Lo que ne­ce­si­ta de Trump la eco­no­mía de EEUU, por Jo­seph E. Sti­glitz

Los pro­ble­mas que re­pre­sen­tan las per­so­nas mar­gi­na­das no se re­sol­ve­rán fá­cil­men­te o con he­rra­mien­tas con­ven­cio­na­les.

Pulso - - Front Page - JO­SEPH E. STI­GLITZ

LA IM­PRE­SIO­NAN­TE vic­to­ria de Do­nald Trump ha de­ja­do una co­sa bas­tan­te cla­ra: de­ma­sia­dos es­ta­dou­ni­den­ses -par­ti­cu­lar­men­te hom­bres blan­cos- se sien­ten de­ja­dos de la­do. No es só­lo una sen­sa­ción; mu­chos es­ta­dou­ni­den­ses real­men­te se han que­da­do atrás. Pue­de ver­se en las ci­fras y en su ira. Y, co­mo he ar­gu­men­ta­do re­pe­ti­das ve­ces, un sis­te­ma eco­nó­mi­co que “no cum­ple” pa­ra am­plias par­tes de la po­bla­ción es un sis­te­ma eco­nó­mi­co fa­lli­do. En­ton­ces, ¿qué ha­rá Trump?

Du­ran­te el úl­ti­mo ter­cio de si­glo, las re­glas del sis­te­ma eco­nó­mi­co es­ta­dou­ni­den­se se han re­es­cri­to de ma­ne­ra que sir­ven a unos po­cos en la ci­ma, mien­tras per­ju­di­can a la eco­no­mía co­mo un to­do, y es­pe­cial­men­te al 80% de más aba­jo. La iro­nía es que fue el Par­ti­do Re­pu­bli­cano el que im­pul­só una ex­tre­ma glo­ba­li­za­ción y con­tra el mar­co po­lí­ti­co que ha­bría mi­ti­ga­do el trau­ma aso­cia­do a es­ta. Pe­ro la his­to­ria im­por­ta: Chi­na e In­dia aho­ra es­tán in­te­gra­das en la eco­no­mía glo­bal. Ade­más, la tec­no­lo­gía ha avan­za­do tan rá­pi­do que el nú­me­ro de em­pleos a ni­vel glo­bal en la ma­nu­fac­tu­ra es­tá ca­yen­do. No hay ma­ne­ra de que Trump de­vuel­va a EEUU una can­ti­dad sig­ni­fi­ca­ti­va de em­pleos ma­nu­fac­tu­re­ros bien pa­ga­dos. Pue­de lle­var de re­gre­so a EEUU la ma­nu­fac­tu­ra, a tra­vés de ma­nu­fac­tu­ra avan­za­da, pe­ro ha­brá po­cos em­pleos. Y pue­de lle­var de vuel­ta los em­pleos, pe­ro se­rán de ba­jos sa­la­rios, no los de al­tos sa­la­rios de los años 50.

Si las in­ten­cio­nes de Trump so­bre com­ba­tir la de­sigual­dad son se­rias, él de­be re­es­cri­bir las re­glas, de ma­ne­ra que sir­van a to­da la so­cie­dad. El pri­mer or­den de ne­go­cios es im­pul­sar la in­ver­sión, res­tau­ran­do un cre­ci­mien­to ro­bus­to de lar­go pla­zo. La me­jor in­fra­es­truc­tu­ra per­mi­ti­ría me­jo­rar los re­tor­nos de la in­ver­sión pri­va­da, que tam­bién ha que­da­do atrás.

Da­da la po­si­ción de Trump, quien re­nie­ga del cam­bio cli­má­ti­co, es po­co pro­ba­ble que to­me ven­ta­ja de es­to, lo cual po­dría tam­bién in­du­cir al mun­do a im­po­ner aran­ce­les con­tra pro­duc­tos fa­bri­ca­dos en EEUU de for­mas que vio­len las re­glas del cam­bio cli­má­ti­co glo­bal.

Un en­fo­que in­te­gral tam­bién es ne­ce­sa­rio pa­ra me­jo­rar la dis­tri­bu­ción de in­gre­sos, que es una de las peo­res en­tre las eco­no­mías avan­za­das. Si bien Trump ha pro­me­ti­do ele­var el sa­la­rio mí­ni­mo, es po­co pro­ba­ble que reali­ce otros cam­bios crí­ti­cos, co­mo for­ta­le­cer los de­re­chos de ne­go­cia­ción co­lec­ti­va y po­der de ne­go­cia­ción, y res­trin­gir la com­pen­sa­ción de los ge­ren­tes ge­ne­ra­les. La re­for­ma re­gu­la­to­ria de­be mo­ver­se más allá de li­mi­tar el da­ño que el sec- tor fi­nan­cie­ro pue­de ha­cer y ase­gu­rar que es­te sec­tor sir­va a la so­cie­dad.

