Trump y el desafío de la in­te­gra­ción,

Pulso - - Portada - por Ma­tías Li­ra

SIN DU­DA que pa­ra mu­chos, den­tro de los que me en­cuen­tro, el triun­fo de Do­nald Trump cau­só sor­pre­sa. Hoy son di­ver­sos los ana­lis­tas que bus­can des­en­tra­ñar las ra­zo­nes que ex­pli­can có­mo es­te per­so­na­je tan cu­rio­so y ex­cén­tri­co fue ele­gi­do co­mo uno de los go­ber­nan­tes más po­de­ro­sos del mun­do. Se di­ce que las cau­sas se­rían, por un la­do, un vo­to de cas­ti­go a quie­nes re­pre­sen­tan la po­lí­ti­ca tra­di­cio­nal, y por su­pues­to la tan de mo­da ba­ja par­ti­ci­pa­ción elec­to­ral. Pe­ro sin du­da que la gran ve­det­te de es­tas elec­cio­nes ha si­do el apo­yo ma­yo­ri­ta­rio a un dis­cur­so de cor­te na­cio­na­lis­ta, don­de se real­za co­mo ne­ga­ti­vo el fe­nó­meno in­mi­gra­to­rio que ha ex­pe­ri­men­ta­do Es­ta­dos Uni­dos en las úl­ti­mas dé­ca­das. Di­cha in­mi­gra­ción, prin­ci­pal­men­te en­car­na­da por la­ti­nos, ha si­do há­bil­men­te co­rre­la­cio­na­da por Trump con las al­tas ta­sas de cri­mi­na­li­dad y la cap­tu­ra de em­pleos en des­me­dro de la cla­se me­dia “tra­di­cio­nal”. Es­tos ar­gu­men­tos, que a es­tas al­tu­ras no re­sul­tan no­ve­do­sos, ya que tam­bién fue­ron es­gri­mi­dos por quie­nes apo­ya­ron la sa­li­da del Reino Uni­do de la Unión Eu­ro­pea son “gri­to y pla­ta” en so­cie­da­des desa­rro­lla­das y nos de­ben de­jar una lec­ción an­tes de que sea de­ma­sia­do tar­de. Si bien es­te te­ma no es par­te de nues­tra dis­cu­sión pú­bli­ca, no de­be cau­sar ex­tra­ñe­za que en un fu­tu­ro cer­cano sí ten­ga un lu­gar im­por­tan­te en la agen­da. Por un la­do, he­mos ex­pe­ri­men­ta­do un fuer­te in­cre­men­to en la ta­sas de in­mi­gra­ción y, por otro, exis­te ma­yor di­ver­si­dad de na­cio­na­li­da­des en quie­nes han in­gre­sa­do. Es así co­mo ca­da vez re­sul­ta me­nos ex­tra­ño vi­si­tar el cen­tro de San­tia­go y cons­ta­tar que ade­más de la co­mu­ni­dad pe­rua­na nos en­con­tra­mos con per­so­nas de Hai­tí, Co­lom­bia, Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, et­cé­te­ra. Sin du­da que el he­cho de una ma­yor ta­sa de in­mi­gra­ción con­lle­va una se­rie de de­sa­fíos, en es­pe­cial cuan­do un por­cen­ta­je re­le­van­te de es­ta in­gre­sa en bus­ca de opor­tu­ni­da­des y es­ca­pan­do de con­tex­tos ex­tre­ma­da­men­te po­bres. Pe­ro, por otro la­do, no son po­cos los es­tu­dios que dan cuen­ta de las ex­ter­na­li­da­des po­si­ti­vas que se des­en­ca­de­nan a par­tir de una ma­yor di­ver­si­dad cul­tu­ral. Los paí­ses que son ca­pa­ces de in­te­grar más que ex­cluir, fi­nal­men­te es­ta­rán más pre­pa­ra­dos pa­ra en­fren­tar y por qué no de­cir­lo com­pe­tir en un mun­do tre­men­da­men­te di­ver­so, glo­ba­li­za­do y di­ná­mi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.