No­ve­da­des de la ISO an­ti­co­rrup­ción

Im­ple­men­tar un sis­te­ma de ges­tión con­tra el so­borno, así co­mo mo­de­los de pre­ven­ción de de­li­tos in­te­gra­les, con­fir­ma­rá a las or­ga­ni­za­cio­nes que cuen­tan con las me­di­das ade­cua­das.

Pulso - - Opinion -

RE­CIEN­TE­MEN­TE la In­ter­na­tio­nal Or­ga­ni­za­tion for Stan­dar­di­za­tion (ISO) emi­tió una nue­va nor­ma, la 37001, que es­tá di­se­ña­da para apo­yar a las or­ga­ni­za­cio­nes a lu­char con­tra el so­borno y la co­rrup­ción, a tra­vés del es­ta­ble­ci­mien­to de una cul­tu­ra de in­te­gri­dad, trans­pa­ren­cia y cum­pli­mien­to.

Es­te nue­vo es­tán­dar es­pe­ci­fi­ca me­di­das que las em­pre­sas de­be­rían im­ple­men­tar para ayu­dar a las or­ga­ni­za­cio­nes a pre­ve­nir, de­tec­tar y abor­dar de­ci­di­da­men­te el so­borno. Las re­co­men­da­cio­nes in­clu­yen, por ejem­plo, la adop­ción de una po­lí­ti­ca an­ti so­borno, lo que re­quie­re, se­gún la pro­pia Nor­ma ISO in­di­ca, del li­de­raz­go y com­pro­mi­so de la al­ta di­rec­ción. Adi­cio­nal­men­te, se su­gie­re el nom­bra­mien­to de una per­so­na res­pon­sa­ble por la su­per­vi­sión del cum­pli­mien­to de la men­cio­na­da po­lí­ti­ca con­tra el so­borno y tam­bién la ne­ce­si­dad de pro­por­cio­nar ca­pa­ci­ta­ción per­ma­nen­te a to­do el per­so­nal en ma­te­rias de éti­ca y an­ti so­borno. La iden­ti­fi­ca­ción de ries­gos de so­borno y la im­plan­ta­ción de los co­rres­pon­dien­tes mi­ti­ga­do­res, en­tre otras me­di­das, no pue­den es­tar au­sen­tes.

¿Y cuál es la no­ve­dad? Para el es­tán­dar chi­leno, ins­tau­ra­do a par­tir de la pro­mul­ga­ción de la ley 20.393 so­bre res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal de las per­so­nas ju­rí­di­cas en la co­mi­sión de al­gu­nos de­li­tos, en­tre ellos el cohe­cho a fun­cio­na­rios pú­bli­cos, es­te es­tán­dar sis­te­ma­ti­za­do en la Nor­ma ISO 37001 no re­pre­sen­ta una gran sor­pre­sa.

Efec­ti­va­men­te, no exis­ten di­fe­ren­cias sig­ni­fi­ca­ti­vas con el es­tán­dar que las em­pre­sas chi­le­nas de­bie­sen ha­ber asu­mi­do con la vi­gen­cia de la men­cio­na­da ley. En­ton­ces, ¿cuál es el be­ne­fi­cio de es­ta nue­va nor­ma? El prin­ci­pal apor­te se­rá lle­var es­te te­ma al te­rreno de la con­ver­sa­ción, dán­do­le la prio­ri­dad que ame­ri­ta -si ha­blá­ra­mos en len­gua­je de re­des so­cia­les, se­ría trans­for­mar­lo en “tren­ding to­pic”.

A pe­sar de la pre­sen­cia de le­yes na­cio­na­les, de los múl­ti­ples acuer­dos in­ter­na­cio­na­les de­di­ca­dos a la lu­cha con­tra la co­rrup­ción y de la cons­ta­ta­ción de que son va­rias las em­pre­sas con­de­na­das y otras cuan­tas for­ma­li­za­das o en eta­pa de in­ves­ti­ga­ción, en ge­ne­ral las em­pre­sas chi­le­nas si­guen al de­be en la ve­lo­ci­dad de adop­ción de es­tos es­tán­da­res. Sue­len ser vis­tos co­mo un gas­to in­ne­ce­sa­rio, asu­mien­do, a prio­ri, que la em­pre­sa u or­ga­ni­za­ción no es­tá ex­pues­ta a ries­gos de co­rrup­ción, en cir­cuns­tan­cias que la evi- TA­MA­RA AGNIC den­cia in­di­ca que no exis­te nin­gu­na em­pre­sa ni sec­tor eco­nó­mi­co que sea in­mu­ne a es­te ti­po de ma­la prác­ti­ca.

Si bien es cier­to que la im­ple­men­ta­ción de un pro­gra­ma an­ti so­borno no ga­ran­ti­za que no ocu­rran ac­tos in­de­sea­dos - co­mo su­ce­de por ejem­plo con un sis­te­ma de ges­tión de la se­gu­ri­dad la­bo­ral, que no pue­de ga­ran­ti­zar que no ha­brá un ac­ci­den­te-, al me­nos su exis­ten­cia e im­ple­men­ta­ción mi­ni­mi­za­rá la pro­ba­bi­li­dad de ocu­rren­cia.

La im­ple­men­ta­ción de un sis­te­ma de ges­tión con­tra el so­borno co­mo el pro­pues­to por la ISO 37001, así co­mo la adop­ción de mo­de­los de pre­ven­ción de de­li­tos in­te­gra­les, con­fir­ma­rá a las or­ga­ni­za­cio­nes que tie­nen las me­di­das ade­cua­das para pre­ve­nir el so­borno u otros ac­tos in­de­sea­dos por par­te, en nom­bre de, o en con­tra de la or­ga­ni­za­ción, tal co­mo lo de­man­da la ley de res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal de las per­so­nas ju­rí­di­cas vi­gen­te des­de 2009.

Ca­da vez con más fuer­za los go­bier­nos, el sec­tor pri­va­do y pú­bli­co, las or­ga­ni­za­cio­nes no gu­ber­na­men­ta­les, los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y los ciu­da­da­nos en to­do el mundo es­tán unien­do sus fuer­zas para lu­char con­tra la co­rrup­ción, de­jan­do de ma­ni­fies­to el gran desafío para las em­pre­sas chi­le­nas y la re­fle­xión de que es ne­ce­sa­rio un ma­yor en­tu­sias­mo y es­fuer­zo en la adop­ción de es­tos nue­vos es­tán­da­res.

La au­to­ra es so­cia KPMG, Ad­vi­sory-Fo­ren­sic, ex su­per­in­ten­den­ta de Pen­sio­nes y ex di­rec­to­ra UAF.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.