“Creo que aún nos que­dan al­gu­nas dé­ca­das pa­ra una flo­ta 100% eléc­tri­ca”.

—El pro­fe­sio­nal a car­go de la trans­for­ma­ción de dié­sel a gas en Ma­drid, cuen­ta có­mo de­rri­ba­ron mi­tos en la ciu­da­da­nía. — Ade­más, Terrón ex­pli­ca los be­ne­fi­cios de es­ta tec­no­lo­gía en la des­con­ta­mi­na­ción de las ciu­da­des y sus pro­yec­cio­nes pa­ra 2020. ¿La adap

Pulso - - Empresas&mercados - Una en­tre­vis­ta de DANIEL FAJARDO CABELLO

JUAN ÁN­GEL TERRÓN Em­pre­sa Mu­ni­ci­pal de Trans­por­tes de Ma­drid

DE los 2 mil bu­ses que po­see la flo­ta de la Em­pre­sa Mu­ni­ci­pal de Trans­por­tes (EMT) de Ma­drid, la mi­tad fun­cio­na con dié­sel, y la otra, con gas na­tu­ral, sien­do la que más uti­li­za es­te ti­po de com­bus­ti­ble en Eu­ro­pa. Se­gún Juan Án­gel Terrón, ge­ren­te de Ingeniería de EMT Ma­drid, el tra­ba­jo que co­men­zó en los ‘90 te­nía un ob­je­ti­vo cla­ro: ayu­dar a la des­con­ta­mi­na­ción. “Ha­ce 21 años par­ti­mos tí­mi­da­men­te con un pro­yec­to pi­lo­to de un so­lo au­to­bús, con la preo­cu­pa­ción y ocu­pa­ción de la ca­li­dad del ai­re en Ma­drid y lue­go, la glo­bal. Pe­ro lo prin­ci­pal era es­tar ali­nea­dos con la mu­ni­ci­pa­li­dad al res­pec­to”, co­men­ta des­de Es­pa­ña.

Terrón es­ta­rá es­ta se­ma­na en San­tia­go, pa­ra par­ti­ci­par en el se­mi­na­rio “El gas na­tu­ral en el trans­por­te. Una con­tri­bu­ción a la des­con­ta­mi­na­ción am­bien­tal”, or­ga­ni­za­do por la Fun­da­ción Gas Na­tu­ral Fe­no­sa y la Uni­ver­si­dad Adol­fo Ibá­ñez, que se rea­li­za­rá ma­ña­na en el Cen­tro de Con­fe­ren­cias So­fo­fa.

El se­mi­na­rio bus­ca ver de qué for­ma es­to pue­de ayu­dar a la ca­pi­tal chi­le­na en su pro­ce­so de des­con­ta­mi­na­ción. “El pri­mer pro­ble­ma fue el mie­do a lo des­co­no­ci­do. La gen­te es­ta­ba acos­tum­bra­da a la ga­so­li­na, a ver una man­cha en el sue­lo. Pe­ro se preo­cu­pa mu­cho cuan­do sa­be que es un com­bus­ti­ble ga­seo­so, por­que te­me a que ex­plo­te”, agre­ga Terrón.

¿Y có­mo el fue el pro­ce­so de apren­di­za­je en­ton­ces?

—La gen­te tie­ne mie­do por­que el ser hu­mano es así, pe­ro a los dos años de fun­cio­na­mien­to se ha­bía ido por com­ple­to. Los sin­di­ca­tos del trans­por­te se die­ron cuen­ta de que el gas na­tu­ral no re­ves­tía nin­gún pe­li­gro. Lue­go, los usua­rios y la ciu­da­da­nía tam­bién co­men­za­ron a te­ner con­fian­za ab­so­lu­ta con la nue­va tec­no­lo­gía. Hoy to­dos tie­nen cla­ro que los bu­ses a gas tie­nen la mis­ma fia­bi­li­dad que los a dié­sel, pe­ro con una me­jor ren­ta­bi­li­dad y me­nos con­ta­mi­na­ción.

¿Có­mo fue el pro­ce­so esos dos años ini­cia­les?

—Co­men­za­mos en 1995 con un pro­yec­to pi­lo­to. Al año si­guien­te au­men­ta­mos de a po­co la flo­ta y ad­qui­rien­do ex­pe­rien­cia, prin­ci­pal­men­te en la for­ma de car­ga y a par­tir del 2010 se de­ci­dió que en ade­lan­te ya no se com­pra­rían bu­ses a dié­sel, só­lo a gas. Ac­tual­men­te, te­ne­mos un 50% de la flo­ta con es­ta mo­da­li­dad.

¿Cuán­do es­pe­ran lle­gar al 100%?

—Te­ne­mos un plan muy am­bi­cio­so pa­ra los pró­xi­mos cua­tro años, por el cual es­pe­ra­mos com­prar 250 bu­ses a gas anual­men­te. Cla­ra­men­te siem­pre irán que­dan­do vehícu­los a dié­sel, pe­ro la me­ta es que pa­ra 2020 to­do sea a gas.

¿De qué for­ma so­lu­cio­na­ron el te­ma de la car­ga de gas na­tu­ral?

