“Es cla­ve que ha­ya una ley cor­ta por­que la de­ci­sión de los tri­bu­na­les es va­ria­ble”

—“Se­ría ne­ce­sa­rio vol­ver a los acuer­dos, de­be­rían jun­tar­se em­plea­do­res y sin­di­ca­tos y acor­dar la ley cor­ta”, di­ce el ex­per­to. —Aña­de que pa­ra que ten­ga éxi­to la ade­cua­ción, “de­be aco­tar­se a gru­pos ne­go­cia­do­res”.

Pulso - - Economia&dinero - Una en­tre­vis­ta de J.P. PALACIOS

—“Am­bi­güe­da­des le­ga­les en la nue­va ley ne­ce­si­tan ser abor­da­das rá­pi­da­men­te pa­ra evi­tar ex­ten­der los cos­tos de im­ple­men­ta­ción”. Esa fue la aler­ta que dio a ini­cios de es­te mes el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) en el Ca­pí­tu­lo IV so­bre Chi­le res­pec­to del im­pac­to de la Re­for­ma La­bo­ral en el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Pa­ra el so­cio de AMLV abo­ga­dos y ex sub­se­cre­ta­rio del Tra­ba­jo, Zarko Luksic, el lla­ma­do del FMI no pue­de ser ob­via­do por la au­to­ri­dad y de­be ayu­dar a ace­le­rar la dis­cu­sión de una ley cor­ta ade­cua­to­ria. “Aún es­ta­mos a tiem­po pa­ra una ley cor­ta, la ley re­cién en­tra en vi­gen­cia el 1 de abril de 2017”, di­ce Luksic, quien ase­so­ró al co­mi­té de se­na­do­res de la DC du­ran­te el de­ba­te le­gis­la­ti­vo de la re­for­ma.

¿Con qué tan­tos va­cíos que­dó la Re­for­ma La­bo­ral tras su pro­mul­ga­ción co­mo ley?

—No se­ría tan ca­tas­tro­fis­ta en de­cir que la ley que­dó con mu­cho va­cíos, pe­ro sí re­co­noz­co que hay va­cíos im­por­tan­tes. Ello se pro­du­jo tras el fa­llo del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal (TC). Quie­ro re­cor­dar que una vez co­no­ci­da la sen­ten­cia del TC, el Go­bierno pen­só en en­viar una ley cor­ta pa­ra po­der ajus­tar el pro­yec­to al fa­llo. Eso no se hi­zo, sino que se op­tó por el ve­to su­pre­si­vo y no adi­ti­vo. La in­cer­ti­dum­bre que­dó y eso no es bueno pa­ra la eco­no­mía, pa­ra el mer­ca­do la­bo­ral y las ins­ti­tu­cio­nes. Las le­yes son pa­ra cum­plir­las y lo quie­re la ciu­da­da­nía es te­ner cier­ta cer­te­za y se­gu­ri­dad. Hay va­cíos que hoy pro­du­cen cier­ta in­cohe­ren­cia en la ley.

¿Cuá­les son los va­cíos más preo­cu­pan­tes?

—El más sig­ni­fi­ca­ti­vo se re­fie­re a qué rol van a cum­plir los gru­pos ne­go­cia­do­res en la ne­go­cia­ción co­lec­ti­va. Los gru­pos han si­do re­co­no­ci­dos por el TC, pe­ro no tie­nen pro­ce­di­mien­to. Quie­ro ser cla­ro en que yo no asi­mi­lo el rol, ni el es­ta­tus ju­rí­di­co de un sin­di­ca­to con un gru­po ne­go­cia­dor. El sin­di­ca­to tie­ne una re­le­van­cia cons­ti­tu­cio­nal y en el or­de­na­mien­to ju­rí­di­co, es un ac­tor per­ma­nen­te en las re­la­cio­nes en la em­pre­sa. El gru­po ne­go­cia­dor es una ins­tan­cia ca­sual, ad hoc. Por lo tan­to, el sin­di­ca­to tie­ne cier­ta pre­emi­nen­cia y una ro­bus­tez ju­rí­di­ca.

