Fin de se­ña­les pri­ma­ve­ra­les

Las bue­nas ci­fras eco­nó­mi­cas de ha­ce al­gu­nos me­ses pa­re­cie­ron es­fu­mar­se. El pro­ble­ma es que las au­to­ri­da­des pa­re­cen es­tar más preo­cu­pa­das de ata­jar go­les que de fo­men­tar el cre­ci­mien­to.

Pulso - - Portada -

LAS HAS­TA ha­ce po­co “se­ña­les pri­ma­ve­ra­les” pa­re­cie­ron es­fu­mar­se en cues­tión de se­ma­nas. El cre­ci­mien­to vol­vió a de­cep­cio­nar con una ex­pan­sión de 1,4% en sep­tiem­bre, la ma­sa sa­la­rial se des­ace­le­ró y la con­fian­za em­pre­sa­rial no pu­do sos­te­ner su frá­gil re­pun­te. Lo que sí ha subido por dos me­ses con­se­cu­ti­vos es la con­fian­za del con­su­mi­dor, aun­que si­gue en te­rreno ne­ga­ti­vo. Nue­va­men­te, al igual que con los “bro­tes ver­des” de ha­ce dos años, hu­bo un op­ti­mis­mo que su­peró los ni­ve­les re­co­men­da­dos por la pru­den­cia.

Si a lo an­te­rior se agre­ga la in­cer­ti­dum­bre por lo que pue­da su­ce­der con el cre­ci­mien­to mun­dial tras la elec­ción de Do­nald Trump co­mo Pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, así co­mo la sen­sa­ción de va­cío de po­der a ni­vel in­terno, es di­fí­cil ver un cam­bio re­le­van­te que per­mi­ta un re­pun­te de la in­ver­sión y el cre­ci­mien­to.

Una bue­na se­ñal es la fir­me­za con la que el Go­bierno ha de­fen­di­do el 3,2% de re­ajus­te de los sa­la­rios del sec­tor pú­bli­co, pe­se a la po­pu­lis­ta po­si­ción que han adop­ta­do in­te­gran­tes de la Nue­va Ma­yo­ría y tam­bién los par­la­men­ta­rios de la opo­si­ción. Sin em­bar­go, es­ta se­ñal no es su­fi­cien­te pa­ra ge­ne­rar un cam­bio de áni­mo.

A ra­tos, da la sen­sa­ción de que el mi­nis­tro de Ha­cien­da, Rodrigo Valdés, só­lo es­tá pa­ra ata­jar go­les, pe­ro que el equi­po no es­tá pa­ra ha­cer go­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.