El sis­te­ma tri­bu­ta­rio re­gre­si­vo, que ali­men­ta la de­sigual­dad, tam­bién de­be re­for­mar­se. Un ob­je­ti­vo ló­gi­co de­be­ría ser eli­mi­nar el tra­ta­mien­to es­pe­cial a las ga­nan­cias de ca­pi­tal y di­vi­den­dos. Otro es ase­gu­rar que las em­pre­sas pa­guen im­pues­tos, qui­zá re­du­cien­do la ta­sa de im­pues­to a las em­pre­sas que in­vier­tan y creen tra­ba­jos en EEUU, y ele­ván­do­la pa­ra aque­llas que no lo ha­gan.

CO­MO UN gran be­ne­fi­cia­rio de es­te sis­te­ma, sin em­bar­go, los com­pro­mi­sos de Trump de rea­li­zar re­for­mas que be­ne­fi­cien a los es­ta­dou­ni­den­ses co­mu­nes y co­rrien­tes no son creí­bles; co­mo siem­pre pa­sa con los re­pu­bli­ca­nos, los cam­bios en los im­pues­tos be­ne­fi­cia­rán a los ri­cos.

Trump pro­ba­ble­men­te tam­bién fra­ca­sa­rá en me­jo­rar la igual­dad de opor­tu­ni­da­des. Ase­gu­rar la edu­ca­ción prees­co­lar pa­ra to­dos e in­ver­tir en es­cue­las pú­bli­cas es esen­cial si EEUU bus­ca evi­tar trans­for­mar­se en un país neo-feu­dal, don­de las ven­ta­jas y des­ven­ta­jas pa­sen de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción.

Res­tau­rar la pros­pe­ri­dad com­par­ti­da re­que­ri­rá de po­lí­ti­cas que ex­pan­dan el ac­ce­so a la vi­vien­da y sa­lud ac­ce­si­bles, que ase­gu­ren la ju­bi­la­ción con un mí­ni­mo de dig­ni­dad y per­mi­tan a to­dos los es­ta­dou­ni­den­ses, sin im­por­tar su ri­que­za fa­mi­liar, re­ci­bir una edu­ca­ción post se­cun­da­ria de acuer­do con sus ca­pa­ci­da­des e in­tere­ses. Si bien pue­do ver a Trump apo­yan­do un gran pro­gra­ma de vi­vien­da (con la ma­yor par­te de los be­ne­fi­cios pa­ra la in­dus­tria in­mo­bi­lia­ria), su pro­me­sa de re­ver­tir la Ley de Sa­lud Ac­ce­si­ble (Oba­ma­ca­re) de­ja­ría a mi­llo­nes de es­ta­dou­ni­den­ses sin se­gu­ro de sa­lud. Jus­to des­pués de la elec­ción, su­gi­rió que se mo­ve­ría de ma­ne­ra cau­te­lo­sa en es­ta ma­te­ria. Los pro­ble­mas que re­pre­sen­tan los es­ta­dou­ni­den­ses mar­gi­na­dos no se re­sol­ve­rán rá­pi­da­men­te o con he­rra­mien­tas con­ven­cio­na­les.

Una es­tra­te­gia efi­caz de­be­rá con­si­de­rar más so­lu­cio­nes no con­ven­cio- na­les, que los em­pre­sa­rios re­pu­bli­ca­nos no fa­vo­re­ce­rán. Por ejem­plo, po­dría per­mi­tir­se a las per­so­nas in­cre­men­tar su se­gu­ro de ju­bi­la­ción po­nien­do más di­ne­ro en sus cuen­tas de Se­gu­ro So­cial, con in­cre­men­tos en los be­ne­fi­cios de pen­sio­nes.

Mu­cho ha cam­bia­do des­de que el Pre­si­den­te Ro­nald Rea­gan em­pe­zó a va­ciar los bol­si­llos de la cla­se me­dia y dis­tor­sio­nar los be­ne­fi­cios del cre­ci­mien­to a aque­llos en la ci­ma y las po­lí­ti­cas e ins­ti­tu­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses no han man­te­ni­do el rit­mo. EEUU del si­glo XXI es fun­da­men­tal­men­te di­fe­ren­te de EEUU de los 80. Si Trump real­men­te quie­re ayu­dar a aque­llos que han que­da­do atrás, de­be ir más allá de las ba­ta­llas ideo­ló­gi­cas del pa­sa­do.

Mi bo­la de cris­tal bas­tan­te bo­rro­sa mues­tra que las re­glas se re­es­cri­bi­rán, pe­ro no pa­ra co­rre­gir gra­ves erro­res de la re­vo­lu­ción de Rea­gan, un hi­to que de­jó a mu­chos atrás. En cam­bio, las nue­vas re­glas em­peo­ra­rán la si­tua­ción, ex­clu­yen­do in­clu­so a más gen­te del sue­ño ame­ri­cano.

El au­tor es Pre­mio No­bel de Eco­no­mía y pro­fe­sor Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia. Copy­right: Pro­ject Syn­di­ca­te, 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.