No obs­tan­te ello, el fa­llo del TC les otor­ga a los tra­ba­ja­do­res la ca­pa­ci­dad de ne­go­ciar me­dian­te otro ti­po de or­ga­ni­za­cio­nes y no ex­clu­si­va­men­te a tra­vés del sin­di­ca­to. Esa de­ci­sión, nos gus­te o no, tie­ne efec­tos ju­rí­di­cos. Des­de el mo­men­to en que se de­ro­gan nor­mas por el fa­llo del TC, que­dó un va­cío y es que no exis­te un pro­ce­di­mien­to de ne­go­cia­ción co­lec­ti­va pa­ra los gru­pos ne­go­cia­do­res. Ese va­cío no só­lo va a afec­tar a los gru­pos ne­go­cia­do­res, sino tam­bién a los sin­di­ca­tos, los de­ja en una si­tua­ción de in­cer­te­za. Por ejem­plo, en la ex­ten­sión de be­ne­fi­cios ha­bría ar­gu­men­tos pa­ra que los gru­pos ne­go­cia­do­res pue­dan ex­ten­der be­ne­fi­cios. Lo ló­gi­co es que sean los sin­di­ca­tos los que ex­tien­dan los be­ne­fi­cios, pe­ro mien­tras no se acla­re eso, el gru­po ne­go­cia­dor tam­bién po­dría ex­ten­der.

¿Eso se re­gu­la con una ley ade­cua­to­ria?

—Es­to se re­gu­la­ría con una ley cor­ta. Pa­ra eso se­ría ne­ce­sa­rio vol­ver a los acuer­dos. De­be­rían jun­tar­se los em­plea­do­res y sin­di­ca­tos y acor­dar es­te te­ma. Chi­le ha per­di­do el rum­bo de los acuer­dos. Chi­le ob­tu­vo cre­ci­mien­to, pros­pe­ri­dad e ima­gen in­ter­na­cio­nal por esa ca­pa­ci- dad de lle­gar a acuer­dos. Apo­ya­dos por el Go­bierno, se­ría una po­ten­te se­ñal que los ac­to­res prin­ci­pa­les, llá­me­se em­plea­do­res y sin­di­ca­tos, pu­die­ran bus­car un acuer­do y que se tra­duz­ca en una ley.

¿Esa ley cor­ta de­be­ría só­lo re­gu­lar a los gru­pos ne­go­cia­do­res?

—Hay que ser rea­lis­tas. Pa­ra que ten­ga éxi­to la ley cor­ta, de­be­ría só­lo aco­tar­se a los gru­pos ne­go­cia­do­res. Si se abre a otras ma­te­rias, no va a te­ner éxi­to es­te te­ma. Por aho­ra no in­clui­ría otras ma­te­rias.

¿Pa­ra re­gu­lar los gru­pos se de­be­ría re­po­ner el ar­tícu­lo 314 bis, que les per­mi­tía ne­go­ciar de for­ma se­mi re­gla­da?

—En ese te­ma no me com­pli­ca­ría tan­to, par­ti­ría con la idea del ar­tícu­lo 314 bis. Esa nor­ma ya tie­ne prác­ti­ca, ju­ris­pru­den­cia y dic­tá­me­nes. Acla­ra­ría tam­bién el te­ma de la ex­ten­sión de be­ne­fi­cios. Soy de la idea de que só­lo los sin­di­ca­tos ex­tien­dan. Ellos tie­nen la pre­emi­nen­cia y son los que re­ci­ben la cuo­ta sin­di­cal. Hay que ver el te­ma de la huel­ga. An­tes los gru­pos po­dían ne­go­ciar de ma­ne­ra re­gla­da, pe­ro no lo ha­cían por­que no te­nían fue­ro.

¿Los gru­pos ne­go­cia­do­res po­drían pac­tar ser­vi­cios mí­ni­mos?

—No veo que pue­dan pac­tar ser­vi­cios mí­ni­mos. El dic­ta­men de la DT lo li­mi­ta ex­clu­si­va­men­te a los sin­di­ca­tos. Veo di­fí­cil otor­gar­le a los gru­pos ne­go­cia­do­res la ca­pa­ci­dad de ne­go­ciar ser­vi­cios mí­ni­mos. Si se me­te es­te te­ma, se tran­ca­ría la ley cor­ta.

¿In­de­pen­dien­te de la ley cor­ta, la DT tier­ne ca­pa­ci­dad pa­ra pro­nun­ciar­se so­bre la ca­pa­ci­dad de ne­go­cia­ción de los gru­pos ne­go­cia­do­res?

—Es muy pro­ba­ble que la DT se de­cla­re in­com­pe­ten­te. De­be de­cir que ese te­ma le co­rres­pon­de al le­gis­la­dor y que quie­nes in­ter­pre­tan la ley no son ellos, sino que son los tri­bu­na­les.

