“De­ci­dí lle­gar a un ave­ni­mien­to con el SII para que re­co­noz­can mi ca­rre­ra fun­cio­na­ria y así lo hi­cie­ron”.

¿Vio mu­chas pre­sio­nes en pre­sen­tar tan­tas que­re­llas?

Pulso - - Economia & Dinero -

nun­cias cuan­do co­rres­pon­da, fun­da­da­men­te des­de lue­go, no pue­de ser nun­ca ar­bi­tra­ria.

—El Ser­vi­cio no de­be­ría con­si­de­rar las pre­sio­nes, pre­sio­nes siem­pre pue­den ha­ber, otra co­sas es las de­ci­sio­nes que se to­man y ahí el di­rec­tor del SII y las au­to­ri­da­des del SII tie­nen que ac­tuar en el rol que les co­rres­pon­de y ese rol im­pli­ca el res­pe­to a las le­yes y en eso no hay otras con­si­de­ra­cio­nes, ni po­lí­ti­cas ni de nin­gún otro or­den. El SII no pue­de ac­tuar por pre­sio­nes ya sea para ha­cer al­go o no, por­que eso no es lo pro­pio de un Es­ta­do de De­re­cho y de una Re­pú­bli­ca, sino ahí ya es­ta­mos en otra si­tua­ción. Ese es el gra­ve ries­go que pre­sen­ta es­to. No es una cues­tión su­per­fi­cial es­te te­ma que se ge­ne­ró a raíz del SII y de las pre­sio­nes que en su mo­men­to re­ci­bió para ac­tuar de una u otra ma­ne­ra, o no ac­tuar.

¿La au­to­no­mía que tie­ne el SII es su­fi­cien­te?

—Creo que a la luz de es­tas si­tua­cio­nes y lo que evi­den­ció es­ta ex­pe­rien­cia de los úl­ti­mos dos años en re­la­ción a los de­li­tos tri­bu­ta­rios, ha­ce plau­si­ble que se re­vi­se, se me­jo­re, la au­to­no­mía le­gal que tie­ne el SII.

— Pre­ci­sa­men­te mi des­pi­do no tu­vo mo­ti­va­cio­nes, no se me ex­pre­só cau­sa ni ra­zón al­gu­na, des­pués se qui­so re­ves­tir esa de­ci­sión en una su­pues­ta ne­ce­si­da­des del Ser­vi­cio.

¿El pro­ce­so de de­man­da ya es­tá ce­rra­do?

— Es­tá ce­rra­do, lo ter­mi­na­mos

—No me sien­to pe­rju­di­ca­do ac­tual­men­te, creo que tu­ve un per­jui­cio en mi con­di­ción de fun­cio­na­rio pú­bli­co, en la con­di­ción de abo­ga­do y fun­cio­na­rio del SII, fui pe­rju­di­ca­do por una de­ci­sión ar­bi­tra­ria de par­te de la au­to­ri­dad de turno, en ese sen­ti­do sí.

¿En un fu­tu­ro, vol­ve­ría al SII?

—La ver­dad que no he pen­sa­do so­bre ese pun­to, creo que ca­da día tie­ne su pro­pio afán y en es­te mo­men­to me sien­to muy có­mo­do y a gus­to cum­plien­do con mi ac­tual rol de abo­ga­do y ase­sor tri­bu­ta­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.