La fir­ma que sus­ten­tó el éxi­to del nue­vo lí­der de EEUU: The Trump Or­ga­ni­za­tion

Los ac­ti­vos in­mo­bi­lia­rios son el co­ra­zón del gru­po, que in­clu­ye cons­truc­ción y ges­tión de can­chas de Golf, vi­ñe­dos, ho­te­les y ras­ca­cie­los. To­do pa­sa­rá a un fi­dei­co­mi­so cie­go cuan­do asu­ma.

Pulso - - Empresas & Mercados - LEONARDO RUIZ

—El nue­vo Pre­si­den­te elec­to de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump, es un em­pre­sa­rio de to­mo y lo­mo y fue, en gran par­te, gra­cias a sus éxi­tos co­mer­cia­les, que lo­gró lle­var a ca­bo la cam­pa­ña que lo ca­ta­pul­tó al car­go más im­por­tan­te del mun­do.

Trump ini­ció su ca­rre­ra tra­ba­jan­do en la em­pre­sa de su fa­mi­lia a fi­nes de los ‘ 60, mien­tras iba a la uni­ver­si­dad. Años más tar­de, he­re­dó el con­trol to­tal de “Eli­za­beth Trump & Son”, fun­da­da por sus abue­los, y lo pri­me­ro que hi­zo fue re­nom­brar­la co­mo “The Trump Or­ga­ni­za­tion”.

Los ac­ti­vos in­mo­bi­lia­rios son el co­ra­zón del gru­po, que in­clu­ye cons­truc­ción y ges­tión de can­chas de Golf, vi­ñe­dos, pis­tas de patinaje de hie­lo, ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­cio­na­les, edi­fi­cios co­mer­cia­les y ras­ca­cie­los. Tam­bién se ha am­plia­do a mer­chan­di­sing de pro­duc­cio­nes te­le­vi­si­vas, mo­da, per­fu­mes, mue­bles e in­clu­so li­bros, es­cri­tos por él y el res­to de su fa­mi­lia.

El va­lor to­tal de sus ac­ti­vos, cal­cu­la­do por For­bes, lle­ga a unos US$3.700 mi­llo­nes, aun­que el mis­mo em-

pre­sa­rio con­ver­ti­do el po­lí­ti­co ase­gu­ra que se apro­xi­ma a los US$10.000 mi­llo­nes. La le­gis­la­ción es­ta­dou­ni­den­se no obli­ga a los man­da­ta­rios a des­ha­cer­se de sus ac­ti­vos, sin em­bar­go la tra­di­ción es que los pon­gan ba­jo ad­mi­nis­tra­ción de fi­dei­co­mi­sos cie­gos, co­mo ocu­rre en otras par­tes del mun­do. Sin em­bar­go, los ex­per­tos ya han ad­ver­ti­do que es­to se­ría di­fí­cil. En pri­mer lu­gar, los que que­da­rían al man­do del im­pe­rio Trump son los tres hi­jos de su pri­mer ma­tri­mo­nio: Do­nald Jr., Eric e Ivan­ka, con­si­de­ra­da su he­re­de­ra na­tu­ral. Di­fí­cil­men­te se cree que ellos pue­dan ad­mi­nis­trar la em­pre­sa a es­pal­das de su pa­dre o que un ges­tor ajeno a la fa­mi­lia pue­da ocul­tar el desa­rro­llo de in­ver­sio­nes que des­ta­can por lle­var la mar­ca Trump, de la que in­clu­so ven­den li­cen­cias, no so­lo en EEUU, sino tam­bién en Es­tam­bul, Pa­na­má, Seúl, Río de Ja­nei­ro y los Emi­ra­tos Ára­bes.

EL FU­TU­RO DE LA MAR­CA. A lo lar­go de to­da su cam­pa­ña pre­si­den­cial, Trump si­guió pro­mo­cio­nan­do el ne­go­cio que lle­va su nom­bre, in­clu­so inau­gu­ran­do un ho­tel en Was­hing­ton dos se­ma­nas an­tes de su vic­to­ria. Tam­bién en­ca­be­zó even­tos en ho­te­les y cam­pos de golf con su mar­ca Trump des­de Es­co­cia has­ta Flo­ri­da. Y aho­ra que la con­tien­da elec­to­ral ter­mi­nó, la or­ga­ni­za­ción es­tá lan­zan­do una nue­va mar­ca que no lle­va­rá su nom­bre.

Se tra­ta de “Scion”, una lí­nea de ho­te­les di­ri­gi­da a clien­tes más jó­ve­nes, que fue pre­sen­ta­da el mes pa­sa­do en un co­mu­ni­ca­do de pren­sa que men­cio­na­ba a tres eje­cu­ti­vos de la Trump Or­ga­ni­za­tion, pe­ro no al can­di­da­to, ya que se­gún di­jo Bru­ce Hi­mels­tein, ex di­rec­tor de mar­ke­ting en los ho­te­les, a Bloom­berg, bus­ca re­no­var­se des­pués de que las re­ser­vas en los ho­te­les Trump ca­ye­ran 29% los úl­ti­mos seis me­ses, o 10% has­ta el 15 de oc­tu­bre, aun­que las re­ser­vas pa­ra tiem­po li­bre cre­cie­ron pa­ra apor­tar un al­za de 16%.

FO­TO: REUTERS

La to­rre de 68 pi­sos es un ícono de Nue­va York.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.