La ges­tión del SEIA, por Ri­car­do Ira­rrá­za­bal S.

Una ma­te­ria pen­dien­te en la la­bor del SEIA, co­mo lo ha ad­ver­ti­do un in­for­me de la CPC, tie­ne que ver con los pla­zos de tra­mi­ta­ción.

Pulso - - Portada - El au­tor es so­cio Ar­tea­ga Gor­zi­glia Abo­ga­dos y pro­fe­sor De­re­cho UC (ri­ra­rra­za­bal@agy­cia.cl // @ri­ra­rra­za­ba­l_). RI­CAR­DO IRA­RRÁ­ZA­BAL SÁN­CHEZ

EN LA TRA­MI­TA­CIÓN de la ley 20.417, ley que re­for­mó nues­tra ins­ti­tu­cio­na­li­dad am­bien­tal mo­di­fi­can­do la ley 19.300 so­bre Ba­ses Ge­ne­ra­les del Me­dio Am­bien­te, pre­sen­ta­da y pu­bli­ca­da en el pri­mer Go­bierno de la Pre­si­den­ta Ba­che­let, hu­bo dos gran­des te­má­ti­cas que no es­tu­vie­ron en el pro­yec­to de ley ori­gi­nal y que se in­cor­po­ra­ron en su tra­mi­ta­ción a ins­tan­cias de la opo­si­ción. Me re­fie­ro en pri­mer lu­gar al Con­se­jo de Mi­nis­tros pa­ra la Sus­ten­ta­bi­li­dad, ins­ti­tu­ción que mo­di­fi­có la ins­ti­tu­cio­na­li­dad am­bien­tal “de au­to­ri­dad” que se pre­ten­día, re­em­pla­zán­do­la por un mo­de­lo “hí­bri­do”, en que lo am­bien­tal se re­co­ge co­mo un ele­men­to trans­ver­sal den­tro del Es­ta­do, ba­jo una ló­gi­ca de sus­ten­ta­bi­li­dad y con un Con­se­jo de Mi­nis­tros que no só­lo acon­se­ja, sino que re­suel­ve po­lí­ti­cas y nor­ma­ti­vas en te­mas de sus­ten­ta­bi­li­dad, no só­lo del Mi­nis­te­rio del Me­dio Am­bien­te, sino que de los dis­tin­tos ser­vi­cios y mi­nis­te­rios.

En se­gun­do lu­gar, y de su­ma im­por­tan­cia, se in­cor­po­ra­ron men­cio­nes en di­cha ley a los Tri­bu­na­les Am­bien­ta­les, los cua­les re­qui­rie­ron ser crea­dos a tra­vés de la ley 20.600, que fue pu­bli­ca­da el año 2012, creán­do­se así un control ju­ris­dic­cio­nal del ac­tuar de la ad­mi­nis­tra­ción en ma­te­ria am­bien­tal, ya sea en te­mas nor­ma­ti­vos (Mi­nis­te­rio del Me­dio Am­bien­te), de las re­so­lu­cio­nes de la Su­pe­rin­ten­den­cia del Me­dio Am­bien­te, y de lo que re­suel­va el Co­mi­té de Mi­nis­tros o el di­rec­tor eje­cu­ti­vo del Ser­vi­cio de Eva­lua­ción Am­bien­tal (SEA) en re­la­ción con re­cla­ma­cio­nes de las re­so­lu­cio­nes de ca­li­fi­ca­ción am­bien­tal (RCA).

Su­ma­do a es­tos cam­bios ins­ti­tu­cio­na­les, en el Go­bierno del Pre­si­den­te Pi­ñe­ra se mo­di­fi­có pro­fun­da­men­te el Re­gla­men­to del Sis­te­ma de Eva­lua­ción de Im­pac­to Am­bien­tal, pu­bli­can­do una nue­va ver­sión del mis­mo en agos­to de 2013, in­cor­po­ran­do la consulta in­dí­ge­na en el se­ña­la­do pro­ce­di­mien­to ad­mi­nis­tra­ti­vo, asi­mi­lan­do la sus­cep­ti­bi­li­dad de afec­ta­ción di­rec­ta del Con­ve­nio 169 a los im­pac­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos. Por otra par­te, se ge­ne­ra­ron cam­bios pro­ce­di­men­ta­les y de con­te­ni­dos que me­jo­ra­ron el es­tán­dar de los es­tu­dios de im­pac­to am­bien­tal, los cua­les me­jo­ra­ron en cuan­to a ca­li­dad y exi­gen­cia, con­tri­bu­yen­do a una eva­lua­ción tem­pra­na de los im­pac­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos, blin­dan­do así las re­so­lu­cio­nes de ca­li­fi­ca­ción am­bien­tal fren­te a even­tua­les ju­di­cia­li­za­cio­nes. Res­pec­to de las de­cla­ra­cio­nes de im­pac­to am­bien­tal (DIA), la ló­gi­ca fue la de agi­li­zar su tra­mi­ta­ción, da­do que co­rres­pon­dían a pro­yec­tos que no ge­ne­ra­ban im­pac­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos, por lo que su eva­lua­ción de­be­ría ser ca­da vez más ex­pe­di­ta y sus­tan­cial­men­te me­nor en cuan­to a los pla­zos reales de tra­mi­ta­ción.

