Mi­chel Spen­ce y triun­fo de Trump: “El pro­ble­ma es que en la ma­yo­ría de los paí­ses, so­bre to­do desa­rro­lla­dos, la cla­se me­dia se ha em­po­bre­ci­do”

— El aca­dé­mi­co de la U. de Nue­va York in­di­ca que el triun­fo de Do­nald Trump for­ma par­te de un fe­nó­meno que se es­tá re­pi­tien­do en Eu­ro­pa.

Pulso - - Portada - Una en­tre­vis­ta de FRAN­CIS­CA GUERRERO

JUN­TO A Geor­ge Aker­lof y Jo­seph Sti­glitz, Mi­chael Spen­ce ga­nó el Pre­mio No­bel de Eco­no­mía de 2001, por su tra­ba­jo en in­for­ma­ción asi­mé­tri­ca de mer­ca­dos, mo­men­to en que sus vo­ces ga­na­ron in­fluen­cia en los círcu­los de la eco­no­mía mun­dial. Y es que ade­más de la me­da­lla sue­ca, Spen­ce ha si­do múl­ti­ples ve­ces con­de­co­ra­do: con el pre­mio “John Ken­neth Gal­braith”, por su ex­ce­len­cia en la en­se­ñan­za, y con la me­da­lla John Ba­tes Clark, que tam­bién pre­mia el tra­ba­jo en eco­no­mía y que ha an­ti­ci­pa­do va­rios de los No­be­les.

Ph.D. de la Uni­ver­si­dad de Har­vard, hoy se desem­pe­ña co­mo aca­dé­mi­co de la Stern School of Bu­si­ness de la Uni­ver­si­dad de Nue­va York, don­de es­tá a car­go de la cátedra “cre­ci­mien­to en el mun­do desa­rro­lla­do y eco­no­mía glo­bal”. Es es­pe­cial­men­te co­no­ci­do en el mun­do aca­dé­mi­co gra­cias a su mo­de­lo de edu­ca­ción en el mer­ca­do la­bo­ral, jus­ta­men­te don­de abor­da la asi­me­tría de in­for­ma­ción que lo hi­zo acree­dor del No­bel.

A par­tir de su mo­de­lo es­tu­dia có­mo los tra­ba­ja­do­res pue­den ha­cer uso de sus ni­ve­les de edu­ca­ción co­mo una he­rra­mien­ta pa­ra en­viar cier­tos men­sa­jes a los em­plea­do­res. Gra­cias a es­to, los em­plea­dos al­ta­men­te ca­pa­ci­ta­dos se es­fuer­zan por con­se­guir tí­tu­los de edu­ca­ción que son di­fí­ci­les de ob­te­ner, pre­ci­sa­men­te pa­ra en­tre­gar una se­ñal al mer­ca­do acer­ca de su al­ta ca­pa­ci­dad y es­pe­cia­li­za­ción.

An­tes de lle­gar a la Uni­ver­si­dad de Nue­va York, Spen­ce se desem­pe­ñó co­mo de­cano de la es­cue­la de ne­go­cios de Uni­ver­si­dad de Stan­ford y de la Fa­cul­tad de Ar­tes y Cien­cias de la Uni­ver­si­dad de Har­vard, don­de tam­bién fue pre­si­den­te del De­par­ta­men­to de Eco­no­mía. Fue jus­ta­men­te en Har­vard don­de tu­vo en su sa­la de cla­ses a Bill Ga­tes, quien lo ha ca­li­fi­ca­do en múl­ti­ples opor­tu­ni­da­des co­mo su pro­fe­sor más in­flu­yen­te.

El ga­na­dor del No­bel tam­bién fue pre­si­den­te de la Co­mi­sión so­bre Cre­ci­mien­to y Desa­rro­llo (20062010), un gru­po que desa­rro­lla­ba po­lí­ti­cas glo­ba­les, cen­tra­do en es­tra­te­gias pa­ra pro­du­cir un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co rá­pi­do y sos­te­ni­ble y pa­ra re­du­cir la po­bre­za.

En el sec­tor pri­va­do, ha tra­ba­ja­do co­mo con­sul­tor de PIMCO, ase­sor se­nior de Oak Hill In­vest­ment Ma­na­ge­ment y miem­bro del con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción de la Stan­ford Ma­na­ge­ment Com­pany, así co­mo de va­rias em­pre­sas, al­gu­nas de ellas pú­bli­cas.

