Im­pues­tos y de­pre­cia­ción ins­tan­tá­nea

La idea de que la de­pre­cia­ción ins­tan­tá­nea in­cen­ti­va el ca­pi­tal fí­si­co y cas­ti­ga la in­ver­sión en ca­pi­tal hu­mano es equi­vo­ca­da.

Pulso - - Opinion - El au­tor es pro­fe­sor ti­tu­lar Es­cue­la de Go­bierno Uni­ver­si­dad Adol­fo Ibá­ñez (@agos­ti­ni_cl). CLAU­DIO AGOS­TI­NI

EN LA CON­FE­REN­CIA de la Na­tio­nal Tax As­so­cia­tion la se­ma­na pa­sa­da, el pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia Ber­ke­ley y des­ta­ca­do eco­no­mis­ta del área de fi­nan­zas pú­bli­cas, Alan Auer­bach, pro­pu­so una re­for­ma al im­pues­to a las uti­li­da­des de las em­pre­sas en Es­ta­dos Uni­dos.

Una pri­me­ra me­di­da es te­ner 100% de in­te­gra­ción con el im­pues­to a los in­gre­sos de las per­so­nas, al­go que el sis­te­ma tri­bu­ta­rio en EEUU no tie­ne y que Chi­le sí te­nía has­ta an­tes de la úl­ti­ma Re­for­ma Tri­bu­ta­ria. Una se­gun­da me­di­da es la de in­cor­po­rar de­pre­cia­ción ins­tan­tá­nea de los ac­ti­vos fi­jos para efec­tos tri­bu­ta­rios. Es­to es al­go que ni Chi­le ni EEUU tie­nen en su sis­te­ma tri­bu­ta­rio, a pe­sar de que tan­to la teo­ría eco­nó­mi­ca co­mo la evi­den­cia em­pí­ri­ca mues­tran que es una bue­na po­lí­ti­ca tri­bu­ta­ria.

La de­pre­cia­ción ins­tan­tá­nea im­pli­ca que, para efec­tos tri­bu­ta­rios, cuan­do una em­pre­sa com­pra una má­qui­na, el 100% de su va­lor se des­cuen­ta co­mo gas­to en el mo­men­to de la com­pra y no a lo lar­go de va­rios años.

¿Cuál es el ori­gen de una pro­pues­ta así y qué sen­ti­do eco­nó­mi­co tie­ne? La res­pues­ta a es­tas pre­gun­tas se en­cuen­tra en el mo­de­lo de in­ver­sión neo­clá­si­co de los eco­no­mis­tas Ro­bert Hall y Da­le Jor­gen­son, que es­ta­ble­ce que una em­pre­sa va a in­ver­tir has­ta el pun­to en el cual el re­torno del úl­ti­mo pe­so de ca­pi­tal in­ver­ti­do es igual al del cos­to de uso de ese ca­pi­tal.

La evi­den­cia em­pí­ri­ca res­pal­da el uso del mo­de­lo de in­ver­sión neo­clá­si­co y mues­tra, en ge­ne­ral, una co­rre­la­ción po­si­ti­va en­tre el stock de ca­pi­tal y su cos­to de uso, con mag­ni­tu­des en torno a 0.6. En otras pa­la­bras, una re­duc­ción de 10% en el cos­to de uso del ca­pi­tal au­men­ta el stock de ca­pi­tal en 6% en el lar­go pla­zo, asu­mien­do que no hay cam­bios en la ta­sa de in­te­rés pro­duc­to del au­men­to en la in­ver­sión, lo cual en ge­ne­ral es cier­to.

Da­da la va­li­dez em­pí­ri­ca de es­te mo­de­lo para ex­pli­car una par­te im­por­tan­te de las de­ci­sio­nes de in­ver­sión, la pre­gun­ta si­guien­te es qué rol jue­gan los im­pues­tos y la de­pre­cia­ción per­mi­ti­da para efec­tos tri­bu­ta­rios. La res­pues­ta es que, en es­te mo­de­lo de in­ver­sión, la ta­sa de im­pues­to a las uti­li­da­des de las em­pre­sas, nues­tro im­pues­to de Pri­me­ra Ca­te­go­ría, afec­ta el cos­to de uso del ca­pi­tal de dos for­mas. Por un la­do, un au­men­to en la ta­sa de im­pues­tos au­men­ta el cos­to de uso, ya que se re­quie­re un au­men­to en el re­torno mar­gi­nal del ca­pi­tal an­tes de im­pues­tos ne­ce­sa­rio para que un in­ver­sio­nis­ta ob­ten­ga la mí­ni­ma ta­sa de re­torno ne­ce­sa­ria para in­ver­tir. Por otro la­do, una ta­sa de im­pues­to a las uti­li­da­des más al­ta au­men­ta el va­lor de la de­duc­ción tri­bu­ta­ria de la de­pre­cia­ción, lo cual re­du­ce el cos­to de uso del ca­pi­tal.