¿Cuál fue el re­sul­ta­do de to­das es­tas trans­for­ma­cio­nes de la ges­tión am­bien­tal pú­bli­ca? Tal co­mo lo pu­bli­ca­ba es­te mis­mo dia­rio ha­ce un tiem­po, los da­tos del SEA re­gis­tran una im­por­tan­te ba­ja en la ju­di­cia­li­za­ción de pro­yec­tos, en que “la car­te­ra de pro­yec­tos de in­ver­sión ju­di­cia­li­za­da cae a la mi­tad en los úl­ti­mos tres años”, se­ña­lan­do que “si en mar­zo de 2014 ha­bía más de 80 ini­cia­ti­vas ju­di­cia­li­za­das, hoy esa ci­fra no su­pera las 50”, te­nien­do pre­sen­te que gran par­te de la ju­di­cia­li­za­ción a 2014 co­rres­pon­día a “cues­tio­na­mien­tos de la consulta in­dí­ge­na”.

DE HE­CHO, el di­rec­tor eje­cu­ti­vo del SEA se­ña­ló que “aho­ra to­dos los fa­llos por el Con­ve­nio 169 son fa­vo­ra­bles al ser­vi­cio”. Por otra par­te, la crea­ción de los Tri­bu­na­les Am­bien­ta­les ha te­ni­do co­mo con­se­cuen­cia que los re­cur­sos de pro­tec­ción am­bien­tal en con­tra de las re­so­lu­cio­nes de ca­li­fi­ca­ción am­bien­tal no per­se­ve­ren, ba­jo la doc­tri­na de que son los Tri­bu­na­les Am­bien­ta­les el lu­gar idó­neo pa­ra re­sol­ver es­tas ma­te­rias. Es­ta me­nor ju­di­cia­li­za­ción tam­bién ha ayu­da­do a que pue­dan re­sol­ver­se los re­cur­sos de re­cla­ma­ción ad­mi­nis­tra­ti­vos in­ter­pues­tos, cues­tión que ha re­le­va­do la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción del SEIA co­mo uno de sus gran­des lo­gros, se­ña­lan­do al res­pec­to que ha­bía un “arras­tre” en es­ta ma­te­ria de la ad­mi­nis­tra­ción an­te­rior. Pe­ro ol­vi­da que ello en el fon­do es la con­se­cuen­cia de una me­nor ju­di­cia­li­za­ción que per­mi­te re­sol­ver los re­cur­sos ad­mi­nis­tra­ti­vos, ya que de acuer­do al ar­tícu­lo 54 de la ley 19.880, que es­ta­ble­ce la re­gla de la “in­hi­bi­ción ad­mi­nis­tra­ti­va”, no se le per­mi­te a la ad­mi­nis­tra­ción re­sol­ver un re­cur­so ad­mi­nis­tra­ti­vo exis­tien­do una ac­ción ju­ris­dic­cio­nal pen­dien­te, con la fi­na­li­dad ob­via de evi­tar de­ci­sio­nes con­tra­dic­to­rias.

Con to­do, un te­ma pen­dien­te en la ges­tión del SEIA tie­ne que ver con los pla­zos de tra­mi­ta­ción, es­pe­cial­men­te de las de­cla­ra­cio­nes de im­pac­to am­bien­tal, los cua­les y de acuer­do al úl­ti­mo in­for­me del Ob­ser­va­to­rio de la Pro­duc­ti­vi­dad de la CPC, han lle­ga­do a un pro­me­dio de 9,5 me­ses, un in­cre­men­to re­le­van­te si se com­pa­ra con los tiem­pos pro­me­dio del Go­bierno an­te­rior, en que se lle­gó a 6,5 me­ses en 2012. De acuer­do con la CPC, “la ten­den­cia de los pla­zos de eva­lua­ción pa­ra las DIA apro­ba­das mues­tra un com­por­ta­mien­to plano en el úl­ti­mo año mó­vil con res­pec­to al pe­río­do pre­vio, lo que se tra­du­ce en un pla­zo un 22% ma­yor res­pec­to al pro­me­dio 2007-2015”. Al res­pec­to, no pue­de es­gri­mir­se co­mo ar­gu­men­to el cum­pli­mien­to de los pla­zos le­ga­les, cues­tión evi­den­te y que siem­pre de­be­ría ser así, sino que lo que im­por­ta son los pla­zos reales de eva­lua­ción. Ello es to­tal­men­te ges­tio­na­ble, es­pe­cial­men­te en re­la­ción con las de­cla­ra­cio­nes de im­pac­to am­bien­tal, las cua­les co­rres­pon­den a pro­yec­tos que no son com­ple­jos, ya que no ge­ne­ran im­pac­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos y no re­quie­ren por tan­to de la pre­sen­ta­ción de me­di­das de mi­ti­ga­ción, re­pa­ra­ción y com­pen­sa­ción, y en que lo que se re­vi­sa es el cum­pli­mien­to nor­ma­ti­vo de los mis­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.