“Si Trump es co­mo pre­si­den­te tal co­mo fue co­mo can­di­da­to y tal co­mo fue co­mo em­pre­sa­rio, va­mos a te­ner un pe­río­do muy tur­bu­len­to”.

Pulso - - Especial Aniversario - Una en­tre­vis­ta de PAU­LA NAMUR Y.

MOI­SÉS Naím es uno de los ana­lis­tas más se­gui­dos de Amé­ri­ca La­ti­na. Tan­to, que uno de sus úl­ti­mos li­bros “El fin del Po­der” fue re­co­men­da­do por el fun­da­dor de Fa­ce­book, Mark Zuc­ker­berg. Lue­go de ca­si 15 años a car­go de la re­vis­ta Fo­reign Po­licy, hoy des­de su pues­to en Car­ne­gie En­dow­ment for In­ter­na­tio­nal Pea­ce, ana­li­za la co­yun­tu­ra. El ex mi­nis­tro ve­ne­zo­lano se to­mó un break en su la­bor de co­lum­nis­ta del dia­rio es­pa­ñol El País para ter­mi­nar un li­bro que por pri­me­ra vez lo sa­ca del aná­li­sis po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co. Se tra­ta de su pri­me­ra no­ve­la. Y en pa­ra­le­lo, en enero es­tre­na una se­rie de te­le­vi­sión en Amé­ri­ca La­ti­na y el res­to del mundo. En ese mis­mo mes re­to­ma­rá su fa­ce­ta de co­lum­nis­ta. “Sen­tí la ne­ce­si­dad de ex­pre­sar­me a tra­vés de la fic­ción, va­mos a ver có­mo me va”, di­ce al te­lé­fono des­de Was­hing­ton DC, des­de don­de ase­gu­ra que en Es­ta­dos Uni­dos vie­nen dos o tres años de au­ge eco­nó­mi­co y plan­tea que es­te año ha si­do de mu­chas sor­pre­sas.

¿Le sor­pren­dió que ga­na­ra Trump? Prác­ti­ca­men­te na­die lo an­ti­ci­pa­ba…

—Por su­pues­to que me sor­pren­dió, yo no pen­sa­ba que Trump po­día ga­nar. En el si­glo XXI el po­der es más fá­cil de ob­te­ner, más di­fí­cil de usar y más fá­cil de per­der. Y el he­cho de que sea más fá­cil de ob­te­ner per­mi­te a per­so­na­jes no tra­di­cio­na­les im­pre­de­ci­bles e im­pro­ba­bles de­rro­tar a las fuer­zas po­lí­ti­cas es­ta­ble­ci­das. Trump es eso, es un pro­ta­go­nis­ta im­pro­ba­ble e im­pre­de­ci­ble, que yo lla­mo mi­cro­po­de­res, que en­fren­tan con éxi­to a los me­ga ju­ga­do­res de siem­pre y los lo­gran en­fren­tar rom­pien­do los es­que­mas ha­bi­tua­les, uti­li­zan­do tác­ti­cas, es­tra­te­gias y con­duc­tas di­fe­ren­tes y ahí es­tá. Si en las elec­cio­nes de EEUU del año 2000 el gran elec­tor fue la Cor­te Su­pre­ma, es­te año se­ría el di­rec­tor del FBI, Ja­mes Co­mey. Fue muy im­por­tan­te en el re­sul­ta­do de es­tas elec­cio­nes. Es im­por­tan­te re­cor­dar que Hi­llary Clin­ton sa­có mu­cho más vo­tos po­pu­la­res que Do­nald Trump, quien tu­vo me­nos vo­tos que Mitt Rom­ney. Clin­ton per­dió es­ta­dos im­por­tan­tí­si­mos que lle­va­ron a Trump al triun­fo por már­ge­nes muy es­ca­sos y eso se de­be a las dos car­tas que man­dó el se­ñor Co­mey en el cie­rre fi­nal de la cam­pa­ña don­de mu­chos elec­to­res in­de­ci­sos o no muy fir­mes cam­bia­ron de opi­nión y vo­ta­ron por Trump.

¿Có­mo va a ser un EEUU con Trump a la ca­be­za?

—Ha­brá dos o tres años de au­ge eco­nó­mi­co por una gran in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ra, de in­cen­ti­vos a las in­ver­sio­nes, re­ba­jas de im­pues­tos, que va a co­exis­tir con una pug­na­ci­dad in­men­sa en­tre el Go­bierno y gru­pos or­ga­ni­za­dos que in­ten­ta­rán de­fen­der de­re­chos ci­vi­les ad­qui­ri­dos. Ha­brá pe­leas so­bre el te­ma del abor­to, ma­tri­mo­nio gay, se­pa­ra­ción de Es­ta­do y re­li­gión, li­ber­ta­des ci­vi­les, de­re­chos ra­cia­les. Va a ha­ber un re­la­ti­vo es­tí­mu­lo a la eco­no­mía y una enor­me pug­na­ci­dad so­cial.

¿Cree que se va­ya a mo­de­rar?

— Una de las co­sas que he­mos des­cu­bier­to con Trump es que es im­pre­de­ci­ble. Sa­be­mos cuál ha si­do su con­duc­ta co­mo em­pre­sa­rio, y co­mo can­di­da- —Es un año que nos dio mu­chí­si­mas sor­pre­sas. En mi li­bro “Re­pen­sar el Mundo” la esen­cia del men­sa­je es que con­di­cio­nes que creía­mos per­ma­nen­tes han ter­mi­na­do sien­do tran­si­to­rias y otras que creía­mos pa­sa­je­ras han ter­mi­na­do sien­do per­ma­nen­tes. Esa dua­li­dad es­ta­rá con no­so­tros por un tiem­po. Pe­ro de­bi­do a lo sor­pren­den­te que ha si­do 2016, an­tes que ha­cer de­cla­ra­cio­nes so­bre es­te año me quie­ro re­fu­giar en lo que di­jo el pre­mier chino Zhou En­lai en los años 70. Le pre­gun­ta­ron cuá­les creía que ha­bían si­do las con­se­cuen­cias de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa y él se que­dó pen­san­do y lue­go di­jo que es muy tem­prano para sa­ber­lo.

¿A qué atri­bu­ye tan­tos he­chos ines­pe­ra­dos? ¿Al des­con­ten­to de la gen­te?

—La esen­cia de lo que es­ta­mos vi­vien­do es que hay un cam­bio ace­le­ra­do que no es bien com­pren­di­do y que es­tá sien­do muy dis­tor­sio­na­do en cuan­to a su na­tu­ra­le­za, cau­sas y con­se­cuen­cias y que la gen­te es­tá te­nien­do di­fi­cul­ta­des para reac­cio­nar y di­ge­rir. Es in­tere­san­te có­mo Trump de­mo­ni­zó el co­mer­cio y glo­ri­fi­có la tec­no­lo­gía. Y, sin em­bar­go, to­dos los es­tu­dios apun­tan a que los pues­tos de tra­ba-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.