SI SE PER­MI­TE de­pre­cia­ción ins­tan­tá­nea los dos efec­tos son igua­les en mag­ni­tud y un au­men­to en la ta­sa de im­pues­tos no afec­ta el cos­to de ca­pi­tal. Co­mo en la prác­ti­ca los paí­ses tie­nen es­que­mas con de­pre­cia­ción tri­bu­ta­ria me­nor a la de­pre­cia­ción ins­tan­tá­nea, au­men­tos en la ta­sa de im­pues­tos au­men­tan el cos­to de uso del ca­pi­tal y des­in­cen­ti­van la in­ver­sión. In­tro­du­cir una po­lí­ti­ca de de­pre­cia­ción ins­tan­tá­nea eli­mi­na es­ta dis­tor­sión y res­ta­ble­ce los in­cen­ti­vos a in­ver­tir. La evi­den­cia em­pí­ri­ca de paí­ses que han im­ple­men­ta­do de­pre­cia­ción ins­tan­tá­nea, aun­que sea tem­po­ral­men­te, es que han te­ni­do au­men­tos en la ta­sa de in­ver­sión.

Sin du­da que las de­ci­sio­nes de in­ver­sión son mu­cho más com­ple­jas e in­cor­po­ran otros ele­men­tos, co­mo el ries­go y la cer­ti­dum­bre en las re­glas del jue­go. Sin em­bar­go, eso no cam­bia las con­clu­sio­nes. Por el con­tra­rio, has­ta lle­va a que sea po­si­ble un au­men­to ma­yor en la ta­sa de im­pues­to a las uti­li­da­des sin des­in­cen­ti­var la in­ver­sión. El tra­ba­jo pio­ne­ro del pro­fe­sor Ro­ger Gordon, otro des­ta­ca­do eco­no­mis­ta del área de fi­nan­zas pú­bli­cas, mues­tra que cuan­do se in­cor­po­ra in­cer­ti­dum­bre ex­plí­ci­ta­men­te al mo­de­lar los efec­tos de los im­pues­tos, un im­pues­to al in­gre­so del ca­pi­tal pue­de de­jar los in­cen­ti­vos a in­ver­tir y los in­cen­ti­vos al aho­rro de las per­so­nas in­tac­tos, a pe­sar de ge­ne­rar una re­cau­da­ción tri­bu­ta­ria im­por­tan­te en mag­ni­tud. La ra­zón es que si bien los in­ver­sio­nis­tas re­ci­ben una ta­sa de re­torno es­pe­ra­da me­nor de­bi­do a los im­pues­tos, tam­bién so­por­tan me­nos ries­go al in­ver­tir y es­tos efec­tos se can­ce­lan mu­tua­men­te. In­clu­so el im­pues­to pue­de ge­ne­rar ga­nan­cias de efi­cien­cia al pro­du­cir una reasig­na­ción del ries­go en­tre in­di­vi­duos y en­tre ge­ne­ra­cio­nes.

In­cor­po­rar de­pre­cia­ción ins­tan­tá­nea en la po­lí­ti­ca tri­bu­ta­ria en Chi­le iría en la di­rec­ción co­rrec­ta y si­go con­ven­ci­do de que es al­go que hay que ha­cer. La crí­ti­ca res­pec­to a que es­to in­cen­ti­va ca­pi­tal fí­si­co y cas­ti­ga la in­ver­sión en ca­pi­tal hu­mano es equi­vo­ca­da.

Ac­tual­men­te, la in­ver­sión en ca­pi­tal fí­si­co es­tá tri­bu­ta­ria­men­te en des­ven­ta­ja res­pec­to a la in­ver­sión en ca­pi­tal hu­mano. Cuan­do una em­pre­sa in­vier­te en ca­pa­ci­tar a sus tra­ba­ja­do­res, ese gas­to se re­co­no­ce com­ple­ta­men­te en for­ma in­me­dia­ta, pre­ci­sa­men­te lo que hoy no ocu­rre con el ca­pi­tal fí­si­co, y la de­pre­cia­ción ins­tan­tá­nea igua­la­ría tri­bu­ta­ria­men­te las co­sas.

En ge­ne­ral, ha­cer po­lí­ti­ca tri­bu­ta­ria en ba­se a teo­ría eco­nó­mi­ca res­pal­da­da por evi­den­cia es una bue­na idea y en el ca­so de la de­pre­cia­ción ins­tan­tá­nea ese es pre­ci­sa­men­te el ca­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.