Es­tu­dio LyD de­tec­ta di­fe­ren­cias en im­pac­to del bono al tra­ba­jo de la mu­jer

El in­for­me re­ve­la que en el gru­po de las be­ne­fi­cia­rias del 30% más vul­ne­ra­ble, es­te sub­si­dio sí lo­gró au­men­tar la par­ti­ci­pa­ción en el mer­ca­do la­bo­ral for­mal. No ocu­rre lo mis­mo cuan­do se ele­va el tra­mo.

Pulso - - Economia & Dinero - MIRIAM LEIVA P.

— Des­de 2012 el Es­ta­do otor­ga un bono es­pe­cial pa­ra pro­mo­ver la par­ti­ci­pa­ción de las mu­je­res en el mer­ca­do la­bo­ral fo­ca­li­za­do en el 40% de más vul­ne­ra­ble.

La ley es­ta­ble­ció una in­cor­po­ra­ción gra­dual: en 2012, la po­bla­ción ele­gi­ble co­rres­pon­día a quie­nes tu­vie­ron un pun­ta­je de fo­ca­li­za­ción me­nor o igual a 98 pun­tos, equi­va­len­te al 30% de las mu­je­res más vul­ne­ra­bles de la po­bla­ción. En enero de 2014 se am­plió al 35% con un pun­ta­je de cor­te de 104 pun­tos. Y en enero de 2015 se su­mó el úl­ti­mo gru­po, el 40% más vul­ne­ra­ble de la po­bla­ción con 113 pun­tos co­mo pun­ta­je de cor­te.

Es­ta ma­yor co­ber­tu­ra ha im­pli­ca­do ade­más un sus­tan­ti­vo au­men­to del pre­su­pues­to: en 2015, pa­só de in­cor­po­rar a 234.403 per­so­nas en 2014 a 281.889 per­so­nas, con un al­za en sus re­cur­sos de 41% equi­va­len­te a $ 16.167 mi­llo­nes. Ca­be con­si­de­rar que en 2016 el pro­gra­ma ob­tu­vo mon­tos por $58.937 mi­llo­nes y pa­ra el pró­xi­mo año el pro­yec­to con­tem­pla un in­cre­men­to de 30% con $76.965 mi­llo­nes.

“Re­sul­ta fun­da­men­tal me­dir el efec­to que ha pre­sen­ta­do so­bre la ocu­pa­ción de las mu­je­res ele­gi­bles por es­te pro­gra­ma por­que a pe­sar de la fal­ta de evi­den­cia de su efec­ti­vi­dad, el bono ha ex­ten­di­do su co­ber­tu­ra y ha au­men­ta­do la po­bla­ción ele­gi­ble en dos oca­sio­nes en los úl­ti­mos tres años”, in­di­ca la in­ves­ti­ga­do­ra del Ins­ti­tu­to Li­ber­tad y Desa­rro­llo (LyD), Pau­li­na He­noch.

A tra­vés de los da­tos so­li­ci­ta­dos al Mi­nis­te­rio de Desa­rro­llo So­cial de­tec­ta­ron que el sub­si­dio ten­dría un efec­to pro­me­dio po­si­ti­vo de 0,85 % en la ta­sa de ocu­pa­ción pa­ra las mu­je­res per­te­ne­cien­tes al 40% más vul­ne­ra­ble. “Si bien tie­ne un im­pac­to, ese pro­me­dio es sú­per ba­jo en re­la­ción a pro­gra­mas si­mi­la­res, pe­ro la in­ci­den­cia cam­bia de­pen­dien­do del gra­do de vul­ne­ra­bi­li­dad de las mu­je­res”, ex­pli­ca.

