Las le­yes y su im­pac­to en pro­duc­ti­vi­dad,

Ana­li­zar los efec­tos que ge­ne­ra una nue­va le­gis­la­ción es uno de los ele­men­tos esen­cia­les de las bue­nas prác­ti­cas in­ter­na­cio­na­les.

Pulso - - Portada - por Clau­dio So­to y Juan Cris­tó­bal Mars­hall

EL GO­BIERNO ha de­fi­ni­do co­mo una de sus prio­ri­da­des in­cre­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad, por cuan­to es­ta cons­ti­tu­ye un fac­tor cla­ve pa­ra lo­grar un cre­ci­mien­to al­to y sos­te­ni­do, que se tra­duz­ca en ma­yor bie­nes­tar pa­ra los ciu­da­da­nos. Así 2016 se ha de­no­mi­na­do co­mo el Año de la Pro­duc­ti­vi­dad, con el ob­je­ti­vo de po­ner en el cen­tro del de­ba­te na­cio­nal su im­por­tan­cia pa­ra al­can­zar el desa­rro­llo.

En es­te mar­co, dis­tin­tos ac­to­res han plan­tea­do pro­pues­tas y el Go­bierno ha des­ple­ga­do un con­jun­to de me­di­das en los ám­bi­tos fi­nan­cie­ro, de comercio de ser­vi­cios y de sim­pli­fi­ca­ción de trá­mi­tes. Va­rias de es­tas me­di­das se plas­ma­ron en una ley es­pe­cial que tu­vo un trá­mi­te ex­pe­di­to en el Con­gre­so Na­cio­nal y fue pro­mul­ga­da el mes pa­sa­do. Es­to com­ple­men­ta una se­rie de ini­cia­ti­vas y le­yes tra­mi­ta­das re­cien­te­men­te que apun­tan a me­jo­rar la com­pe­ten­cia en los mer­ca­dos y me­jo­rar la efi­cien­cia del Es­ta­do.

En es­te con­tex­to, el mar­tes pa­sa­do la Pre­si­den­ta de la Re­pú­bli­ca fir­mó un ins­truc­ti­vo que man­da­ta a los mi­nis­te­rios pa­ra que sus pro­yec­tos de ley sean acom­pa­ña­dos de un in­for­me que ana­li­ce y eva­lúe su po­ten­cial im­pac­to en pro­duc­ti­vi­dad. Es­te in­for­me de­be­rá ser en­via­do al Con­gre­so al mo­men­to de ini­ciar la dis­cu­sión de un pro­yec­to de ley, tal co­mo hoy su­ce­de con el In­for­me Fi­nan­cie­ro.

Ana­li­zar los efec­tos que ge­ne­ra una nue­va le­gis­la­ción es uno de los ele­men­tos esen­cia­les de las bue­nas prác­ti­cas in­ter­na­cio­na­les. La gran ma­yo­ría de los paí­ses OCDE ela­bo­ran un in­for­me en que se ana­li­zan los im­pac­tos que con­lle­va una nue­va re­gu­la­ción, in­clu­yen­do los po­ten­cia­les cos­tos y be­ne­fi­cios pa­ra las per­so­nas, las em­pre­sas y el mis­mo Es­ta­do.

Con es­te in­for­me se bus­ca que en la ela­bo­ra­ción de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas se con­si­de­ren las me­jo­res al­ter­na­ti­vas pa­ra lo­grar un fin de­ter­mi­na­do, y se pon­ga par­ti­cu­lar aten­ción a sus im­pli­can­cias so­bre la pro­duc­ti­vi­dad.

Si­guien­do las me­jo­res prác­ti­cas de otros paí­ses, se ha plan­tea­do que el aná­li­sis de im­pac­to en pro­duc­ti­vi­dad se ini­cie al co­mien­zo del pro­ce­so de la for­mu­la­ción de una nue­va po­lí­ti­ca, y que sean las pro­pias ins­ti­tu­cio­nes a car­go de su di­se­ño e im­ple­men­ta­ción las que lo efec­túen, de ma­ne­ra que pue­dan con­si­de­rar en una eta­pa tem­pra­na ajus­tes re­que­ri­dos pa­ra me­jo­rar sus pro­pues­tas. Es­to no sig­ni­fi­ca que las po­lí­ti­cas pú­bli­cas se de­ban orien­tar ex­clu­si­va­men­te a me­jo­rar la pro­duc­ti­vi­dad, sino que en la eva­lua­ción de al­ter­na­ti­vas que lo­gren un mis­mo ob­je­ti­vo se pue­dan con­si­de­rar aque­llas que me­jo­ren la pro­duc­ti­vi­dad o aque­llas que mi­ni­mi­cen efec­tos in­de­sea­dos en es­ta di­men­sión.

Me­dir im­pac­to en pro­duc­ti­vi­dad no es una ta­rea fá­cil. Es por es­to que el in­for­me se plan­tea co­mo un pri­mer pa­so en un pro­ce­so en el cual eva­luar im­pac­to en pro­duc­ti­vi­dad lle­gue a ser par­te ha­bi­tual en la ela­bo­ra­ción de po­lí­ti­cas pú­bli­cas.

