Va­lo­ra­ción de ins­tru­men­tos de­ri­va­dos ba­jo IFRS

Mu­chas em­pre­sas en Chi­le es­tán ges­tio­nan­do su ries­go de ti­po de cam­bio, ta­sas de in­te­rés y com­mo­di­ties con es­tos con­tra­tos.

Pulso - - Trader -

UNO de los tan­tos in­gre­dien­tes de la cri­sis sub­pri­me fue que gran par­te de los ins­tru­men­tos crea­dos pa­ra trans­fe­rir el ries­go de ta­sas y cré­di­to co­mo CDO (“Ins­tru­men­tos de deu­da co­la­te­ra­li­za­dos”) y CDO Sin­té­ti­cos (lo mis­mo, pe­ro con Cre­dit De­fault Swaps co­mo co­la­te­ral) eran va­lo­ra­dos por las mis­mas en­ti­da­des que los es­truc­tu­ra­ban y man­te­nían en sus ba­lan­ces. Por lo tan­to, cuan­do el de­fault hi­po­te­ca­rio por par­te de los ciu­da- da­nos nor­te­ame­ri­ca­nos co­men­zó a au­men­tar, es­te efec­to no fue bien me­di­do por los ban­cos de in­ver­sión has­ta que las pér­di­das se hi­cie­ron in­mi­nen­tes, con las con­se­cuen­cias que to­dos co­no­ce­mos: la caí­da de ban­cos em­ble­má­ti­cos co­mo Leh­man Brot­hers y Bear Stearns.

Hoy las nor­mas con­ta­bles que ri­gen a nues­tro país (IFRS 13) obli­gan a que las cor­po­ra­cio­nes cuen­ten con un ex­terno de con­fian­za pa­ra fi­jar pre­cios de ac­ti­vos sin in­for­ma­ción pú­bli­ca, es­to pa­ra man­te­ner el con­flic­to de in­te­rés bien ad­mi­nis­tra­do. Es­te con­flic­to sur­ge tan­to cuan­do la em­pre­sa va­lo­ra su por­ta­fo­lio co­mo cuan­do los ban­cos le en­tre­gan a la em­pre­sa el va­lor de los con­tra­tos de­ri­va­dos ce­rra­dos con ellos.

IFRS 13 es­ta­ble­ce que el va­lor ra­zo­na­ble de es­tos por­ta­fo­lios se de­be ajus­tar, por el he­cho de que tan­to la em­pre­sa co­mo el ban­co que ven­de el pro­duc­to, pue­den caer en in­cum­pli­mien­to de pa­gos o de­fault. Es­ta mé­tri­ca hoy se lla­ma XVA e in­clu­ye el efec­to de que nues­tra con­tra­par­te in­cum­pla (CVA), co­mo el in­cum­pli­mien­to de nues­tra em­pre­sa (DVA) y los efec­tos en ca­ja (FVA). Es­te efec­to del ries­go de cré­di­to asi­mé­tri­co de un for­ward o swap se pue- de ver en el grá­fi­co ad­jun­to.

Es­tos cálcu­los de­pen­den de los spreads cre­di­ti­cios tan­to de la em­pre­sa co­mo de la ins­ti­tu­ción fi­nan­cie­ra en cues­tión, tam­bién de al­gún mo­de­lo que pro­yec­te (li­bre de ar­bi­tra­je) los va­lo­res ra­zo­na­bles fu­tu­ros y de un es­ti­ma­dor de cuan­to se pue­de re­cu­pe­rar del va­lor en el ca­so de un in­cum­pli­mien­to de pa­gos.

Hoy mu­chas em­pre­sas en Chi­le es­tán ges­tio­nan­do su ries­go de ti­po de cam­bio, ta­sas de in­te­rés y com­mo­di­ties con ins­tru­men­tos co­mo for­wards, swaps y op­cio­nes y la va­lo­ri­za­ción y con­ta­bi­li­za­ción co­rrec­ta de es­tos ins­tru­men­tos se ha­ce ne­ce­sa­ria y no siem­pre es tri­vial.

Los re­cien­tes ca­sos don­de la va­lo­ri­za­ción de car­te­ras se ha­cía en for­ma in­ter­na y frau­du­len­ta, han cau­sa­do im­pac­to en la cre­di­bi­li­dad de es­tas em­pre­sas que ma­ne­jan ac­ti­vos pa­ra ter­ce­ros; en el pa­tri­mo­nio de los ac­cio­nis­tas de es­tas em­pre­sas que de­ben cu­brir las pér­di­das ocul­tas, y pa­ra los apor­tan­tes de es­tos fon­dos.

El au­tor es ge­ren­te ge­ne­ral de Ne­tGo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.