Se ob­ser­vó un efec­to po­si­ti­vo pa­ra las mu­je­res per­te­ne­cien­tes al 20% más vul­ne­ra­ble de la po­bla­ción, efec­to que va dis­mi­nu­yen­do gra­dual­men­te has­ta con­ver­tir­se en no sig­ni­fi­ca­ti­vo pa­ra las mu­je­res me­nos vul­ne­ra­bles (35% y 40%), se­ña­la el es­tu­dio. El efec­to pro­me­dio del bono pa­ra la po­bla­ción fe­me­ni­na con pun­ta­je me­nor o igual a 80, es de 1,5%, y de 3% pa­ra los sec­to­res más ca­ren- tes con pun­ta­je de 35.

“Se des­pren­de que las ex­ten­sio­nes de co­ber­tu­ra del pro­gra­ma efec­tua­das en 2014 y 2015 no au­men­ta­ron la ta­sa de ocu­pa­ción de las mu­je­res be­ne­fi­cia­rias. Es­to úl­ti­mo po­dría de­ber­se a di­ver­sas cau­sas, que po­drían ori­gi­nar­se en que el mon­to que se en­tre­ga a las mu­je­res me­nos vul­ne­ra­bles no es su­fi­cien­te pa­ra in­ci­dir en la de­ci­sión de tra­ba­jar, co­mo sí lo es pa­ra las más vul­ne­ra­bles”, con­clu­ye el in­for­me.

Enoch va­lo­ra que es­te pro­gra­ma in­ci­da pre­ci­sa­men­te en el ob­je­ti­vo de dar­le ma­yor au­to­no­mía de in­gre­sos a las mu­je­res, pe­ro aler­ta so­bre la ne­ce­si­dad de fo­ca­li­zar­lo co­rrec­ta­men­te.“Es­te es­tu­dio di­ce ojo con el fo­co de los usua­rios de los pro­gra­mas. Acá de­be es­tar di­ri­gi­do a la po­bla­ción más vul­ne­ra­ble. No da la mis­mo que se en­tre­gue el bono a una per­so­na que re­quie­re y tie­ne la ne­ce­si­dad de tra­ba­jar, que a una per­so­na que no le in­flu­ye de gran ma­ne­ra el mon­to que se le asig­na. No de­be­ría au­men­tar­se la co­ber­tu­ra”, aco­ta.

Una de las ex­pli­ca­cio­nes que bus­ca pa­ra en­ten­der por qué el im­pac­to es me­nor mien­tras me­nos vul­ne­ra­ble es el be­ne­fi­cia­do es que cuan­do se ori­gi­nó el “Bono al em­pleo de la Mu­jer” se lo igua­ló con el “Sub­si­dio al Em­pleo Jo­ven”. “Sin em­bar­go, las ca­rac­te­rís­ti­cas de am­bos gru­pos di­fie­ren con­si­de­ra­ble­men­te, ya que las mu­je­res pue­den pre­sen­tar más res­tric­cio­nes que los jó­ve­nes, co­mo el cui­da­do de hi­jos. Es es­pe­ra­ble que las mu­je­res en­tre 25 y 59 años no reac­cio­nen de la mis­ma ma­ne­ra an­te un pro­gra­ma de sub­si­dio que los jó­ve­nes en­tre 18 y 24 años, con lo que la fo­ca­li­za­ción y la es­truc­tu­ra de pa­gos del bono no de­bie­sen ser ne­ce­sa­ria­men­te las mis­mas”, con­clu­ye el es­tu­dio. El Pre­su­pues­to de es­te pro­gra­ma ha au­men­ta­do pro­gre­si­va­men­te to­dos los años a ta­sas de 30%. Pa­ra 2017 subió 30% por un mon­to de $76.965 mi­llo­nes.

¿A cuán­to as­cien­de? El mon­to de­pen­de del ni­vel de re­mu­ne­ra­cio­nes de la pos­tu­lan­te, y pue­de lle­gar a com­ple­men­tar has­ta en un 20% el sa­la­rio de la mu­jer ($ 34.000) y sub­si­diar has­ta el 10% del suel­do al em­plea­dor ($ 17.000).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.