Tur­quía, una ame­na­za geo­po­lí­ti­ca en las fron­te­ras de Eu­ro­pa

La ofen­si­va is­la­mis­ta del Pre­si­den­te Tay­yip Er­do­gan ame­na­za con pro­du­cir un quie­bre de re­la­cio­nes con la UE, au­men­tan­do el ries­go geo­po­lí­ti­co en la re­gión.

Pulso - - Actualidad & Politica - Un re­por­ta­je de MARCELA VÉ­LEZ-PLICKERT, Fráncfort

ERA una de las gran­des pro­me­sas des­pués de los BRIC. Te­nía to­do pa­ra atraer a los in­ver­sio­nis­tas: una cre­cien­te cla­se me­dia en una jo­ven po­bla­ción de 80 mi­llo­nes, al­tas ta­sas de cre­ci­mien­to anual (en­tre 5%y 9%) y es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca. Un es­ce­na­rio que con­tras­ta­ba con el caos y las gue­rras ci­vi­les en los ve­ci­nos paí­ses de Me­dio Orien­te.

Co­ra­zón del otro­ra po­de­ro­so im­pe­rio Oto­mano, en­cla­va­da en el lí­mi­te en­tre el oc­ci­den­te eu­ro­peo y el orien­te mu­sul­mán, Tur­quía es con­si­de­ra­do un ac­tor cla­ve pa­ra la es­ta­bi­li­dad de la re­gión. A pe­sar de po­lí­ti­cas re­pro­cha­bles, co­mo la cen­su­ra de pren­sa, la UE re­cu­rrió a Tur­quía y su Pre­si­den­te Re­cep Tay­yip Er­do­gan pa­ra re­sol­ver la cri­sis hu­ma­ni­ta­ria, pro­du­ci­da por la ola mi­gra­to­ria des­de Si­ria y sus al­re­de­do­res. A cam­bio de 6.000 mi­llo­nes de eu­ros en ayu­da y la pro­me­sa de eli­mi­nar el vi­sa­do pa­ra sus ciu­da­da­nos, Er­do­gan acep­tó am­pliar y me­jo­rar los cam­pa­men­tos de re­fu­gia­dos, que ya al­ber­gan a tres mi­llo­nes de per­so­nas, evi­tan­do que bus­quen mi­grar ha­cia los paí­ses eu­ro­peos.

Sin em­bar­go, Bru­se­las se es­tá que­dan­do sin ar­gu­men­tos pa­ra man­te­ner una alian­za con Tur­quía. En las dos úl­ti­mas se­ma­nas, Er­do­gan or­de­nó el cie­rre del dia­rio se­cu­lar más res­pe­ta­do del país, em­pu­jan­do a su di­rec­tor a exi­liar­se en Ale­ma­nia; de­tu­vo a le­gis­la­do­res de la opo­si­ción; y anun­ció que pien­sa re­ins­tau­rar la pe­na de muer­te. Las re­cien­tes re­for­mas em­pren­di­das pro­me­ten lle­var al país a un sal­to al pa­sa­do.

La li­ra tur­ca se ha de­pre­cia­do has­ta caer a mí­ni­mos his­tó­ri­cos fren­te al dó­lar y otras mo­ne­das fuer­tes, y la bol­sa de Es­tam­bul ha caí­do 8% des­de ju­lio. El go­bierno re­cor­tó en más de un pun­to por­cen­tual su pro­yec­ción de cre­ci­mien­to pa­ra es­te año, que -sin em­bar­go- se man­tie­ne en torno a 3%, pe­ro hay quie­nes no des­car­tan una re­ce­sión. “La ten­den­cia apun­ta a un de­bi­li­ta­mien­to de la eco­no­mía. Pa­re­ce al­ta­men­te pro­ba­ble que la PIB se con­tra­jo en el ter­cer tri­mes­tre, res­pec­to al an­te­rior”, afir­ma Wi­lliam Jack­son, economista se­nior pa­ra mer­ca­dos emer­gen­tes de Ca­pi­tal Eco­no­mics.

Los in­ver­sio­nis­tas es­tán hu­yen­do de un país ca­da vez más ines­ta­ble en lo po­lí­ti­co. El frus­tra­do gol­pe de Es­ta­do de ju­lio pa­sa­do dio a Er­do­gan la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra lle­var ade­lan­te una “lim­pie­za po­lí­ti­ca”, con ri­be­tes ét­ni­cos y re­li­gio­sos. El Go­bierno ha or­de­na­do el des­pi­do y/o de­ten­ción de más de 100.000 per­so­nas, en­tre po­lí­ti­cos, po­li­cías, mi­li­ta­res, pe­rio­dis­tas, fun­cio­na­rios pú­bli­cos, aca­dé­mi­cos e in­te­lec­tua­les. To­dos acu­sa­dos de co­la­bo­rar de al­gu­na for­ma con la opo­si­ción.

