Sin en­vol­ver, por fa­vor

Pulso - - Intro - —por AL­BER­TO LÓ­PEZ-HER­MI­DA— Aca­dé­mi­co Uni­ver­si­dad de los An­des @al­ber­to­pe­dro

LA LLE­GA­DA de Do­nald Trump a la Ca­sa Blan­ca re­sis­te to­do ti­po de aná­li­sis, des­de que Hi­llary Clin­ton sen­ci­lla­men­te no era bue­na can­di­da­ta has­ta la con­so­li­da­ción de un na­cio­na­lis­mo po­pu­lis­ta li­de­ra­do por los blan­cos de cla­se me­dia. En­tre me­dio, la fal­ta de ol­fa­to de par­te del pe­rio­dis­mo, el pe­so ca­da vez ma­yor de al­go­rit­mos en re­des so­cia­les y la ce­gue­ra ab­so­lu­ta de las em­pre­sas en­cues­ta­do­ras. To­das afir­ma­cio­nes muy vá­li­das y sa­bro­sas pe­ro que ha­brá que ir ma­ti­zan­do. Sin em­bar­go, hay una lec­ción que des­de ya se pue­de ir de­li­nean­do y es que el ciu­da­dano sen­ci­lla­men­te se can­só de los en­vol­to­rios en los que du­ran­te po­co más de me­dio si­glo se le ha ofre­ci­do de to­do, acre­cen­tan­do la ilu­sión, pa­ra lue­go caer en cuen­ta que siem­pre es más de lo mis­mo, por mu­cho que el pa­pel de re­ga­lo trai­ga di­se­ños y co­lo­res nue­vos. Sir­va la fi­gu­ra de esa tía pa­ra­dig­má­ti­ca que año a año en­tre­ga un pa­que­te pa­ra el cum­plea­ños, mo­vien­do la cu­rio­si­dad del fes­te­ja­do, cuan­do al fi­nal siem­pre se tra­ta de un par de cal­ce­ti­nes exac­ta­men­te igual que el de to­dos los años. Si la Pri­ma­ve­ra Ára­be y sus ré­pli­cas glo­ba­les fue­ron el des­per­tar de una ciu­da­da­nía ador­me­ci­da por dé­ca­das, es­ta Re­be­lión de las Ur­nas que vi­vi­mos es una de sus con­se­cuen­cias sis­té­mi­cas ló­gi­cas. Si con la pri­me­ra los lí­de­res de­rro­ca­dos o dis­mi­nui­dos lo fue­ron por afe­rrar­se al po­der y ex­cluir a los ciu­da­da­nos de la to­ma de de­ci­sio­nes, la se­gun­da se con­cen­tra en le­van­tar la voz y apos­tar por pro­pues­tas me­nos edul­co­ra­das y más au­tén­ti­cas. El sí al Bre­xit y el no en Co­lom­bia son en bue­na par­te un “bas­ta ya” gri­ta­do con fuer­za a la ca­ra del po­der tra­di­cio­nal. El triun­fo de Trump es la ex­cla­ma­ción de una ma­yo­ría si­len­cio­sa que es­tu­vo al me­nos ocho años so­por­tan­do un dis­cur­so po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to, ex­clu­si­vo pa­ra una mi­no­ría y en­vuel­to en la pi­ro­tec­nia del tweet más vi­ral, la fo­to con más li­kes, el in­só­li­to vi­deo co­ol de un Pre­si­den­te ha­cien­do tal o cual gra­cia en la Ca­sa Blan­ca y la apa­ri­ción pa­rran­dea­da en po­pu­la­res la­tes. Los nor­te­ame­ri­ca­nos aca­ban de op­tar por ade­lan­tar­se a esa tía pa­ra­dig­má­ti­ca y pe­dir­le que en ade­lan­te los cal­ce­ti­nes se los re­ga­le sin en­vol­ver, por gro­se­ro, mo­les­to y ex­tra­va­gan­te que eso sue­ne. Bue­na lec­ción pa­ra quie­nes en el cor­to pla­zo te­ne­mos que vol­ver a las ur­nas. Me­jor lec­ción aún pa­ra quie­nes quie­ren ser ele­gi­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.