Una opor­tu­ni­dad pa­ra crear con­fian­za, por Fran­cis­ca Jü­ne­mann

Las im­pre­ci­sio­nes de la Re­for­ma La­bo­ral (Ley 20.940) y las po­si­bi­li­da­des de un au­men­to en la ju­di­cia­li­za­ción de las re­la­cio­nes la­bo­ra­les, no pue­den sino re­tra­sar re­cu­pe­ra­ción de la con­fian­za.

Pulso - - Front Page -

UN RE­CIEN­TE in­for­me del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) se­ña­la que en Chi­le “la re­cu­pe­ra­ción de las con­fian­zas pue­de re­tra­sar­se por una pro­lon­ga­da re­so­lu­ción de las in­cer­te­zas in­clui­das en la nue­va ley la­bo­ral”. Las im­pre­ci­sio­nes de la Re­for­ma La­bo­ral -o pa­ra ser pre­ci­sa, de la Ley 20.940- y las po­si­bi­li­da­des de un au­men­to en la ju­di­cia­li­za­ción de las re­la­cio­nes la­bo­ra­les, co­mo in­clu­so el mis­mo Go­bierno lo ha re­co­no­ci­do, no pue­den sino re­tra­sar la re­cu­pe­ra­ción de las con­fian­zas e in­clu­so -creo- al­go aún peor: el au­men­to de la des­con­fian­za.

La con­fian­za es por de­fi­ni­ción el alien­to, el áni­mo pa­ra obrar. Por eso cuan­do hay des­con­fian­za hay pa­ra­li­za­ción, in­hi­bi­ción; y en eco­no­mía, au­sen­cia de in­ver­sión, de em­pren­di­mien­to e in­no­va­ción. Así de en se­rio nos de­be­mos to­mar la con­fian­za co­mo re­qui­si­to esen­cial de cre­ci­mien­to, de dis­mi­nu­ción de la po­bre­za y de au­men­to de opor­tu­ni­da­des eco­nó­mi­cas en nues­tro país.

Ade­más, no es di­fí­cil com­pren­der que to­do jui­cio im­pli­ca cos­tos pa­ra el em­plea­dor y aque­llo que en­ca­re­ce, des­in­cen­ti­va. En con­se­cuen­cia, si las re­la­cio­nes la­bo­ra­les se ha­cen más ca­ras, exis­te el ries­go de que se con­tra­te me­nos. Lo opues­to a lo con­ve­nien­te en un con­tex­to de ma­yor ce­san­tía, des­ace­le­ra­ción, dé­fi­cit fis­cal y au­men­to de tra­ba­jos por cuen­ta pro­pia, ca­rac­te­ri­za­dos por sus ba­jos in­gre­sos, in­for­ma­li­dad y pre­ca­rie­dad.

Sin em­bar­go, aún exis­te una opor­tu­ni­dad pa­ra au­men­tar la con­fian­za y evi­tar un au­men­to ex­plo­si­vo en la ju­di­cia­li­za­ción de las re­la­cio­nes la­bo­ra­les: los dic­tá­me­nes de la Di­rec­ción del Tra­ba­jo que pre­ci­sa la Re­for­ma La­bo­ral. El pri­me­ro de ellos, so­bre ser­vi­cios mí­ni­mos, fue emi­ti­do a fi­na­les de oc­tu­bre y con­ti­nua­rán, du­ran­te es­te año y prin­ci­pios del otro, las pu­bli­ca­cio­nes so­bre las ma­te­rias in­cier­tas, co­mo los gru­pos ne­go­cia­do­res, y so­bre otras que es ne­ce­sa­rio po­ten­ciar, co­mo los pac­tos de adap­ta­bi­li­dad pa­ra tra­ba­ja­do­res con res­pon­sa­bi­li­da­des fa­mi­lia­res pro­pues­tos por la Fun­da­ción Chi­leMu­je­res.

Apro­ve­char es­ta opor­tu­ni­dad se­ría un buen ins­tru­men­to pa­ra man­te­ner­nos co­mo el re­fe­ren­te que, se­gún el in­for­me Pa­no­ra­ma Ge­ne­ral del Ban­co Mun­dial, so­mos en Amé­ri­ca La­ti­na: “Chi­le si­gue sien­do un re­fe­ren­te la­ti­noa­me­ri­cano de pro­gre­so desa­rro­llan­do po­lí­ti­cas pú­bli­cas crea­ti­vas que re­gu­lar­men­te son ana­li­za­das y es­tu­dia­das y que se con­vier­ten en mo­de­los in­ter­na­cio­na­les de buen Go­bierno”.

Pe­ro si la con­fian­za no se re­cu­pe­ra lue­go, co­mo te­me el FMI, no sal­dre­mos de es­ta iner­cia, que per­ju­di­ca es­pe­cial­men­te a los gru­pos más vul­ne­ra­bles, co­mo las mu­je­res y per­so­nas con me­nos ca­pa­ci­ta­ción pro­fe­sio­nal o téc­ni­ca.

La fi­ló­so­fa fran­ce­sa Lau­ren­ce Cor­nu ex­pli­ca que “la con­fian­za es una hi­pó­te­sis so­bre la con­duc­ta fu­tu­ra del otro. Es una ac­ti­tud que con­cier­ne al fu­tu­ro, en la me­di­da que es­te fu­tu­ro de­pen­de de la ac­ción del otro. Es una es­pe­cie de apues­ta que con­sis­te en no in­quie­tar­se…”. Yo agre­ga­ría que res­pec­to de un país, es el Es­ta­do el que en pri­mer tér­mino de­be ser con­fia­ble por me­dio de po­lí­ti­cas pú­bli­cas acer­ta­das que ge­ne­ren las con­di­cio­nes bá­si­cas de se­gu­ri­dad pa­ra po­der ac­tuar. Por­que la con­fian­za no es un ins­tin­to; es al­go cons­cien­te y vo­lun­ta­rio que re­quie­re es­fuer­zo y cohe­ren­cia, tan­to pa­ra con­fiar co­mo pa­ra ser con­fia­ble.

La au­to­ra es abo­ga­da y co-fun­da­do­ra Fun­da­ción Chi­leMu­je­res.

FRAN­CIS­CA JÜ­NE­MANN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.