Sebastián Pi­ñe­ra

Pulso - - Opinion -

Un vie­jo fan­tas­ma vi­si­tó es­ta se­ma­na a Sebastián Pi­ñe­ra. La in­for­ma­ción de que su bra­zo de in­ver­sio­nes Ban­card ad­qui­rió ac­cio­nes de la pes­que­ra pe­rua­na Exal­mar en un con­tex­to don­de él era Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca y se desa­rro­lla­ba el li­ti­gio ma­rí­ti­mo con el ve­cino país an­te la Cor­te de La Ha­ya, le abrió un an­cho flan­co de crí­ti­cas, aun­que Chi­le Va­mos se cua­dró tras él. El ex man­da­ta­rio ase­gu­ró que ha res­pe­ta­do la no vin­cu­la­ción con los mo­vi­mien­tos de Ban­card que es­ta­ble­ció en 2009 y acu­só que en­fren­ta una “cam­pa­ña su­cia” en su con­tra, de­bi­do a la “ex­pec­tan­te po­si­ción” que tie­ne en los son­deos. Los ana­lis­tas po­lí­ti­cos, en ge­ne­ral, han coin­ci­di­do en que el pro­lon­ga­do pro­ble­ma de los con­flic­tos de in­te­rés no lo gol­pea, por­que la ciu­da­da­nía tie­ne una opi­nión for­ma­da so­bre él y su re­la­ción con los ne­go­cios. Di­ver­sos sec­to­res de la Nue­va Ma­yo­ría, en tan­to, apues­tan a lo con­tra­rio y lo­gra­ron apro­bar en la Cá­ma­ra de Dipu­tados una co­mi­sión in­ves­ti­ga­do­ra, en la pers­pec­ti­va de que la po­lé­mi­ca no pier­da vi­gen­cia. Ban­card, en tan­to, ad­mi­tió que en la ope­ra­ción Exal­mar pu­do ha­ber im­pru­den­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.