Gas na­tu­ral y trans­por­te

Pulso - - Opinion - CAR­LOS COR­TÉS SI­MÓN

LA SA­TU­RA­CIÓN de la cuen­ca de San­tia­go por ma­te­rial par­ti­cu­la­do fino (MP 2,5), en­tre otros con­ta­mi­nan­tes, se ha con­ver­ti­do en un pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca de pri­me­ra preo­cu­pa­ción. El nue­vo Plan de Pre­ven­ción y Des­con­ta­mi­na­ción At­mos­fé­ri­ca pa­ra la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na (PPDA) re­pre­sen­ta un avan­ce des­ta­ca­ble en es­te sen­ti­do, al es­ta­ble­cer la prohi­bi­ción to­tal del uso de le­ña pa­ra ca­le­fac­ción. Sin em­bar­go, el plan no abor­da con la mis­ma au­da­cia el te­ma del trans­por­te, fuen­te re­co­no­ci­da por di­ver­sos es­pe­cia­lis­tas co­mo una de las gran­des res­pon­sa­bles de las al­tas con­cen­tra­cio­nes de MP 2,5. Lo an­te­rior es­tá es­tre­cha­men­te vin­cu­la­do con la “die­se­li­za­ción” del par­que au­to­mo­tor, lo que ha si­do es­ti­mu­la­do por­que el dié­sel es­tá afec­to a un im­pues­to es­pe­cí­fi­co mu­cho más fa­vo­ra­ble en re­la­ción con otros com­bus­ti­bles vehi­cu­la­res. Si bien el dié­sel que se uti­li­za en nues­tro país ha re­du­ci­do de ma­ne­ra im­por­tan­te su con­te­ni­do de azu­fre, ello dis­ta mu­cho de so­lu­cio­nar el pro­ble­ma de las emi­sio­nes, to­da vez que exis­te otro ele­men­to re­le­van­te que se de­be te­ner en cuen­ta, co­mo lo es el fac­tor de de­te­rio­ro de los mo­to­res que usan es­ta tec­no­lo­gía. En es­te con­tex­to, la re­no­va­ción de bu­ses del Tran­san­tia­go -en 2018- abre una opor­tu­ni­dad úni­ca pa­ra in­cor­po­rar la va­ria­ble am­bien­tal en el pro­ce­so, pro­mo­vien­do la par­ti­ci­pa­ción de tec­no­lo­gías me­nos con­ta­mi­nan­tes en la li­ci­ta­ción, co­mo el gas na­tu­ral vehi­cu­lar (GNV), lo que con­tri­bui­ría a aho­rrar mi­llo­nes de dó­la­res en sa­lud pú­bli­ca. Los vehícu­los de­di­ca­dos o con­ce­bi­dos des­de fá­bri­ca pa­ra tra­ba­jar só­lo con gas na­tu­ral cum­plen con la nor­ma­ti­va am­bien­tal Eu­ro VI, con­vir­tién­do­los en los más lim­pios del mer­ca­do. Asi­mis­mo, re­du­cen en 100% el MP en com­pa­ra­ción con los vehícu­los dié­sel, re­du­cen 18% emi­sio­nes de CO2, 90% el CO y 95% los óxi­dos de ni­tró­geno. Es co­sa de vo­lun­tad po­lí­ti­ca no se­guir ha­cien­do más de lo mis­mo y dar­le la op­ción a una al­ter­na­ti­va cos­toe­fec­ti­va que pue­de con­tri­buir a des­con­ta­mi­nar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.