Do­nald Trump y las ex­pec­ta­ti­vas

Da­das las im­pli­can­cias que tie­ne EEUU pa­ra el mun­do, de­be cum­plir con las ex­pec­ta­ti­vas sin afec­tar va­ria­bles tan de­li­ca­das co­mo el em­pleo, el cre­ci­mien­to y las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les.

Pulso - - Opinion -

NO ES FÁ­CIL el desafío que tie­ne por de­lan­te el Pre­si­den­te elec­to de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump. Sin du­da que es un mé­ri­to que su cam­pa­ña en re­pre­sen­ta­ción del Par­ti­do Re­pu­bli­cano ha­ya sa­bi­do leer al­go que la de­mó­cra­ta Hi­llary Clin­ton, así co­mo nin­gún otro de los pre­can­di­da­tos que hu­bo en los dos par­ti­dos vio: esa par­te del pue­blo es­ta­dou­ni­den­se que se sen­tía des­am­pa­ra­da y que veía que su país ya no era la gran na­ción en la que ha­bían na­ci­do.

Y el desafío es gran­de, por­que des­de aho­ra de­be po­ner ma­nos a la obra y co­men­zar a tra­ba­jar pa­ra cum­plir con las ex­pec­ta­ti­vas de to­dos aque­llos que con­tri­bu­ye­ron pa­ra que a par­tir de enero sea el nue­vo mo­ra­dor de la Ca­sa Blan­ca. Pe­ro ello, y da­das las im­pli­can­cias que tie­ne Es­ta­dos Uni­dos pa­ra el mun­do, de­be ha­cer­lo sin afec­tar va­ria­bles tan de­li­ca­das co­mo el em­pleo, el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les.

Tam­po­co se­rá fá­cil unir a los ha­bi­tan­tes de su país, es­pe­cial­men­te tras la vi­ru­len­cia que tu­vie­ron los dos can­di­da­tos du­ran­te la cam­pa­ña. Sus pri­me­ras pa­la­bras, con un tono más con­ci­lia­dor tras el triun­fo, po­drían ser una pri­me­ra se­ñal de que la ca­ri­ca­tu­ra que se ha he­cho de Trump -a la que él sin du­da ha con­tri­bui­do- es­ta­ría dan­do pa­so a la ima­gen de un po­lí­ti­co que tie­ne cla­ra la gran res­pon­sa­bi­li­dad que se ha echa­do so­bre los hom­bros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.