da­des eco­nó­mi­cas del país, no al an­to­jo de los di­ri­gen­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.