Una Nue­va Era

Pulso - - Trader - GON­ZA­LO RESTINI El autor es pa­ne­lis­ta del pro­gra­ma In­for­ma­ción Pri­vi­le­gia­da, de ra­dio Du­na.

Cuan­do se mi­ra a la dis­tan­cia, es fá­cil iden­ti­fi­car los cam­bios de fo­lio. Pe­ro de cer­ca no. Quie­nes des­per­ta­ron des­pués de to­mar­se la Bas­ti­lla en ju­lio de 1789 o los que vie­ron en una pla­za que el Ar­chi­du­que Fran­cis­co Fer­nan­do ha­bía si­do ase­si­na­do, qui­zás pen­sa­ron: ¿ha­bre­mos si­do par­te de al­go real­men­te his­tó­ri­co? Pe­ro no es­ta­ban en ab­so­lu­to se­gu­ros. A pe­sar de la po­ten­cia de los he­chos, na­die ima­gi­na que las lí­neas de tiem­po que se es­tu­dian en los co­le­gios ten­drán jus­to ahí una ra­ya y un cam­bio de color. Y que ellos lo vie­ron en vi­vo y en di­rec­to. Es­te año po­dría ser un gran can­di­da­to a eso. Ca­pí­tu­lo si­guien­te. Vuel­ta de pá­gi­na. Las nue­vas eras par­ten, por de­fi­ni­ción, con un he­cho de ba­ja pro­ba­bi­li­dad y al­to im­pac­to. Y es­te año he­mos te­ni­do dos. He­mos vis­to na­cer, de unos huevos im­pro­ba­bles, un par de gi­gan­tes­cos Cis­nes Ne­gros. Tan em­pa­ren­ta­dos que po­drían ser ge­me­los. Son una bue­na op­ción mar­car cam­bio de épo­ca. Ya los adi­vi­na: el Bre­xit y Mr. Trump. De es­ta for­ma, la Se­gun­da Be­lle Epo­que po­dría ha­ber ter­mi­na­do, ca­si jus­to 100 años des­pués de fi­na­li­zar la pri­me­ra. En 1989, la caí­da del Mu­ro fue la me­tá­fo­ra per­fec­ta. Se dio ini­cio a una fie­bre por bo­rrar las fron­te­ras, en to­do sen­ti­do. El li­be­ra­lis­mo eco­nó­mi­co, el cre­ci­mien­to ex­plo­si­vo del co­mer­cio in­ter­na­cio­nal, el sal­to al de­sa­rro­llo de Asia y la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca lo hi­cie­ron po­si­ble. El mun­do se achi­có. Y fun­cio­nó: au­men­tó ge­ne­ra­li­za­da­men­te la ri­que­za glo­bal. Pe­ro ha­bía cos­tos. Ra­bio­sos que vo­ci­fe­ra­ban los pro­ble­mas que cau­sa­ban la mo­vi­li­dad del ca­pi­tal, la in­for­ma­ción y las per­so­nas. To­do par­tió en Seattle el 99, con unas vio­len­tas e in­ci­pien­tes ma­ni­fes­ta­cio­nes. Pe­ro las se­mi­llas (o los huevos) des­de don­de sal­drían los Cis­nes se plan­ta­ron en reali­dad 20 me­ses des­pués. Na­cie­ron de otras Ge­me­las, ha­ce quin­ce años. La enor­me ci­ca­triz de las To­rres, con sus pos­te­rio­res gue­rras, bo­rra­ron pa­ra siem­pre la son­ri­sa de la ca­ra del mun­do. Fue­ron, si se mi­ran de es­te punto de vis­ta, ma­ni­fes­ta­cio­nes fu­rio­sas en con­tra de la glo­ba­li­za­ción. Igual­men­te, la co­sa si­guió ade­lan­te, co­mo un tren sin fre­nos: los paí­ses desa­rro­lla­dos se lle­na­ron de in­mi­gran­tes que ame­na­za­ron sus tra­ba­jos y su cul­tu­ra, su iden­ti­dad. Y lue­go 2008, con su es­te­la de po­bre­za y des­alien­to. Los hom­bres blan­cos vie­ron co­mo to­das las mi­no­rías re­cla­ma­ban más de­re­chos. Y se sin­tie­ron ol­vi­da­dos, po­bres, de­ja­dos atrás. Nos acer­ca­mos al fi­nal, con ISIS, la ca­ra ho­rri­ble de quie­nes no quie­ren par­ti­ci­par del sis­te­ma ni de nin­gún as­pec­to del mo­de­lo. Los aten­ta­dos. Y el te­rror. Y los po­li­cías y mi­li­ta­res con me­tra­lle­tas que pro­ta­go­ni­zan cual­quier lu­gar de im­por­tan­cia po­lí­ti­ca o tu­rís­ti­ca: Oc­ci­den­te en es­ta­do de si­tio. Mi­ra­do así, pa­re­ce que la olla ha acu­mu­la­do mu­cha pre­sión. Cla­ra­men­te no es­tá­ba­mos en equi­li­brio. Y quie­nes de­fen­de­mos los beneficios del mun­do glo­bal, he­mos he­cho vis­ta gor­da a los pro­ble­mas. Los acu­mu­la­mos de­ba­jo de la al­fom­bra. El pén­du­lo dio la vuel­ta. Y hay bue­nas ra­zo­nes pa­ra ello. En el cor­to pla­zo no se­rá fá­cil. Se vie­nen tiem­pos tra­ba­dos, di­fí­ci­les y pe­li­gro­sos. Ha­brán pro­vo­ca­cio­nes y re­pre­sa­lias. Gri­tos y com­bos de vuel­ta. No más ve­li­tas en el sue­lo y “otras me­ji­llas”. En el lar­go pla­zo, só­lo hay es­pa­cio pa­ra el op­ti­mis­mo. El mun­do se ha he­cho un pa­ñue­lo y no ha­brá ma­ne­ra de es­ca­par y vi­vir co­mo er­mi­ta­ños. Pe­ro, y oja­lá me equi­vo­que en es­to, tal co­mo me he equi­vo­ca­do pen­san­do que ni el Bre­xit ni Trump te­nían op­cio­nes, qui­zás es­te año he­mos asis­ti­do al ama­ne­cer de una nue­va era. To­da­vía no tie­ne nom­bre ni for­ma. Pe­ro, por des­gra­cia, la re­cién na­ci­da no pin­ta tan bien.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.