El gi­ro de Goic: de de­fen­so­ra de la NM a li­de­rar la ten­sión del con­glo­me­ra­do

En el en­torno de la se­na­do­ra creen que en las úl­ti­mas dos se­ma­nas, la tam­bién pre­si­den­ta de la co­lec­ti­vi­dad ha de­mos­tra­do que tie­ne la ca­pa­ci­dad de con­du­cir co­yun­tu­ras di­fí­ci­les, asu­mien­do un li­de­raz­go no só­lo al in­te­rior de la DC, sino tam­bién en la Nuev

Pulso - - Actualidad & Politica - JAI­ME SÁN­CHEZ / GLADYS PIÉ­RO­LA

—Los dos úl­ti­mos te­rre­mo­tos que ha vi­vi­do la Nue­va Ma­yo­ría han te­ni­do un ros­tro: la se­na­do­ra y pre­si­den­ta de la DC Ca­ro­li­na Goic. Al con­ge­la­mien­to de las re­la­cio­nes con el Go­bierno ha­ce tres se­ma­nas, el miér­co­les pa­sa­do se su­mó el li­de­raz­go an­te la crí­ti­ca de la NM en con­tra del Par­ti­do Co­mu­nis­ta, por el re­cha­zo del re­ajus­te del sec­tor pú­bli­co. El epi­so­dio ge­ne­ró un nue­vo quie­bre en la coa­li­ción y obli­gó a vol­ver a mo­ver las fi­chas en el ofi­cia­lis­mo. Las mo­vi­das de Goic han mar­ca­do un gi­ro en lo que has­ta aho­ra era su con­duc­ción, la que en un prin­ci­pio se creía co­mo car­ta se­gu­ra pa­ra ayu­dar a man­te­ner el sta­tu quo del con­glo­me­ra­do, mo­de­ran­do las crí­ti­cas de la DC y las pos­tu­ras du­ras que al­gu­nos de sus ex ti­mo­ne­les ha­bían te­ni­do ha­cia el rum­bo del blo­que. En el lap­so de dos se­ma­nas esa te­sis que­dó atrás, lo que pa­ra mu­chos en su par­ti­do no es una sor­pre­sa, más bien era cues­tión de tiem­po an­tes de que “Ca­ro­li­na” mos­tra­ra los dien­tes.

Dos pá­ja­ros de un ti­ro

Des­de su en­torno co­men­tan que has­ta aho­ra Goic só­lo es­ta­ba aso­cia­da a po­si­cio­nes que, en ge­ne­ral, la acer­ca­ban al mun­do pro­gre­sis­ta de la DC y la NM. Sin em­bar­go, to­da­vía no ha­bía te­ni­do que ha­cer­se car­go de ad­mi­nis­trar co­yun­tu­ra, co­men­tan des­de la co­lec­ti­vi­dad, si­tua­ción que en los úl­ti­mos días, se­gún ase­gu­ran sus cer­ca­nos, se en­car­gó de de­jar en cla­ro que si es­tá pre­pa­ra­da, des­pe­jan­do de pa­so, las du­das que aún ge­ne­ra­ba en sec­to­res de su par­ti­do.

“To­do buen po­lí­ti­co cuan­do tie­ne opor­tu­ni­dad de cons­truir ma­yo­rías, las cons­tru­ye”, di­ce un miem­bro de la me­sa di­rec­ti­va del par­ti­do. Y es que en la co­lec­ti­vi­dad hay quie­nes creen que Goic con la de­ci­sión de con­ge­lar las re­la­cio­nes con el Go­bierno “ma­tó dos pá­ja­ros de un ti­ro”. Pri­me­ro lo­gró am­pliar su lle­ga­da ha­cia sec­to­res don­de exis­tía des­con­fian­za ha­cia su la­bor co­mo pre­si­den­ta DC, aca­llan­do in­clu­so las crí­ti­cas de li­de­raz­gos tra­di­cio­na­les del par­ti­do que apun­ta­ban a en­trar a com­pe­tir con ella la elec­ción in­ter­na. Asi­mis­mo, des­de el par­ti­do creen que la ju­ga­da de Goic “de­mo­lió” a la di­si­den­cia del par­ti­do cuan­do en el Con­se­jo Na­cio­nal ex­tra­or­di­na­rio en que se ana­li­zó la de­ci­sión, pe­se a los es­fuer­zos de sus opo­si­to­res, la se­na­do­ra por Ma­ga­lla­nes lo­gró im­po­ner su mi­ra­da y au­nar ma­yo­rías en torno a no re­to­mar re­la­cio­nes mien­tras no hu­bie­ra un ges­to des­de el Go­bierno.

¿Can­di­da­ta pre­si­den­cial?

Pe­ro cer­ca­nos a Goic ase­gu­ran que la elec­ción in­ter­na del par­ti­do no es el úni­co fren­te que la se­na­do­ra man­tie­ne abier­to. Y es que si bien se ha man­te­ni­do her­mé­ti­ca res­pec­to a la po­si­bi­li­dad de asu­mir una ca­rre­ra pre­si­den­cial, el es­ce­na­rio aún no lo ha des­car­ta­do.