¿A su jui­cio, qué es lo que hoy es­tá fre­nan­do la dis­cu­sión de una ley cor­ta?

—El país hoy es­tá po­la­ri­za­do, hay des­coor­di­na­ción. Si las re­for­mas tie­nen im­per­fec­cio­nes o in­cohe­ren­cias, es por­que no ha ha­bi­do coor­di­na­ción. Tra­to de opi­nar po­co de po­lí­ti­ca. En el fon­do qui­sie­ra re­cu­pe­rar el diá­lo­go so­cial, po­ten­cian­do el Con­se­jo Su­pe­rior La­bo­ral que creó la re­for­ma. El país quie­re que los dis­tin­tos ac­to­res se pon­gan de acuer­do y esa pue­de ser una bue­na opor­tu­ni­dad.

Pe­ro esos acuer­dos se di­fi­cul­tan con los pro­ble­mas de le­gi­ti­ma­ción que tie­ne la CUT tras su fa­lli­da elec­ción.

—Ca­da sec­tor tie­ne que ha­cer­se car­go de sus te­mas. El tiem­po lo es­tá per­mi­tien­do, se creó el Con­se­jo Su­pe­rior La­bo­ral y hay una bue­na opor­tu­ni­dad pa­ra eje­cu­tar es­ta ins­tan­cia y bus­car acuer­dos.

¿Coin­ci­de en que el dic­ta­men por ser­vi­cios mí­ni­mos abre es­pa­cio pa­ra que la DT ob­je­te los pac­tos, pe­se a los acuer­dos en­tre las par­tes?

—El dic­ta­men di­ce que los ser­vi­cios mí­ni­mos no pue­den afec­tar un de­re­cho fun­da­men­tal co­mo la huel­ga. Po­dría tam­bién ha­ber di­cho que los ser­vi­cios mí­ni­mos tam­po­co pue­den afec­tar un de­re­cho fun­da­men­tal co­mo el de­re­cho a la vi­da. Di­jo al­go ob­vio. En el even­to de que se pro­du­je­ra un con­flic­to y una ten­sión en­tre ser­vi­cios mí­ni­mos y huel­ga, el te­ma se re­sol­ve­rá por la vía ju­di­cial. Du­do que en­tre el de­re­cho a la vi­da y el de­re­cho a la huel­ga, im­pe­re la huel­ga. Creo que la DT es­tá ade­lan­tán­do­se a una de­ci­sión que va a to­mar ca­so a ca­so, pe­ro du­do que en el ca­so a ca­so no op­te por el de­re­cho a la vi­da, o a la in­te­gri­dad psí­qui­ca y fí­si­ca.

PRO­CE­DI­MIEN­TO GRU­POS “En ese te­ma no me com­pli­ca­ría tan­to, par­ti­ría con la idea del ar­tícu­lo 314 bis. Esa nor­ma ya tie­ne prác­ti­ca”.

Ha plan­tea­do que al­gu­nos te­mas de la re­for­ma se van a de­fi­nir en tri­bu­na­les. ¿En ese sen­ti­do, le preo­cu­pa el cam­bio de cri­te­rio de la cuar­ta sa­la de la Cor­te Su­pre­ma?

EX­TEN­SIÓN DE BE­NE­FI­CIOS “Soy de la idea de que só­lo los sin­di­ca­tos ex­tien­dan. Ellos tie­nen la pre­emi­nen­cia y son los que re­ci­ben la cuo­ta sin­di­cal”.

—La pre­sen­cia de al­gu­nos mi­nis­tros in­cli­nó la ba­lan­za ha­cia una po­si­ción más pro ope­ra­rio. Pe­ro esa cues­tión pue­de cam­biar. El Go­bierno pue­de nom­brar a otro mi­nis­tro; tra­ta­rá de in­fluir. Por eso es cla­ve que ha­ya es­ta ley cor­ta a la Re­for­ma La­bo­ral, por­que la de­ci­sión de los tri­bu­na­les es va­ria­ble. No creo que sea bueno es­tar su­je­to a la cons­ti­tu­ción de las sa­las de la cor­tes de ape­la­cio­nes o de la Su­pre­ma. Por eso es im­por­tan­te que la ley ten­ga ma­yor cer­te­za.

FRENO A LA LEY COR­TA “El país hoy es­tá po­la­ri­za­do. Si las re­for­mas tie­nen im­per­fec­cio­nes, es por­que no ha ha­bi­do coor­di­na­ción”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.