Ba­jo el mis­mo ar­gu­men­to, Er­do­gan ha or­de­na­do la in­ter­ven­ción de ca­si 600 em­pre­sas. Al­per Ücok,

quien di­ri­ge el ca­pí­tu­lo de Ber­lín de la Aso­cia­ción de In­dus­tria­les y Em­pre­sa­rios de Tur­quía, des­cri­be có­mo las em­pre­sas son in­ter­ve­ni­das, ba­jo sos­pe­cho­sa de apo­yar a te­rro­ris­tas, se les asig­na un ad­mi­nis­tra­dor del Es­ta­do, y lue­go un juez de­ci­de si la em­pre­sa de­be ser na­cio­na­li­za­da o ven­di­da. El pro­ce­so, de­nun­cia Ücok, es com­ple­ta­men­te ar­bi­tra­rio.

La de­fi­ni­ción de te­rro­ris­mo de Er­do­gan in­clu­ye, o más bien se con­cen­tra, en dos gran­des gru­pos: los se­gui­do­res de Fet­hu­llah Gü­len, quien des­de el exi­lio pre­di­ca un is­lam de vi­sión li­be­ral; y los sim­pa­ti­zan­tes del Par­ti­do Kur­do de los Tra­ba­ja­do­res (PKK). Am­bos gru­pos con­tras­tan con la vi­sión na­cio­na­lis­ta y mu­sul­ma­na con­ser­va­do­ra que pro­mue­ve Er­do­gan.

Una vi­sión que por más de una dé­ca­da el Oc­ci­den­te pre­fi­rió no ver. “Cuan­do Er­do­gan asu­mió el po­der co­mo Pri­mer Mi­nis­tro en 2003, mu­chos ob­ser­va­do­res apun­ta­ron que su go­bierno po­día ser el mo­de­lo de có­mo con­ci­liar el is­lam con la mo­der­ni­dad y la de­mo­cra­cia. Aho­ra se pre­gun­tan si la vi­sión de Er­do­gan es com­pa­ti­ble con es­tos ob­je­ti­vos”, es­cri­be Si­nan Ül­gen, in­ves­ti­ga­dor de Car­ne­gie Eu­ro­pe.

Un so­cio hos­til El au­to­ri­ta­ris­mo mos­tra­do re­cien­te­men­te por Er­do­gan tam­po­co es com­pa­ti­ble con los va­lo­res y cláu­su­las que sus­ten­tan a la Unión Eu­ro­pea. In­te­lec­tua­les, po­lí­ti­cos li­be­ra­les y pe­rio­dis­tas han con­de­na­do en va­rios paí­ses el si­len­cio de Bru­se­las, y go­bier­nos co­mo el de Ale­ma­nia y Fran­cia, an­te la “pur­ga po­lí­ti­ca” de Er­do­gan.

Pe­ro co­mo ex­pli­ca la con­sul­to­ra Ox­ford Analy­ti­ca, los ries­gos son

al­tos pa­ra la UE. “El acuer­do mi­gra­to­rio en­tre la UE y Tur­quía pue­de co­lap­sar el pró­xi­mo año, an­te el re­cha­zo del go­bierno de Er­do­gan de cum­plir con las con­di­cio­nes pa­ra la eli­mi­na­ción de las vi­sas. Si eso pa­sa, Tur­quía pue­de im­pul­sar una nue­va ola de mi­gran­tes ha­cia la UE”.

Er­do­gan lo sa­be. En me­dio de su cam­pa­ña na­cio­na­lis­ta, el lí­der tur­co de­man­dó la se­ma­na pa­sa­da a la UE que de­fi­na de “una vez por to­das”, si per­mi­ti­rá o no que Tur­quía in­te­gre el blo­que. “Me lla­man dic­ta­dor. Pe­ro no me im­por­ta, me en­tra por una ore­ja y me sa­le por la otra”, ase­gu­ró Er­do­gan, quien desafian­te re­cor­dó que él pue­de “abrir las puer­tas” de los cam­pa­men­tos, dan­do vía li­bre pa­ra que los tres mi­llo­nes de re­fu­gia­dos sal­gan en bus­ca de asi­lo en los paí­ses de la UE. No só­lo eso, sino que su país no ofre­ce­ría nin­gún ti­po de con­ten­ción pa­ra los mi­llo­nes de re­fu­gia­dos que po­drían to­da­vía lle­gar en el fu­tu­ro.