En es­te sen­ti­do, la pre­si­den­ta DC no só­lo ha apro­ve­cha­do la co­yun­tu­ra pa­ra po­si­cio­nar­se den­tro de sus fi­las, sino que tam­bién ha es­ta­do dis­pues­ta a asu­mir li­de­raz­gos den­tro de la coa­li­ción co­mo su­ce­dió la se­ma­na pa­sa­da cuan­do li­de­ró las crí­ti­cas con­tra el PC tras el re­cha­zo del re­ajus­te del sec­tor pú­bli­co.

Sin em­bar­go, igual sur­gie­ron las crí­ti­cas de la di­si­den­cia. El dipu­tado Ga­briel Sil­ber -quien bus­ca im­pul­sar la com­pe­ten­cia in­ter­na a la ti­mo­nel DC- sos­tu­vo que “a Ca­ro­li- na Goic le fal­tó un li­de­raz­go pa­ra im­pri­mir el apo­yo ma­ci­zo de la DC en pro­yec­tos em­ble­má­ti­cos. Y allí ella de­bió tam­bién in­ver­tir bue­na par­te de su ca­pi­tal po­lí­ti­co, aun cuan­do las de­ci­sio­nes son al­go im­po­pu­la­res, eso es gobernar”.

Mu­chos apun­tan ade­más, a que la le­gis­la­do­ra ha he­cho eco de las vo­ces más crí­ti­cas de la Nue­va Ma­yo­ría pa­ra ini­ciar un pro­ce­so de quie­bre de­fi­ni­ti­vo con la sa­li­da de los co­mu­nis­tas.

No obs­tan­te, la par­la­men­ta­ria, co­men­tan sus cer­ca­nos, ha vis­to una opor­tu­ni­dad en me­dio del des­or­den del con­glo­me­ra­do, pa­ra per­fi­lar­se co­mo un fac­tor de or­den al in­te­rior del blo­que.

Y es que en el par­ti­do creen que con el epi­so­dio, Goic lo­gró nue­va­men­te dar un gi­ro a una si­tua­ción com­ple­ja po­nién­do­se a la ca­be­za no só­lo de las crí­ti­cas al PC, sino que tam­bién en la pe­ti­ción de or­den a la Nue­va Ma­yo­ría.

El rol de Goic ha vuel­to a des­per­tar el ape­ti­to de al­gu­nos sec­to­res DC pa­ra le­van­tar una can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial, idea que re­co­no­cen le han co­men­za­do a plan­tear in­for­mal­men­te.

“Es un li­de­raz­go que co­mien­za a des­ple­gar­se na­cio­nal­men­te y que veo con mu­cha ex­pec­ta­ti­va por­que es un apor­te de la DC a Chi­le”, se­ña­ló el vi­ce­pre­si­den­te de la co­lec­ti­vi­dad, Ser­gio Es­pe­jo.

De he­cho, pe­se a que al­gu­nos par­la­men­ta­rios ya pen­sa­ban en al­gu­nos ges­tos ha­cia la can­di­da­tu­ra de Alejandro Gui­llier, la arre­me­ti­da de Goic cal­mó los áni­mos y de­jó en sus­pen­so la idea.

La se­ma­na pa­sa­da -de he­cho- al­gu­nos miem­bros del par­ti­do se reunie­ron en una ce­na con Goic pa­ra po­ten­ciar es­ta idea.

La pro­pia se­na­do­ra ha re­co­no­ci­do en su en­torno que des­apro­ve­chó un mo­men­to cru­cial tras la muer­te del ex Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca Pa­tri­cio Ayl­win, don­de su fi­gu­ra se po­si­cio­nó co­mo una car­ta de re­no­va­ción en la po­lí­ti­ca na­cio­nal. Por eso creen sus cer­ca­nos, de ha­ber otra po­si­bi­li­dad no la va des­apro­ve­char. Los tiem­pos ase­gu­ran sin em­bar­go, se acor­tan y de­be dar se­ña­les lue­go, an­tes de que la co­lec­ti­vi­dad se vea obli­ga­da a to­mar de­fi­ni­cio­nes.

La per­for­man­ce de Goic es­tas úl­ti­mas se­ma­nas des­per­tó nue­va­men­te el en­tu­sias­mo en su en­torno pa­ra que asu­ma una can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial. El jue­ves pa­sa­do la pre­si­den­ta del par­ti­do se reunió con un gru­po de mi­li­tan­tes que apues­tan por que asu­ma el desafío pre­si­den­cial. Con la de­ci­sión de con­ge­lar las re­la­cio­nes con el Go­bierno, Goic apla­có las du­das que su fi­gu­ra ge­ne­ra­ba en los sec­to­res más con­ser­va­do­res de la DC. No obs­tan­te, hay quie­nes cri­ti­can su li­de­raz­go. Ade­más, al­gu­nos apun­tan a que es el vehícu­lo de vo­ces DC que bus­can el quie­bre de la NM.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.