New Ba­lan­ce al bor­de de cri­sis de ima­gen tras ala­bar política co­mer­cial de Trump

Jun­to con ello, su­pre­ma­cis­tas blan­cos de Es­ta­dos Uni­dos de­cla­ra­ron las za­pa­ti­llas de la com­pa­ñía co­mo “el cal­za­do ofi­cial de los blan­cos”.

Pulso - - Empresas & Mercados - BLOOMBERG

¿Qué ha pa­sa­do? La com­pa­ñía de cal­za­do de­por­ti­vo de Es­ta­dos Uni­dos New Ba­lan­ce es­tá en el cen­tro de las crí­ti­cas

¿Por qué ha pa­sa­do? Por­que un eje­cu­ti­vo de la em­pre­sa ala­bó una política co­mer­cial que ha im­pul­sa­do el aho­ra elec­to Pre­si­den­te, Do­nald Trump. A ello, se su­ma, que las za­pa­ti­llas fue­ron de­cla­ra­das “el cal­za­do ofi­cial de los blan­cos” por su­re­ma­cis­tas blan­cos.

¿Qué con­se­cuen­cias tie­ne? Los clien­tes se in­dig­na­ron, com­par­tien­do en las re­des so­cia­les imá­ge­nes y vi­deos de za­pa­ti­llas de New Ba­lan­ce en cu­bos de ba­su­ra, en re­tre­tes, y en lla­mas. —Mien­tras New Ba­lan­ce lu­cha por con­tro­lar su cri­sis de re­la­cio­nes pú­bli­cas, des­pués de que los su­pre­ma­cis­tas blan­cos de­cla­ra­ran sus za­pa­ti­llas “el cal­za­do ofi­cial de los blan­cos”, la com­pa­ñía es­tá apren­dien­do por las ma­las a ser más pre­ca­vi­da al me­ter­se en política.

Días des­pués de que la com­pa­ñía fue­ra blan­co de crí­ti­cas por ala­bar las po­lí­ti­cas de co­mer­cio del Pre­si­den­te elec­to Do­nald Trump, un blo­gue­ro neo­na­zi de­cla­ró su apo­yo al cal­za­do de New Ba­lan­ce, pro­vo­can­do que la com­pa­ñía pri­va­da con se­de en Bos­ton se de­ses­pe­ra­ra por dis­tan­ciar­se de los gru­pos in­to­le­ran­tes.

La cri­sis co­men­zó la se­ma­na pa­sa­da, cuan­do un por­ta­voz de New Ba­lan­ce, que se opo­nía a un acuer­do de co­mer­cio apo­ya­do por la Ca­sa Blan­ca con­tra el que el Pre­si­den­te elec­to se ha ma­ni­fes­ta­do, le di­jo a un re­por­te­ro que con Trump en el po­der “sen­ti­mos que las co­sas van a mo­ver­se en la di­rec­ción co­rrec­ta”. Los clien­tes se in­dig­na­ron, com­par­tien­do en las re­des so­cia­les imá­ge­nes y vi­deos de za­pa­ti­llas de New Ba­lan­ce en cu­bos de ba­su­ra, en re­tre­tes, y en lla­mas.

Pe­ro en­ton­ces Daily Stor­mer, una pá­gi­na web a fa­vor de la su­pre­ma­cía blan­ca po­pu­lar en­tre la de­no­mi­na­da ul­tra­de­re­cha, com­par­tió una pu­bli­ca­ción en la que de­cía que New Ba­lan­ce es­ta­ba “ha­cien­do un ges­to pa­ra apo­yar a los blan­cos y a la ma­nu­fac­tu­ra es­ta­dou­ni­den­se”.

¿Quién fue? El vi­ce­pre­si­den­te de Asun­tos Pú­bli­cos de la com­pa­ñía, Matt LeB­ret­ton, fue quien emi­tió la po­lé­mi­ca frase.

La res­pues­ta de la com­pa­ñía fue ve­loz.

“New Ba­lan­ce no per­mi­te la in­to­le­ran­cia ni el odio en nin­gu­na de sus for­mas”, pro­cla­mó la com­pa­ñía en un co­mu­ni­ca­do. “Re­cien­te­men­te, se ha so­li­ci­ta­do a uno de nues­tros re­pre­sen­tan­tes que co­men­ta­ra acer­ca de una política de co­mer­cio, y sus de­cla­ra­cio­nes fue­ron sa­ca­das de con­tex­to. Co­mo em­pre­sa con 110 años de an­ti­güe­dad, cin­co fá­bri­cas en EEUU y mi­les de tra­ba­ja­do­res en to­do el mun­do de to­das las ra­zas, gé­ne­ros, cul­tu­ras y orien­ta­cio­nes se­xua­les, New Ba­lan­ce es una or­ga­ni­za­ción que se ri­ge por los va­lo­res y una cul­tu­ra que cree en la hu­ma­ni­dad, la in­te­gri­dad, la co­mu­ni­dad y el res­pe­to mu­tuo pa­ra to­das las per­so­nas del mun­do. Siem­pre he­mos es­ta­do, y se­gui­re­mos es­tan­do, com­pro­me­ti­dos con la fa­bri­ca­ción en EEUU”, pun­tua­li­zó.

¿QUÉ DE­BE HA­CER? Una vez desata­da la cri­sis, New Ba­lan­ce ha he­cho to­do bien al re­cha­zar ro­tun­da­men­te el apo­yo in­de­sea­do, se­gún Do­rothy Crens­haw, fun­da­do­ra de la em­pre­sa de re­la­cio­nes pú­bli­cas Crens­haw Com­mu­ni­ca­tions.

Pe­ro qui­zá no ha­bría te­ni­do por qué li­diar con to­do es­to. Hay cier­to mar­gen pa­ra que las em­pre­sas va­lo­res asun­tos de im­por­tan­cia, opi­na Crens­haw, pe­ro New Ba­lan­ce po­dría ha­ber ma­lin­ter­pre­ta­do a sus clien­tes al no pre­ver que se­me­jan­te de­cla­ra­ción pro-Trump iba a desatar es­ta ra­bia.

“Pa­re­ce tra­tar­se del ca­so de una mar­ca que no ha juz­ga­do bien a sus clien­tes”, de­cla­ra Crens­haw, re­cor­dan­do el cla­mor pú­bli­co des­pués de que un eje­cu­ti­vo de Who­le Foods com­pa­ra­ra Oba­ma­ca­re con el fas­cis­mo. “Mues­tra que son in­ca­pa­ces de per­ci­bir ma­ti­ces”.

En un mo­men­to en el que el país es­tá fuer­te­men­te di­vi­di­do y la re­tó­ri­ca ra­cis­ta se afi­la en me­dio del es­ce­na­rio re­sul­tan­te de unas feas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les, Crens­haw es­pe­ra en­con­trar­se con mu­chas más ba­ta­llas en­tre em­pre­sas y sus con­su­mi­do­res en torno a cues­tio­nes po­lí­ti­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.