—En un prin­ci­pio, tam­bién hu­bo pro­ble­mas al res­pec­to, ya que no ha­bía com­pre­so­res don­de car­gar. Só­lo si­tios pe­que­ños que no es­ta­ban adap­ta­dos pa­ra flo­tas de au­to­bu­ses. En­ton­ces, ins­ta­la­mos los com­pre­so­res y aho­ra te­ne­mos un sis­te­ma de car­ga al pa­so que es si­mi­lar a una ga­so­li­ne­ra nor­mal, que se de­mo­ra muy po­co en car­gar. Te­ne­mos la es­ta­ción a gas más rá­pi­da de Eu­ro­pa.

MIEDOS AL IM­PLE­MEN­TAR: “La gen­te tie­ne mie­do por­que el ser hu­mano es así, pe­ro a los dos años és­te se ha­bía ido por com­ple­to”.

— He­mos in­ten­ta­do rea­li­zar la adap­ta­ción a ni­vel lo­cal, pe­ro no es eco­nó­mi­ca­men­te via­ble. Com­pra­mos los vehícu­los nue­vos ya di­se­ña­dos pa­ra gas.

DI­FE­REN­CIAS: “No hay mu­chas di­fe­ren­cias res­pec­to a un vehícu­lo a dié­sel en tér­mi­nos me­cá­ni­cos”.

¿Es­te cam­bio ha traí­do apa­re­ja­da la crea­ción de nue­vas in­dus­trias o es­pe­cia­li­da­des?

—La ver­dad es que a pe­sar de la preo­cu­pa­ción ini­cial al res­pec­to, la ex­pe­rien­cia de­mos­tró que no hay mu­chas di­fe­ren­cias res­pec­to a un vehícu­lo a dié­sel en tér­mi­nos me­cá­ni­cos. Los mo­to­res son ca­si idén­ti­cos, lo que no im­pli­ca una for­ma nue­va de tra­ba­jar.

BU­SES ELÉCTRICOS: “Creo que aún nos que­dan al­gu­nas dé­ca­das pa­ra una flo­ta 100% eléc­tri­ca”.

Pe­ro uti­li­zar gas tie­ne otras im­pli­can­cias...

—Qui­zás la úni­ca di­fe­ren­cia es que se de­be co­lo­car de­tec­to­res de gas y se le de­be ha­cer una ca­pa­ci­ta­ción a los tra­ba­ja­do­res, ya que el gas no se ve y es in­fla­ma­ble. Lo más im­por­tan­te es que en­tien­dan que es­tán tra­ba­jan­do con al­go que tie­ne una pre­sión que pue­de lle­gar a 200 at­mós­fe­ras. Pe­ro en ge­ne­ral hay que cam­biar mu­chí­si­mas me­nos co­sas de lo que se cree. De he­cho, son los mis­mos ta­lle­res los que re­pa­ran y man­tie­nen bu­ses a dié­sel y gas. Cuan­do se pier­de el mie­do, se pue­de desa­rro­llar el cam­bio.

¿Có­mo han lo­gra­do me­dir el ver­da­de­ro im­pac­to en la con­ta­mi­na­ción de Ma­drid?

—Eso es­ta­ba en el ini­cio del pro­yec­to, pe­ro me­dir­lo des­de el pun­to de vis­ta de la ciu­dad es muy di­fí­cil.

¿Pe­ro lo mi­den de al­gu­na for­ma?

— Lo que sí po­de­mos ha­cer es me­dir­nos no­so­tros co­mo sis­te­ma de trans­por­te ur­bano. O sea, có­mo he­mos ba­ja­do los ga­ses con­ta­mi­nan­tes, lo que es muy sen­ci­llo. Y los re­sul­ta­dos mues­tran que dis­mi­nui­mos en­tre un 50% y un 70% la emi­sión de NOx –que es el con­ta- mi­nan­te fun­da­men­tal–, gra­cias al gas. Es­to es un da­to fun­da­men­tal. In­clu­so, si nos com­pa­ra­mos con vehícu­los a dié­sel nue­vos, la dis­mi­nu­ción si­gue al­can­zan­do el 70%. La mis­ma can­ti­dad se da con res­pec­to a CO2 y en cuan­to a emi­sión de par­tí­cu­las, en los vehícu­los a gas és­tas des­apa­re­cen en un 99,99%. O sea, el gas prác­ti­ca­men­te no emi­te par­tí­cu­las y es, ac­tual­men­te, la me­jor al­ter­na­ti­va en cuan­to a pre­cio y fun­cio­na­mien­to.

¿Bu­ses eléctricos o hí­bri­dos?

—Cla­ro que son me­nos con­ta­mi­nan­tes, pe­ro com­prar 2 mil de ellos es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble, a me­nos que ha­ga­mos un gran en­car­go a una em­pre­sa chi­na. Po­de­mos cam­biar 50 ó 70, pe­ro no el to­tal. El gas, en cam­bio, es una al­ter­na­ti­va real.

¿No de­be­ría ser ade­más un pa­so in­ter­me­dio al eléc­tri­co?

—Aún nos que­dan al­gu­nas dé­ca­das pa­ra una flo­ta 100% eléc­tri­ca, pe­ro es­toy con­ven­ci­do que pa­ra allá va­mos. Qui­zás en 2050 lo lo­gre­mos. Pe­ro por el mo­men­to, la me­jor op­ción es el gas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.