Ley Ca­val: sec­to­res re­sis­ten la captura de plusvalía

Ex­per­tos sos­tie­nen que la ini­cia­ti­va le­gal va en la di­rec­ción co­rrec­ta en cuan­to a pre­ve­nir la es­pe­cu­la­ción que se pro­du­ce en el mer­ca­do del sue­lo, pe­ro po­dría di­fi­cul­tar el ac­ce­so a los in­mue­bles de­bi­do al au­men­to de su va­lor.

Pulso - - Portada - EFRAÍN MMORAGA

—Trans­pa­ren­tar los pro­ce­sos de venta, me­jo­rar el fun­cio­na­mien­to del mer­ca­do y en­tre­gar he­rra­mien­tas que per­mi­tan cap­tu­rar en ma­yor me­di­da la plusvalía ge­ne­ra­da a par­tir de cam­bios en la pla­ni­fi­ca­ción urbana. Esos son los ob­je­ti­vos del pro­yec­to de ley de trans­pa­ren­cia del mer­ca­do del sue­lo (tam­bién co­no­ci­do co­mo ley Ca­val), que re­cien­te­men­te pa­só de la Cá­ma­ra de Dipu­tados al Se­na­do. Sin em­bra­go, ex­per­tos re­cha­zan la nor­ma­ti­va.

La ini­cia­ti­va le­gal sur­gió por re­co­men­da­ción del Con­se­jo Ase­sor Pre­si­den­cial Con­tra los Con­flic­tos de In­te­rés, el Trá­fi­co de In­fluen­cias y la Co­rrup­ción, y por el Con­se­jo Na­cio­nal de Desa­rro­llo Ur­bano (CNDU), co­mo con­se­cuen­cia de las re­per­cu­sio­nes del Ca­so Ca­val y tam­bién de la cre­cien­te de­man­da de sue­lo cons­trui­ble.

“Me­jo­ra la efi­cien­cia, opor­tu­ni­dad y jus­ti­cia con que se captura el in­cre­men­to de va­lor aso­cia­do al cam­bio en el uso de sue­los por la vía del im­pues­to te­rri­to­rial. Para ello se plan­tean mo­di­fi­ca­cio­nes que per­mi­ti­rán fa­ci­li­tar su ac­tua­li­za­ción cuan­do ocu­rren cam­bios en los ins­tru­men­tos de pla­ni­fi­ca­ción te­rri­to­rial, ase­gu­ran­do su apli­ca­ción an­te au­men­tos im­por­tan­tes en el va­lor de los bie­nes raí­ces”, afir­ma la mi­nis­tra de Vi­vien­da y Ur­ba­nis­mo, Pau­li­na Sa­ball.

Es­to se lo­gra­ría a tra­vés de un im­pues­to que per­mi­ti­ría cap­tu­rar par­te del in­cre­men­to de va­lor aso­cia­do a las mo­di­fi­ca­cio­nes de los pla­nes re­gu­la­do­res que in­clu­yan una am­plia­ción del lí­mi­te ur­bano, gra­van­do ese in­cre­men­to con un im­pues­to de 10% del al­za, que se co­bra­rá al mo­men­to de la enaje­na­ción del in­mue­ble, siem­pre que el pre­cio de venta ex­ce­da las UF5.000.

Des­de la Aso­cia­ción de De­sa­rro­lla­do­res In­mo­bi­lia­rios ad­vier­ten que la ini­cia­ti­va re­pre­sen­ta un gra­va­men adi­cio­nal que im­pac­ta­ría di­rec­ta­men­te en los cos­tos de los pro­yec­tos. “El te­ma tri­bu­ta­rio en ma­te­ria de vi­vien­das no re­sis­te gra­vá­me­nes adi­cio­na­les a los que ha te­ni­do en el úl­ti­mo tiem­po, ta­les co­mo el IVA y los apor­tes al es­pa­cio pú­bli­co. Si ello ocu­rre, en es­pe­cial en es­pa­cios pe­que­ños de tiem­po, ale­ja a sec­to­res im­por­tan­tes del an­he­lo de la vi­vien­da pro­pia”, ad­vier­te Vi­cen­te Do­mín­guez, di­rec­tor de la Aso­cia­ción de De­sa­rro­lla­do­res In­mo­bi­lia­rios. “Po­de­mos avan­zar en cons­truir una me­jor ciu­dad, si fue­re ello lo que se pro­po­ne, pe­ro a tra­vés de otros me­dios, co­mo una ade­cua­da po­lí­ti­ca de in­cen­ti­vos y des­in­cen­ti­vos para me­jo­rar los es­pa­cios pú­bli­cos por ejem­plo”, sos­tie­ne.

Des­de la Cá­ma­ra Chi­le­na de la Cons­truc­ción (CChC) cri­ti­can la ini­cia­ti­va de es­te co­bro adi­cio­nal. “Cuan­do los pla­nos re­gu­la­do­res es­tán desac­tua­li­za­dos, se ge­ne­ra es­pe­cu­la­ción en los sec­to­res que se pre­vé que va­yan a te­ner mo­di­fi­ca­cio­nes. En­ton­ces, más que po­ner un nue­vo im­pues­to, lo más ra­zo­na­ble es pla­ni­fi­car con tiem­po las ne­ce­si­da­des de sue­lo fu­tu­ras”, di­ce Pa­blo Ál­va­rez, ge­ren­te de Vi­vien­da y Ur­ba­nis­mo de la CChC.

TRANS­PA­REN­CIA. Pe­se a las crí­ti­cas, los ex­per­tos des­ta­can los dos pri­me­ros ca­pí­tu­los del pro­yec­to, que ha­blan de me­di­das para fa­vo­re­cer la trans­pa­ren­cia en el mer­ca­do del sue­lo, al­go fun­da­men­tal a la ho­ra de pla­ni­fi­car el cre­ci­mien­to de la ciu­dad.

“La sec­ción del pro­yec­to que tie­ne que ver con trans­pa­ren­cia del mer­ca­do de sue- lo nos pa­re­ce muy fa­vo­ra­ble por­que pre­ci­sa­men­te va a trans­pa­ren­tar el mer­ca­do y el trá­mi­te de los pla­nos re­gu­la­do­res”, ma­ni­fies­ta Ál­va­rez.

Des­de el Con­se­jo Na­cio­nal de Desa­rro­llo Ur­bano sos­tie­nen que lo más va­lo­ra­ble de es­te pro­yec­to es que bus­ca per­fec­cio­nar el fun­cio­na­mien­to del mer­ca­do de sue­lo. “Por esen­cia, el mer­ca­do del sue­lo tien­de a ser opa­co, po­co com­pe­ti­ti­vo y es­pe­cu­la­ti­vo. Por lo tan­to, hay as­pec­tos de ese fun­cio­na­mien­to que son im­po­si­bles de co­rre­gir por com­ple­to, sin em­bar­go, lo que es al­ta­men­te va­lo­ra­ble de es­te pro­yec­to es que tien­de a per­fec­cio­nar su fun­cio­na­mien­to da­do que crea ins­tru­men­tos que lo ha­cen más trans­pa­ren­te res­pec­to del ac­ce­so de in­for­ma­ción, transac­cio­nes y nor­ma­ti­va”, sos­tie­ne Luis Eduar­do Bres­cia­ni, Pre­si­den­te del Con­se­jo Na­cio­nal de Desa­rro­llo Ur­bano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.