Las áreas de ex­per­ti­cia de Spen­ce son múl­ti­ples: la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca en los mer­ca­dos emer­gen­tes, la eco­no­mía de la in­for­ma­ción y el im­pac­to del li­de­raz­go en el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. En re­la­ción a ellas ha es­cri­to tres li­bros y un to­tal de 50 artículos. Gra­cias a su apor­te aca­dé­mi­co tam­bién for­ma par­te de la Ame­ri­can Eco­no­mic As­so­cia­tion y de la Aca­de­mia Ame­ri­ca­na de Ar­tes y Cien­cias y de la So­cie­dad Eco­no­mé­tri­ca.

LOS SEN­TI­MIEN­TOS na­cio­na­lis­tas y an­ti glo­ba­li­za­ción tie­nen ex­pli­ca­ción, pa­ra Mi­chael Spen­ce, Pre­mio No­bel de Eco­no­mía 2001, en el des­con­ten­to de la ciu­da­da­nía, par­ti­cu­lar­men­te en paí­ses desa­rro­lla­dos. Y ese des­con­ten­to se de­be, a su jui­cio, a la pér­di­da de pro­ta­go­nis­mo de la re­dis­tri­bu­ción, cla­ve en el pro­gre­so que ex­pe­ri­men­ta­ron esos paí­ses tras las gue­rras mun­dia­les.

En con­ver­sa­ción con PUL­SO, el aho­ra aca­dé­mi­co de la Stern School of Bu­si­ness de la Uni­ver­si­dad de Nue­va York, con­si­de­ra que la vic­to­ria de Do­nald Trump, al igual que el Bre­xit y otros mo­vi­mien­tos na­cio­na­lis­tas eu­ro­peos, se en­mar­can den­tro de es­te fe­nó­meno, que ca­li­fi­ca co­mo pe­li­gro­so.

De to­das ma­ne­ras, po­ne pa­ños fríos y ase­gu­ra que es tiem­po de es­pe­rar y ver en qué me­di­da se cum­pli­rán las pro­me­sas de cam­pa­ña del pre­si­den­te elec­to de Es­ta­dos Uni­dos.

La vic­to­ria de Do­nald Trump sor­pren­dió a bue­na par­te del mun­do, ¿es­tá igual­men­te preo­cu­pa­do?

—To­do el mun­do tie­ne po­ca cer­te­za so­bre lo que pa­sa­rá. Do­nald Trump cues­tio­nó la glo­ba­li­za­ción y el comercio, lo que jus­ti­fi­ca la preo­cu­pa­ción del res­to del mun­do res­pec­to a lo que ocu­rra ba­jo la pre­si­den­cia de Trump.

Pe­ro pa­ra ser ho­nes­to, real­men­te no sa­be­mos lo que su­ce­de­rá, es­tá más en la ca­te­go­ría de es­pe­rar y ver. Al fi­nal, lo que te­ne­mos es un al­to gra­do de in­cer­ti­dum­bre y preo­cu­pa­ción so­bre si Es­ta­dos Uni­dos se echa­rá pa­ra atrás, im­ple­men­tan­do ba­rre­ras co­mer­cia­les y co­sas por el es­ti­lo.

¿Por qué en el país que im­pul­só el li­bre comercio en el mun­do tu­vie­ron bue­na re­cep­ción las ideas pro­tec­cio­nis­tas de Trump?

—El pro­ble­ma sub­ya­cen­te es que en la ma­yo­ría de los paí­ses, so­bre to­do desa­rro­lla­dos, la cla­se me­dia se ha em­po­bre­ci­do mu­cho los úl­ti­mos 30 años. Es­to no ha­bía lle­ga­do a la po­lí­ti­ca, pe­ro lo cier­to es que la gen­te no es­tá con­ten­ta y esa mo­les­tia es­tá sa­lien­do a flo­te de di­fe­ren­tes ma­ne­ras.

La reali­dad es que des­pués de la gue­rra mun­dial to­ma­ron fuer­za las pers­pec­ti­vas re­dis­tri­bu­ti­vas al in­te­rior de los paí­ses y a ni­vel in­ter­na­cio­nal, pe­ro en los úl­ti­mos 30 años es­to se ha vuel­to me­nos re­le­van­te en ca­da país, es­pe­cial­men­te en los desa­rro­lla­dos.

Esa es una de las ra­zo­nes que han im­pul­sa­do sen­ti­mien­tos na­cio­na­lis­tas en Eu­ro­pa. Es­to no es asun­to ex­clu­si­vo de EEUU, es un fe­nó­meno glo­bal.