ES­TO RE­QUIE­RE ir pro­gre­si­va­men­te crean­do ca­pa­ci­da­des den­tro de los mi­nis­te­rios y ser­vi­cios pú­bli­cos. El ins­truc­ti­vo con­tem­pla que la me­di­ción de pro­duc­ti­vi­dad se efec­túe a par­tir de un aná­li­sis de los cos­tos y be­ne­fi­cios, en ba­se a evi­den­cia y da­tos con­cre­tos, y que se es­ta­blez­can cla­ra­men­te los ob­je­ti­vos que se per­si­guen con la nue­va le­gis­la­ción pro­pues­ta, ex­pli­ci­tan­do las dis­tin­tas al­ter­na­ti­vas de po­lí­ti­ca pú­bli­ca dis­po­ni­bles y jus­ti­fi­can­do por qué la op­ción es­co­gi­da es la más ade­cua­da. Es­to no só­lo con­tri­bui­rá a un mejor di­se­ño y for­mu­la­ción de po­lí­ti­cas pú­bli­cas, sino que per­mi­ti­rá un de­ba­te mejor in­for­ma­do.

Es­te ins­truc­ti­vo re­co­ge una de las pro­pues­tas de la Co­mi­sión Na­cio­nal de Pro­duc­ti­vi­dad, que en su pri­mer in­for­me re­co­men­dó es­ta­ble­cer es­te ti­po de eva­lua­ción a los pro­yec­tos de ley. Tam­bién se ha­ce car­go de una de las re­co­men­da­cio­nes efec­tua­das por la OCDE a me­dia­dos de es­te año en su in­for­me so­bre la po­lí­ti­ca re­gu­la­to­ria na­cio­nal, don­de una de las su­ge- ren­cias cen­tra­les es que Chi­le for­ta­lez­ca sus ca­pa­ci­da­des de ge­ne­rar re­gu­la­ción de ca­li­dad, in­tro­du­cien­do un aná­li­sis del im­pac­to de la re­gu­la­ción pro­pues­ta. El in­for­me de pro­duc­ti­vi­dad se cons­ti­tu­ye así en una he­rra­mien­ta de aná­li­sis de im­pac­to re­gu­la­to­rio, en lí­nea con una prác­ti­ca ex­ten­di­da en la gran ma­yo­ría de los paí­ses OCDE. Así, Chi­le se po­ne al día en un área cla­ve pa­ra me­jo­rar su re­gu­la­ción y con ello la pro­duc­ti­vi­dad del país.

En el di­se­ño de es­te ins­tru­men­to tra­ba­ja­ron equi­pos de dis­tin­tos mi­nis­te­rios y con­tó con el apo­yo téc­ni­co de la OCDE. En una pri­me­ra eta­pa se­rán los pro­yec­tos de ley ela­bo­ra­dos por los mi­nis­te­rios que com­po­nen el Co­mi­té Eco­nó­mi­co los que de­be­rán in­cluir el in­for­me de im­pac­to en pro­duc­ti­vi­dad y el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía ac­tua­rá co­mo se­cre­ta­ría téc­ni­ca apo­yan­do a los mi­nis­te­rios en su ela­bo­ra­ción. Trans­cu­rri­dos seis me­ses, los mi­nis­te­rios de Eco­no­mía y Ha­cien­da eva­lua­rán el fun­cio­na­mien­to de es­te ins­tru­men­to y ha­rán re­co­men­da­cio­nes pa­ra me­jo­rar y ex­ten­der su apli­ca­ción. La OCDE acom­pa­ña­rá es­te pro­ce­so, ca­pa­ci­tan­do fun­cio­na­rios y par­ti­ci­pan­do en el pro­ce­so de eva­lua­ción de la pues­ta en mar­cha de es­ta nue­va po­lí­ti­ca.

El Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía ya es­tá tra­ba­jan­do en el in­for­me de pro­duc­ti­vi­dad que acom­pa­ña­rá el pro­yec­to de ley que crea la pla­ta­for­ma elec­tró­ni­ca pa­ra trá­mi­tes no­ta­ria­les, uno de los pro­yec­tos com­pro­me­ti­dos en el con­tex­to del Año de la Pro­duc­ti­vi­dad. Es­te pri­mer in­for­me ser­vi­rá co­mo guía pa­ra otros mi­nis­te­rios y per­mi­ti­rá ir ca­li­bran­do el ins­tru­men­to. En de­fi­ni­ti­va, el in­for­me de im­pac­to en pro­duc­ti­vi­dad es un pri­mer pa­so pa­ra me­jo­rar el di­se­ño de nues­tras po­lí­ti­cas pú­bli­cas y con eso con­tri­buir a un cre­ci­mien­to más vi­go­ro­so y al bie­nes­tar de nues­tros com­pa­trio­tas.

Clau­dio So­to es coor­di­na­dor ma­cro­eco­nó­mi­co Mi­nis­te­rio de Ha­cien­da; Juan Cris­tó­bal Mars­hall es je­fe de ase­so­res Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.