A es­tos se su­man los pro­pios po­si­bles re­fu­gia­dos tur­cos. Un pro­ce­so de caos po­lí­ti­co y so­cial, co­mo el que ya afec­tó a Egip­to, o la gue­rra ci­vil en Si­ria, po­dría re­dun­dar en una ola mi­gra­to­ria de mi­llo­nes de tur­cos ha­cia Eu­ro­pa. De ahí el in­te­rés, prin­ci­pal­men­te de Ale­ma­nia, don­de vi­ven una co­mu­ni­dad de tres mi­llo­nes de tur­cos, de que Er­do­gan, aun­que de for­ma cues­tio­na­ble, man­ten­ga la es­ta­bi­li­dad del país. Pe­ro es un es­ce­na­rio ca­da vez más di­fí­cil. Ku­bi­lay M. Öz­türk, ana­lis­ta de DB Re­search, des­ta­ca los cre­cien­tes ries­gos geo­po­lí­ti­cos. Ade­más de la con­fron­ta­ción po­lí­ti­ca in­ter­na y una eco­no­mía en des­ace­le­ra­ción, Er­do­gan man­tie­ne dos cam­pa­ñas bé­li­cas si­mul­tá­nea­men­te, una con­tra los se­pa­ra­tis­tas kur­dos (tan­to en Tur­quía co­mo en

Irak), y otra con­tra Es­ta­do Is­lá­mi­co y las mi­li­cias kur­das en Si­ria.

Re­por­tes des­de Bru­se­las ase­gu­ran que las pers­pec­ti­vas res­pec­to a la re­la­ción con Tur­quía son pe­si­mis­tas, y mu­chos ya an­ti­ci­pan que se­rá el pro­pio Er­do­gan quien de­cla­re el fin del acuer­do con la UE. So­cios que lo apo­yen no le fal­tan. Mien­tras se ale­ja de Bru­se­las, Tur­quía ha da­do pa­sos ace­le­ra­dos en su acer­ca­mien­to con Mos­cú. Du­ran­te un en­cuen­tro el mes pa­sa­do, Er­do­gan y su par ru­so, Vla­di­mir Pu­tin, re­vi­vie­ron un acuer­do pa­ra un oleo­duc­to y nue­vos la­zos co­mer­cia­les.

Una alian­za en­tre Mos­cú y Ankara sig­ni­fi­ca­ría un ma­yor de­bi­li­ta­mien­to de la in­fluen­cia de la UE en el es­te de Eu­ro­pa y la zo­na del Cáu­ca­so. Tam­bién crea­ría una fuer­za mi­li­tar ma­yor, opues­ta a Oc­ci­den­te, en los con­flic­tos bé­li­cos de Me­dio Orien­te.

A pe­sar de sus pre­ten­sio­nes, Er­do­gan en­fren­ta, sin em­bar­go, un obs­tácu­lo eco­nó­mi­co. Con un dé­fi­cit de 6% de su PIB en su cuen­ta co­rrien­te, y una de­pen­den­cia ca­da vez ma­yor del ex­tran­je­ro pa­ra fi­nan­ciar­se, la eco­no­mía tur­ca es es­pe­cial­men­te vul­ne­ra­ble de con­cre­tar­se el es­pe­ra­do au­men­to de las ta­sas de in­te­rés des­de la Re­ser­va Fe­de­ral. La pre­sión por man­te­ner sa­tis­fe­cha a la enor­me cla­se me­dia, que ha sur­gi­do en la úl­ti­ma dé­ca­da en ese país, tam­bién po­dría obli­gar a Er­do­gan a ha­cer con­ce­sio­nes pa­ra man­te­ner los be­ne­fi­cios de ser un so­cio pre­fe­ren­cial del mer­ca­do eu­ro­peo.

Sin em­bar­go, por aho­ra to­do apun­ta a un es­ce­na­rio de ma­yor ries­go, con una Tur­quía avan­zan­do ha­cia un ré­gi­men au­to­ri­ta­rio y ca­da vez más le­jano a los va­lo­res y una alian­za con la UE.

Bru­se­las se es­tá que­dan­do sin ar­gu­men­tos pa­ra man­te­ner una alian­za con Tur­quía.

La li­ra tur­ca se ha de­pre­cia­do a mí­ni­mos his­tó­ri­cos fren­te al dó­lar y la bol­sa de Es­tam­bul ha caí­do 8% des­de ju­lio.

El frus­tra­do gol­pe de Es­ta­do dio a Er­do­gan la ex­cu­sa pa­ra lle­var ade­lan­te una “lim­pie­za po­lí­ti­ca”, con ri­be­tes ét­ni­cos y re­li­gio­sos.

FO­TO: EFE

El Go­bierno de Tay­yip Er­do­gan ha or­de­na­do el des­pi­do y/o de­ten­ción de más de 100.000 per­so­nas, en­tre po­lí­ti­cos, aca­dé­mi­cos e in­te­lec­tua­les..

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.