Rea­jus­te y el rol de Val­dés

El mi­nis­tro de Hacienda lo­gró im­po­ner su po­si­ción en un con­tex­to de es­tre­chez eco­nó­mi­ca. Pe­ro tam­bién es ne­ce­sa­rio re­sal­tar el apo­yo que le brin­dó la Pre­si­den­ta Ba­che­let en es­te du­ro epi­so­dio.

Pulso - - Opinion -

ES­TA ÚL­TI­MA ne­go­cia­ción por el rea­jus­te de un 3,2% para el sec­tor pú­bli­co se­rá di­fí­cil de ol­vi­dar. Pri­me­ro por el hi­to que im­pli­có que en una pri­me­ra ins­tan­cia de tra­mi­ta­ción, el pro­yec­to im­pul­sa­do por el Go­bierno no ob­tu­vie­ra nin­gún vo­to a fa­vor, al­go que nun­ca ha­bía su­ce­di­do. Se­gun­do, por las con­se­cuen­cias para el país del pa­ro de los fun­cio­na­rios pú­bli­cos, lo que no só­lo com­pli­có se­ria­men­te la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, sino que el día a día de la po­bla­ción. Y, ter­ce­ro, por la fé­rrea po­si­ción que man­tu­vo el mi­nis­tro de Hacienda, Ro­dri­go Val­dés, res­pec­to a que no era po­si­ble me­jo­rar el gua­ris­mo, en fun­ción de la si­tua­ción fis­cal del país, lo que le va­lió ser el cen­tro de las crí­ti­cas de los di­ri­gen­tes de los tra­ba­ja­do­res, pe­ro tam­bién de sus co­rre­li­gio­na­rios ofi­cia­lis­tas.

Hay que des­ta­car que des­de ha­ce bas­tan­te tiem­po que el se­cre­ta­rio de Es­ta­do vie­ne in­sis­tien­do con la cau­te­la en el gas­to, da­do el me­nor rit­mo de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Por tan­to, no se pue­de ha­blar de só­lo de una to­zu­dez de Val­dés en ese epi­so­dio, sino que de un ex­tre­mo cui­da­do de los re­cur­sos para no te­ner en el fu­tu­ro con­se­cuen­cias in­de­sea­das. Pe­ro tam­bién es ne­ce­sa­rio re­sal­tar el pa­pel cum­pli­do por la Pre­si­den­ta Ba­che­let, al apo­yar has­ta el fi­nal a su mi­nis­tro de Hacienda. Una muy bue­na se­ñal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.