El Bre­xit fue per­ci­bi­do co­mo una vo­ta­ción con­tra la glo­ba­li­za­ción y toman fuer­za otros mo­vi­mien­tos en la mis­ma lí­nea, co­mo el li­de­ra­do por Ma­ri­ne Le Pen en Fran­cia, ¿qué im­pli­can­cias tie­ne es­te fe­nó­meno?

—Hay dos asun­tos a con­si­de­rar. Uno de ellos es eco­nó­mi­co, por­que una por­ción muy re­du­ci­da de gen­te ha re­ci­bi­do una ex­ten­sa par­te de los be­ne­fi­cios, lo que ocu­rre con es­pe­cial fuer­za en Es­ta­dos Uni­dos y en el Reino Uni­do. Hay al­gu­nas ex­cep­cio­nes, co­mo Ca­na­dá que ha to­ma­do un ca­mino di­fe­ren­te y es mu­cho me­nos de­sigual, al igual que otras na­cio­nes nór­di­cas.

Otra co­sa que ves es que la glo­ba­li­za­ción ha im­pli­ca­do una gran pér­di­da de so­be­ra­nía y con­trol. Tie­nes gran­des fuer­zas eco­nó­mi­cas ope­ran­do en eco­no­mías que han con­tro­la­do a las fuer­zas po­lí­ti­cas, fren­te a lo cual la gen­te no se sien­te con­for­me, por­que co­mo dic­ta la de­mo­cra­cia quie­ren ser ellos los que de­ci­den lo que ocu­rre fi­nal­men­te.

Hay una ver­sión más com­pli­ca­da de ese pro­ble­ma en Eu­ro­pa, que

“El plan de in­fra­es­truc­tu­ra de Do­nald Trump po­dría im­pul­sar el pre­cio de las ma­te­rias pri­mas y eso se­ría be­ne­fi­cio­so pa­ra paí­ses co­mo Chi­le”.

“Una por­ción muy re­du­ci­da de gen­te ha re­ci­bi­do una ex­ten­sa par­te de los be­ne­fi­cios, lo que ocu­rre con es­pe­cial fuer­za en Es­ta­dos Uni­dos y en el Reino Uni­do”.

“Si (Do­nald Trump) no se pro­po­ne ter­mi­nar o re­ne­go­ciar tra­ta­dos de li­bre comercio, Amé­ri­ca La­ti­na bá­si­ca­men­te es­ta­ría bien”.

quie­re es­tar ca­da vez más uni­fi­ca­da y ese pro­ce­so se ha es­tan­ca­do e in­clu­so ha ido en re­ver­sa. To­do eso con­tri­bu­ye a los sen­ti­mien­tos an­ti glo­ba­li­za­ción, o más bien fa­vo­re­ce el re­torno de los na­cio­na­lis­mos. En­ton­ces ve­mos paí­ses que quie­ren más unión, otros más na­cio­na­lis­tas y al­gu­nos que es­tán en me­dio, lo que no re­sul­ta muy có­mo­do. Las ten­den­cias po­pu­lis­tas y na­cio­na­lis­tas son par­ti­cu­lar­men­te en­ga­ño­sas, di­fí­ci­les y pe­li­gro­sas, por­que im­pi­den el pro­ce­so de reuni­fi­ca­ción.

¿Qué ries­gos pun­tua­les en­fren­ta Amé­ri­ca La­ti­na con la agen­da eco­nó­mi­ca de Trump?

—Si no se pro­po­ne ter­mi­nar o re­ne­go­ciar tra­ta­dos de li­bre comercio, la re­gión bá­si­ca­men­te es­ta­ría bien. Los úl­ti­mos que tu­vie­ron pro­ble­mas, paí­ses de in­gre­sos me­dios, re­cu­pe­ra­ron su po­ten­cial de cre­ci­mien­to, Bra­sil es­tá en ca­mino a recuperar el cre­ci­mien­to y la es­ta­bi­li­dad. Chi­le tam­bién es­tá bien. Los pre­cios de com­mo­di­ties se es­tán es­ta­bi­li­zan­do. En La­ti­noa­mé­ri­ca no veo que ha­ya un evi­den­te e im­por­tan­te ries­go. Por el con­tra­rio, el plan de in­fra­es­truc­tu­ra de Trump po­dría im­pul­sar el pre­cio de las ma­te­rias pri­mas y eso se­ría be­ne­fi­cio­so pa­ra paí­ses co­mo Chi­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.